Portada Noticias Una oportunidad para las aves esteparias
Una oportunidad para las aves esteparias
( 3 Votos )
12.11.17 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

 

La Comunidad ultima el plan de recuperación de siete especies que dependen de un medio agrario en buen estado para no extinguirse

Más de cien propietarios de 9.000 hectáreas de cultivos de secano recibirán nueve millones en cinco años

Que a las aves les vaya mal es un síntoma preocupante. Significa que algo no estamos haciendo bien. Principalmente, un manejo del territorio que las expulsa de su hábitat o las deja sin alimento o zonas óptimas donde reproducirse. Y las aves son un excelente indicador biológico: el descenso de sus poblaciones –un fenómeno constatado en toda Europa en numerosos estudios científicos– hay que relacionarlo directamente con un medio natural cada vez más degradado. Las esteparias forman uno de los grupos más amenazados. De diferentes tipos y costumbres, coinciden en que utilizan zonas llanas durante su ciclo vital, tanto naturales –saladares y zonas de matorral bajo– como campos de cultivo de secano. Ni son muy conocidas ni están entre las más estudiadas, y tampoco han despertado hasta ahora un gran interés por protegerlas.

De las veinte especies de aves esteparias con presencia en la Región, siete de ellas son tan escasas que precisan de un plan de recuperación y conservación. Según el Libro Rojo de los Vertebrados de la Región de Murcia, la avutarda –¡la ‘avestruz ibérica’!–, el sisón, el aguilucho cenizo, el cernícalo primilla y la alondra ricotí están en peligro de extinción; la ortega está declarada como vulnerable; y la ganga común está extinguida oficialmente porque dejó de reproducirse en la Comunidad Autónoma durante el siglo pasado, aunque comienzan a verse de nuevo.

Veinte años de retraso

Para evitar la desaparición de estas siete aves, tan discretas y casi siempre a ras de tierra, hay que poner en marcha un plan de recuperación y conservación que la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente está ultimando –eso sí, con veinte años de retraso–. El catálogo de medidas ya está redactado, aunque aún faltan unos meses para que se apruebe en Consejo de Gobierno. El documento tendrá que pasar antes por dos órganos consultivos: el Consejo Asesor de Medio Ambiente –previsiblemente en el primer trimestre de 2018– y el Consejo Económico y Social.

¿Por dónde se mueven las aves esteparias en la Región? A lo largo de un amplio territorio que suma más de 85.000 hectáreas en trece áreas distribuidas en buena parte de la Comunidad, aunque preferentemente en el Altiplano y el Noroeste: llanuras esteparias de Yecla, Herrada del Manco (Yecla), La Barahonda (Jumilla), Cañadas del Águila y de Albatana (Jumilla), Campo de El Ardal (Jumilla y Yecla), Solana del Picarcho (Cieza y Jumilla), Llanos del Cagitán (Cieza, Calasparra, Cehegín y Mula), El Sabinar y Campo de San Juan (Moratalla), campos de Caravaca de la Cruz y Moratalla, Zarcilla de Ramos-La Fuensanta (Lorca), Llano de las Cabras (Aledo y Totana), Saladares del Guadalentín-Cañadas del Romero (Alhama de Murcia, Totana y Mazarrón) y Ajauque-Derramadores (Fortuna y Abanilla).

El entorno del Mar Menor albergó en su día aves esteparias pero se ha excluido del plan de recuperación por su radical transformación agrícola, ya que en las últimas décadas han desaparecido las plantaciones de secano –y con ellas, la fauna que las habitaba– en favor de los regadíos.

Buenas prácticas agrícolas


Porque estas especies no solo viven en espacios naturales, sino también en cultivos herbáceos y de cereales. De hecho, de las 85.000 hectáreas identificadas como hábitat de estas aves, más de 9.000 son agrícolas, propiedad de más de cien profesionales del campo que recibirán ayudas económicas de la Comunidad Autónoma procedentes del Plan de Desarrollo Rural (PDR). Algo más de nueve millones de euros, durante un periodo de cinco años, para desarrollar buenas prácticas en sus explotaciones.

El objetivo es acabar con las amenazas tradicionales de las esteparias –como ocupación o destrucción de su hábitat, transformación de cultivos de secano en regadíos, uso de fertilizantes y productos fitosanitarios de forma indiscriminada, empleo poco cuidadoso de maquinaria...– y conseguir un estado de conservación favorable de las zonas esteparios, para lo cual es indispensable una gestión agrícola y ganadera sostenible y compatible con la conservación. También serán necesarias medidas de restauración ambiental, ampliación de zonas protegidas, corrección de tendidos eléctricos, estudios científicos, convenios con propietarios y acciones de sensibilización social y voluntariado.

(Publicado en 'La Verdad' el 12 de noviembre de 2017)
Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por Alejandro, noviembre 12, 2017
Hola Miguel Ángel,
Me gustaría saber cómo se puede acceder a este plan de conservación o cómo contactar con los responsables que se encargan de redactarlo.
Enhorabuena por el artículo, muy interesante.
...
escrito por M. A. Ruiz, noviembre 13, 2017

Hola Alejandro, el plan de conservación aún no está publicado, y su redacción corresponde a los técnicos de la Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente (Dirección General de Medio Natural). 968 22 88 48

Saludos.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy