Portada Noticias El reciclaje 4.0
El reciclaje 4.0
( 3 Votos )
20.05.17 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Las cámaras filman al robot del reciclaje, el miércoles pasado, en TheCircularLab (Logroño). FOTO: M. A. R.

Ecoembes abre en Logroño un laboratorio pionero en Europa para mejorar el diseño y las posibilidades de reutilización de los envases

Todo huele a nuevo en TheCircularLab, un centro de investigación inaugurado el miércoles en las verdes afueras de Logroño del que saldrán los envases del futuro: mejor diseñados, con materiales totalmente reciclables y pensados para que puedan reincorporarse con facilidad a otra vida útil. La economía circular contra la vetusta economía lineal del usar y tirar. Los residuos tienen ahora un valor y son una oportunidad para profundizar en el desarrollo sostenible, advierte Ecoembes, la entidad sin ánimo de lucro que gestiona en España desde hace veinte años todo lo que tiramos a los contenedores amarillo (envases de plástico, latas y briks) y azul (papel y cartón): más de 1,3 millones de toneladas en 2016, una tasa de reciclado del 76% que evitó la emisión de un millón de toneladas de CO2 a la atmósfera y permitió ahorrar 20,1 millones de metros cúbicos de agua y el equivalente al consumo eléctrico anual de más de 700.000 hogares. A la vista está que merece la pena hacer el pequeño esfuerzo de separar la basura en casa y depositarla después en el contenedor indicado.

Ecoembes ha hecho una apuesta fuerte por este laboratorio único en Europa que cuenta con la colaboración de importantes centros de estudio, como la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona: invertirá 10 millones de euros hasta 2020 y creará 40 puestos de trabajo directos. Se espera que otros 200 empleos florezcan en el ecosistema empresarial que puede generar este centro dedicado a mejorar tanto los envases que utilizamos como el complicado proceso de recogerlos, reciclarlos y reutilizarlos. Una cuestión urgente si se tiene en cuenta que en el año 2030 vivirán en las ciudades dos tercios de la población mundial. En este moderno complejo de investigación, que podría pasar por un nido de ‘startups’ de Silicon Valley, ya se trabaja en ello.

Algunas ideas a las que se empieza a dar forma en TheCircularLab: el rediseño de las garrafas de agua de cinco litros para que sean apilables; el ensamblaje de aerosoles solo con piezas de plástico para facilitar su reciclaje; el empleo de nuevos materiales en las bolsas de la compra para que tengan una segunda vida como aislantes en la construcción de viviendas; y, por ejemplo, el uso de una sola capa de polímero (y no tres, como ahora) en las bandejas de las pizzas.

Comerse el envoltorio

También se investiga la producción de envases biodegradables e incluso comestibles –fabricados con algas y cloruro cálcico– para reducir al máximo la huella ambiental de nuestros desechos. El mejor residuo es el que no se produce, recitan como un mantra en Ecoembes, pero es necesario aportar toda la inteligencia posible para luchar contra el cambio climático también desde el contenedor. «Y es importante recordar que el 80% del impacto ambiental de un objeto se puede solucionar en la fase de diseño», recuerda el consejero delegado de Ecoembes, Óscar Martín, que ha liderado el proyecto de TheCircularLab para hacerlo realidad en solo seis meses.

También es posible mejorar el medio ambiente gestionando bien los datos. La geolocalización de cientos de miles de contenedores en los 8.000 ayuntamientos españoles permite saber cuál es el nivel de reciclaje con precisión absoluta para conocer las necesidades de cada zona geográfica y atacar con campañas y mensajes personalizados en las ciudades, barrios o calles menos diligentes. El objetivo es monitorizar todo el proceso de un envase para garantizar una trazabilidad total de cada lata o botella de plástico. La industria 4.0 aplicada al reciclaje, apuntan los expertos de Ecoembes.

Y ante la duda, una consulta al robot que preside una de las salas de un centro de trabajo equipado con material cien por cien reciclado, una especie de Siri del reciclaje que responde con seguridad a preguntas como dónde se tira tal o cual envase, cuestiones que nos hacemos en casa a medudo. El pequeño humanoide no es más que el ensayo de una aplicación que llevaremos pronto en el teléfono móvil.

¿Por qué en Logroño? Además del apoyo del Gobierno y del Ayuntamiento riojano, por la gran concienciación ambiental de esta comunidad, que presume de una tasa de reciclaje de envases domésticos del 84%, ocho puntos por encima de la media nacional –que se espera subir hasta el 80% en 2020– y en línea con los países más verdes de Europa.

(Publicado en 'La Verdad' el 20 de mayo de 2017)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy