Portada Noticias La Reserva Marina de Cabo Tiñoso se amplía al sumar las aguas exteriores
La Reserva Marina de Cabo Tiñoso se amplía al sumar las aguas exteriores
( 5 Votos )
25.10.17 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

 

El Ministerio multiplica la superficie protegida en la costa de Cartagena, donde se regula la pesca profesional y recreativa, la navegación y el buceo 

Especies de peces de interés pesquero, tortugas bobas  y cetáceos se alimentan y crían en esa zona del litoral

Más y mejor protección para la Reserva Marina de Cabo Tiñoso, en el litoral de Cartagena, que suma las aguas exteriores –hasta una profundidad de 50 metros– a las 1.200 hectáreas cercanas a la costa que ya fueron declaradas por la Comunidad Autónoma en julio de 2016. El Ministerio de Agricultura, Alimentación, Pesca y Medio Ambiente ha añadido una superficie que multiplica la extensión del área de conservación en la que se regulan actividades como la pesca profesional y recreativa, el fondeo y el buceo. El objetivo es garantizar la conservación de unos fondos ricos en vegetación acuática, de gran importancia para la cría de peces y también para las tortuga bobas y numerosas especies de cetáceos, que encuentran en estas aguas un refugio para alimentarse y reproducirse.

La ampliación de la reserva es una vieja aspiración tanto de la Administración regional como de los grupos ecologistas. Medio Ambiente anunció hace ocho años que Cabo Tiñoso dispondría de una superficie  protegida de 21.868 hectáreas, pero el Gobierno central no concedió el blindaje de las 20.000 hectáreas de aguas exteriores por tratarse de un área en la que se realizan maniobras militares y navegan buques de carga. Por este motivo, la Comunidad Autónoma decidió declarar el año pasado una reserva marina de interés pesquero de solo 1.200 hectáreas con las aguas interiores, aunque estableciendo una banda de amortiguación para garantizar la continuidad espacial de la zona protegida en previsión de que pudiera aumentar mar adentro más adelante.

Esa ampliación ha llegado un año después, mediante una orden publicada el mes pasado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), aunque el número de hectáreas que se añaden a la reserva no ha sido concretado. El BOE solo indica que se suman las aguas exteriores hasta una profundidad de cincuenta metros entre Cabo Tiñoso y la perpendicular del Cabezo del Mojón, en el límite con Mazarrón.

Solo actividad científica

Estas aguas exteriores quedan definidas como reserva integral. Es decir, solo podrán realizarse «actividades científicas expresamente autorizadas por la Dirección General de Recursos Pesqueros y Acuicultura en función de su interés para el seguimiento del estado y la evolución de las especies, las aguas y los fondos de la reserva marina», informa el Ministerio. No podrá fondearse, salvo en caso de emergencia, y las embarcaciones en tránsito por esta zona deberán navegar a una velocidad de entre 6 y 10 nudos.

La vigilancia de la reserva será compartida entre la Comunidad y el Estado
, que cederá una embarcación para el control del espacio protegido, según establece el plan de gestión. Ambas administraciones ya trabajan de forma conjunta en la otra reserva marina de la Región, Cabo de Palos-Islas Hormigas, declarada en 1995 con 1.931 hectáreas.

«La información adquirida mediante sistemas avanzados de estudio y prospección submarina en el entorno de Cabo Tiñoso, y su estudio y evaluación, confirman que se trata de un lugar de especial importancia y potencial para la protección y regeneración de los recursos pesqueros, además de tener un elevado valor ecológico por la presencia de hábitats y especies, tales como cuevas submarinas y praderas de fanerógamas», justifica el Ministerio esta medida de protección. «Todo ello configura un hábitat excepcional para la reproducción y alevinaje de distintas especies, entre las que destacan las de interés pesquero, que aportan riqueza a los caladeros de pesca artesanal de la zona», añade la Comunidad Autónoma.

La zonificación y regulación de usos en la reserva marina queda así:

Aguas exteriores. Reserva integral. Solo actividades científicas.

Aguas interiores. 1.200 hectáreas.

Célula A. 104 hectáreas. Área circular de 500 metros alrededor de la Isla de la Palomas. Se permiten fondeos solo en puntos autorizados, pesca marítima profesional con artes autorizadas y con censo cerrado de embarcaciones y buceo autónomo permitido, previa autorización. No se permite la pesca recreativa.

Célula B. 86 hectáreas. Reserva integral (solo actividades científicas). Tiene una valoración ecológica global muy alta, con praderas de posidonia muy bien conservadas.

Célula C. 132 hectáreas. Se permiten los fondeos en puntos autorizados, la pesca marítima profesional con artes autorizados y con censo cerrado de embarcaciones para limitar el esfuerzo pesquero, y buceo autónomo previa autorización. No se permite la pesca recreativa.

Célula D. 850 hectáreas. Es la más abundante en pradera de posidonia y en bancos de arena. Se permiten fondeos en zonas sin pradera de posidonia, la pesca marítima profesional con artes autorizados y con censo cerrado de embarcaciones, el buceo autónomo y la pesca recreativa.

(Publicado en 'La Verdad' el 25 de octubre de 2017)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy