Portada Noticias «La mitad de los manantiales se han secado por abusar de los acuíferos»
«La mitad de los manantiales se han secado por abusar de los acuíferos»
( 10 Votos )
13.11.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Francisco López Bermúdez, en la Fuente de Arriba (Benizar, Moratalla).

Francisco López Bermúdez, catedrático emérito de Geografía Física de la UMU y experto en ecosistemas áridos, ha coordinado un estudio que georreferencia todas las fuentes de la Región, «buena parte de ellas en la UCI» 

«Aún vivimos de las lluvias que cayeron hace miles de años, en el Cuaternario superior»

«La mayor parte del agua que mana de nuestras fuentes procede de lluvias caídas hace miles de años, durante el final del Pleistoceno». Lo dice en plena forma física e intelectual y a unos increíbles 75 años el profesor e investigador Francisco López Bermúdez (Alguazas, 1941), catedrático emérito de Geografía Física de la Universidad de Murcia y coordinador de un libro que desnuda algunas de las miserias ambientales de la Región: ‘Fuentes y manantiales de la cuenca del Segura’, que georreferencia y documenta todas las surgencias naturales de agua de la Comunidad Autónoma con fotografías, información histórica, hidrológica y ecológica e incluso un croquis para acceder a ellas sin perderse. La mala noticia es que la mitad de los más de 160 nacimientos que recoge el volumen y el CD que lo acompaña se han secado en el último siglo.

El agua no se ha evaporado del subsuelo, sino que «ha sido extraída de forma abusiva» fundamentalmente en los últimos cincuenta años, explica el principal autor de una investigación recién editada por la Fundación Instituto Euromediterráneo del Agua y sufragada por la Fundación Séneca. El abandono del medio rural, el desarrollo urbano y sobre todo la expansión de la agricultura de regadío han esquilmado las reservas de agua que se mantienen desde el Cuaternario superior, «cuando los grandes periodos pluviales dejaban precipitaciones de hasta 800 mm al año y el Sureste era un territorio húmedo», según el veterano profesor.

Un documento de 1918 recogido en el libro cifra en 155 millones de metros cúbicos el volumen anual de las 223 fuentes utilizadas para riego censadas en todas las comarcas de la Región. Un siglo después, los manantiales murcianos «están en la UCI». Incluso nacederos tan generosos como las Fuentes del Marqués han visto reducido su caudal a la mitad, de 300 a 150 litros por segundo.

López Bermúdez conoce casi todos los desiertos del planeta y disfruta interpretando la belleza y el valor de la naturaleza más reseca y austera. Pero en esta ocasión ha hecho un viaje cercano hacia los lugares donde aún corre el agua. O debería correr. A esta aventura de andar por casa ha dedicado tres años: «Nos hemos pateado los rincones más insólitos de la Región, rastreando el terreno con mapas a escala 1:25.000 y sobre todo hablando con la gente del campo, porque no todo está en la cartografía», recuerda. Lo que más le costó encontrar, un manadero seco en la vertiente norte de la Sierra de Columbares, a cuya localización dedicó varios días. Ningún problema para un andarín imparable que se echa al cuerpo caminatas de hasta quince kilómetros y aún es capaz de trepar a los volcanes Cotopaxi y Chimborazo (Ecuador).

Las zonas de la Región que han perdido más zonas húmedas coinciden con el mapa regional de los cultivos intensivos: la Sierra de la Almenara (Valle del Guadalentín) y el Campo de Cartagena. Entre los manantiales agotados más emblemáticos, sin duda el de la Fuensanta (El Valle, Murcia), y entre los que siguen brotando espectacularmente, dos grandes chorros en el Noroeste: las Tosquillas (Barranda, Caravaca de la Cruz) y Fuente de Arriba (Benizar, Moratalla).    

Cuando se seca un manantial no solo perdemos un recurso natural, defiende López Bermúdez, sino que también desaparece parte de nuestra historia y forma de vida: «Las fuentes fijan la población, que siempre surge junto a zonas donde hay agua, y ligados a estos lugares se desarrollan usos recreativos y tradiciones. Algunas fuentes son enclaves santos y mitológicos. Y por encima de todo, el agua y el suelo son el alma del paisaje y el pilar de la vida», insiste el investigador, autor de estudios de referencia sobre la erosión y los ecosistemas áridos.

¿Estamos a tiempo de hacer algo? «Lo primero, conocer el problema y plantear a la sociedad una cuestión importante: ¿queremos mantener este patrimonio natural? Si la respuesta es que sí, no hay otra solución que extraer menos agua, no cruzar las líneas rojas de la recarga de los acuíferos, pero sé que a nivel político es una decisión problemática», admite López Bermúdez.

«Hay que pensar más en el futuro que en el presente, no podemos dejar sin manantiales a nuestros nietos», advierte el científico: «Lo contrario sería una insensatez».

(Publicado en 'La Verdad' el 13 de noviembre de 2016)

Comentarios (10)Add Comment
...
escrito por Naranjo, noviembre 13, 2016
Es uno de los grandes problemas medioambientales de la Región de Murcia, pero por desgracia nos siguen gustando más lo de plantar lechugas
...
escrito por Hieraaetus, noviembre 14, 2016
El profesor López Bermúdez es una eminencia a nivel mundial en lo que respecta a la investigación de los procesos erosivos en ecosistemas áridos y semiáridos, además de un incansable "pateador" de toda la geografía regional, colaborando amablemente con diversas asociaciones naturalistas locales.

Es una verdadera lástima que sus estudios tengan mayor acogida y repercusión en Dinamarca que en la tierra que le vio nacer.
...
escrito por rafa-c, noviembre 14, 2016
Si alguien sabe dónde adquirir el libro se lo agradezco Gracias
...
escrito por Andreseitor, noviembre 14, 2016
Como dice el profesor Custodio en sus últimos trabajos y conferencias: el gran problema es la memoria. Se ha perdido la memoria de donde estaban las fuentes y manantiales. Y si alguien pierde la memoria ya no reclama lo que no reconoce.
...
escrito por M. A. Ruiz, noviembre 14, 2016
Hola Rafa, se puede comprar en la Fundación Instituto Euromediterráneo del Agua, en el campus universitario de Espinardo. Tfno 968 89 98 51
...
escrito por Bullero, noviembre 14, 2016
Mire, me alegra que me haga esa pregunta; en Bullas, la fuente Mula, con un gran, gran caudal, secada porque los muleños abrieron un pozo mas arriba para regar su huerta. La Rafa, gran, gran, caudal, la acequia atravesaba el pueblo, secada porque a los bulleros nos dió por convertir el llano de Bullas en un vergel de casas de campo, piscinas y melocotoneros. La Fuente la Carrasca, la fuente el Romero, la Asomailla, la Juanblanquilla, la fuente de.... etc., etc., y las pocas que quedan (como el Pozo las Atalayas), cada vez hay que ahondar mas para sacar agua... Eso, unido a los cientos de pozos ilegales, roturaciones de monte (de ese que cada vez queda menos), conversiones de fincas de almendros en albaricoqueros o melocotoneros (o almendros o viña de regadío, da igual), etc., nos va a llevar a la mas absoluta ruina.
Y cuidado con el Noroeste (y sus chorros de agua), mas en concreto Archivel, a casi mil metros de altura, que allí también han llegado los cultivos intensivos de regadío, cual campo de Cartagena; aquello parece el nuevo El Dorado, y ya hay problemas de secado de fuentes y bajada de niveles freáticos, y, y, y ya han detectado niveles de glifosato en algunas muestras.
Curioso y paradójico que en contra de lo que establece el sentido común, cada vez haya mas hectáreas de regadío, bien nuevas o bien a través de transformaciones del secano; sin control, ni planificación, a tó lo que dá.
Y ahora tenemos a nuestras disposición una guía tremenda y muy bien ilustrada, con un catalogo de fuentes y manantiales, para con un poco de suerte, poner mas regadío en los alrededores.
Gracias.
...
escrito por Bullero, noviembre 14, 2016
¿Que opina el señor Francisco Turrión de esta noticia?.
...
escrito por jp, noviembre 14, 2016
Espérense a la instalación masiva de bombeos solares que ya se están empezando a instalar en otros lugares. Todavía que da lo peor.
...
escrito por Bullero, noviembre 15, 2016
Y los mas sorprendente de esto, es que los que se llevan, roban, exigen, malgastan la mayor parte del agua "dulce" de nuestra región (campo de Cartagena y Guadalentin), son los que que van a ser los menos perjudicados, pues son los únicos que van a tener acceso al agua desalada del mar, por su cercanía con la costa.... y a los demás, cuando se nos haya "agotado" toda el agua de nuestros manantiales y fuentes, que nos den.... Fascinante.
...
escrito por Frank Inspector, noviembre 18, 2016
Bullero, me has leído el pensamiento. Justo cuando he leído esto, me ha venido a la cabeza "dónde andará el Sr. Fco Turrión?". En fin...
El cultivo intensivo es como la peste, arrasa por donde pasa, y entonces se van a otra zona, a " llevar riqueza"....

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy