Portada Noticias Murcia se seca
Murcia se seca
( 9 Votos )
06.11.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Un árbol seco en el pantano de Santomera. FOTO: MARTÍNEZ BUESO

La desertificación cuartea ya un tercio de la Región en un proceso que amenaza con ‘africanizar’ el sur de España si la temperatura media sube cinco grados de aquí a final de siglo. La Comunidad Autónoma ya acusa los efectos del cambio climático, una bomba para la salud, el medio ambiente y la economía

La sequía ha devorado un millón y medio de árboles, el termómetro ha subido 1,5 grados y lloverá un 10%menos. ¿Estamos preparados para afrontar el reto del calentamiento global?

«Es la economía, estúpido». Esta es la frase, pronunciada por el asesor James Carville, que hizo espabilar a Bill Clinton durante la campaña electoral de 1992. Casi 25 años después, quizá deberíamos sustituir la palabra ‘economía’ por ‘medio ambiente’. O directamente por ‘cambio climático’, la «cuestión decisiva del siglo XXI» según la Organización Mundial de la Salud. Nos va la vida en ello, literalmente, porque el calentamiento global no es ya una amenaza lejana agitada por ecologistas y agoreros, sino una evidencia científica que obliga a poner en marcha estrategias de adaptación a un clima más hostil: más cálido, con menos agua disponible y con los sistemas productivos trastocados. El Centro Nacional Francés de Investigaciones Científicas (CNRS) firma el último informe que alerta sobre unos cambios que pueden ser dramáticos. Publicado la semana pasada en la revista ‘Science’, advierte de que la mitad sur de España podría desertificarse en 2100 si la temperatura media sube cinco grados de aquí a final de siglo.

Podría decirse que Murcia está metida de lleno en el horno: junto con Almería, es el área con mayor aridez de Europa y figura en el grupo de regiones de la UE más vulnerables al cambio climático. El año hidrológico 2013/2014 fue el más seco en la Comunidad Autónoma desde que se dispone de registros, y 2016 se despedirá como uno de los más calurosos de la historia. Y las previsiones apuntan a que la aridificación se agravará progresivamente, de modo que el debate ya no gira en torno a las causas del cambio climático, sino cómo se puede dar un giro hacia una economía baja en emisiones de CO2. Los sistemas productivos del futuro serán ambiental, social y económicamente sostenibles o no serán, aseguran los expertos.

«Hay que preocuparse, pero no alarmarse», sostiene Francisco López Bermúdez, catedrático emérito de Geografía Física de la Universidad de Murcia y uno de los principales expertos españoles en ecosistemas áridos. «Porque una cosa es un desierto, que es un ecosistema con lluvias por debajo de 50 mm al año y más de 1.000 mm de evapotranspiración, y otra distinta una zona en proceso de desertificación, que es un fenómeno inducido por el hombre. Y en la Región de Murcia aún no estamos en esos umbrales», tranquiliza. «Pero no es normal que tengamos 28 grados en noviembre, así que no hay ninguna duda de que estamos en pleno proceso de cambio climático», señala este científico que ha participado en la redacción del Plan de Acción Nacional contra la Desertificación y en numerosos proyectos internacionales relacionados con la erosión.

Por eso lleva años divulgando que la aridificación está degradando los suelos de buena parte de la Región, casi un tercio del territorio con la franja costera de Águilas y Mazarrón como zonas más afectadas, «debido más a la disminución de la humedad y las altas temperaturas que a la falta de lluvia, aunque hay lugares donde las precipitaciones no llegan a los 250 mm al año», explica López Bermúdez.

Este acartonamiento progresivo se refleja en la pérdida de cobertura vegetal y una mayor erosión, en una dinámica difícilmente reversible que no solo debe achacarse al cambio climático: «La acción humana ha acelerado la pérdida de suelo. Me refiero a la roturación de terrenos, en algunos casos con pendientes superiores al 10%. También tenemos una demanda insaciable de agua, y en general un consumismo exagerado que nos conduce a una huella ecológica muy alta».

¿Hay algo que se pueda hacer? «Lo primero es ser conscientes de ello, y después tomar medidas de adaptación. Hay que cambiar los modos de vida, tender hacia un consumo responsable y procurar un mejor tratamiento al suelo, la vegetación y el agua. No podemos transformar Murcia en una zona verde», expone el veterano profesor, pero sí recuperar buenas prácticas para mejorar la gestión de nuestros recursos naturales. Por cierto, lo que sí tenemos son 3.000 horas de sol al año, un potencial energético impresionante. ¿Por qué no lo aprovechamos?», reta Francisco López Bermúdez.

Cuidar al máximo el territorio es el camino, por tanto, en un contexto de calentamiento progresivo que en la Región ya se traduce en datos preocupantes.

Temperatura. Aumento de 1,5 grados desde 1981


«Cada vez hace más calor», o «parece que el verano no va a terminar nunca» han pasado de ser frases de barra de bar o conversaciones de ascensor a convertirse en certezas. La temperatura media ha aumentado en la Región 1,5 grados en los últimos 35 años, según recoge el informe ‘Competitividad y cambio climático’ del Consejo Económico y Social de la Región de Murcia. Un breve pero preocupante resumen informativo elaborado por Francisco Victoria Jumilla, doctor en Ciencias Biológicas y jefe de servicio de Fomento del Medio Ambiente y Cambio Climático de la Comunidad Autónoma. Una tendencia que seguirá al alza, ya que el termómetro puede seguir subiendo hasta los 3 grados en 2050 y los 4 grados en 2100 –máximas–. Y en cuanto a las mínimas, pueden crecer entre uno y dos grados en 2050 y entre dos y tres y medio hacia final de siglo. Por consiguiente, tendremos más días cálidos:entre un 10% y un 20% más en 2050 y entre un 30% y un 40% más en 2100, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para la Comunidad Autónoma. El calentamiento no solo se refleja en un aumento de la temperatura en verano, sino que también incrementa las temperaturas en otoño e invierno.

Gases de efecto invernadero. 9 millones de toneladas de CO2


A diferencia de anteriores cambios climáticos experimentados por el planeta a lo largo de su historia, este que sufrimos ahora es el primero causado por la acción humana. Si los anteriores los provocaron cataclismos geológicos o incluso pequeñas variaciones en el eje de giro de la Tierra, el calentamiento global de nuestra era se debe principalmente a los gases de efecto invernadero (GEI). Reducirlos es el principal caballo de batalla para frenar la degradación del medio en que vivimos, y el objetivo del Acuerdo de París contra el cambio climático, que entró el viernes en vigor y que persigue detener la escalada de la temperatura en 1,5 o 2 grados como máximo en 2100. Los recortes voluntarios de emisiones comenzarán a partir de 2020, pero mientras tanto se aplica la hoja de ruta del protocolo de Kioto, que supone para Europa una reducción del 20%, y del 40% para 2030.

La Región de Murcia emite cada año 9 millones de toneladas de CO2, lo que supone el 2,7% del conjunto de España y el 0,2% de las emisiones en Europa –datos de 2014, los últimos disponibles–. La mitad de este CO2 lo producen las 22 grandes empresas de la Región que participan en el régimen de comercio de derechos de emisión: plantas eléctricas y de cogeneración, refinerías, instalaciones de combustión... El resto, los sectores difusos, principalmente el transporte y en concreto el vehículo privado. Los coches ocupados por una sola persona que realizan varios viajes al día, de casa al trabajo y del trabajo a casa, son un atentado compartido y cotidiano contra la sostenibilidad. Quien esté libre de pecado que aparte sus manos del volante.

La huella de carbono de una familia murciana es de 16,2 toneladas/año –casi en la media nacional, 16,3–, mientras que la de cada habitante de la Región es de 5,9 –la media nacional es 6,5–. El horizonte de 2030 no pinta bien para los murcianos, puesto que las emisiones fijadas para la Región excederán el objetivo marcado por la Unión Europea en dos millones de toneladas.

Precipitaciones. Lloverá un 10% menos


Enfrentarse a una tabla con datos de precipitaciones es deprimirse. La última década es la más seca de la historia en la Región, y la Aemet advierte de que aún lloverá menos en el futuro. Concretamente, un 10% menos sobre 2050 y entre un 10% y un 20% menos en 2100. Si la precipitación media actual es de 339 mm, Murcia podría cerrar el siglo con 271, en el peor de los escenarios posibles. A menos lluvias, menos agua disponible. El Plan de Cuenca del Segura ya anotaba una reducción de recursos hídricos del 5% en el año 2033 con respecto a la serie 1980-2012. En el año 2009 ya se había acumulado una reducción del 18% con respecto a 1998. Las aportaciones medias anuales al río no paran de bajar: 817 hm3 entre 1940-41 y 1995-96; 505 entre 1996-97 y 2005-06; y 300 en la actualidad. Igualmente, nevará menos: en 1968 la media era de veinte días de nieve al año, que se han reducido a diez. Más motivos para la preocupación:el aumento de la temperatura agudizará el problema de la falta de agua porque aumentará la evapotranspiración: entre un 3% y un 5% hacia 2040; un 6% entre 2041 y 2070;y entre un 7% y un 12% entre 2071 y 2100.

Aumento del nivel del mar. Más de medio metro en 2100


Una de las consecuencias del cambio climático es el aumento del nivel del mar, que ya ha ganado a las playas 5 mm al año en las últimas dos décadas. Está previsto que la subida del mar se sitúe entre 12 y 35 centímetros a mitad de siglo, y entre 45 y 65 en 2100, con respecto al periodo 1986-2005. «La preocupación en la Región de Murcia se centra en La Manga del Mar Menor y su entorno, con una topografía muy llana que apenas se eleva del mar en muchos de sus puntos 30 o 40 centímetros», avisa Francisco Victoria. Es fácil deducir el impacto negativo para el turismo. El informe del CES señala que con solo un aumento de temperatura de un grado, Murcia, Andalucía y Comunidad Valenciana perderán visitantes en favor del norte de España, Barcelona y Gerona.

La vegetación. 1,5 millones de árboles secos


La Región de Murcia ha perdido un millón y medio de árboles durante el actual periodo de sequía. La falta de agua, con la acción combinada de los insectos perforadores, se ha llevado por delante parte de la cobertura vegetal. Pero no solo árboles: según el profesor de Ecología de la Universidad de Murcia Miguel Ángel Esteve, también está muriendo la vegetación propia de los ecosistemas mediterráneos. Es decir, la que ya está adaptada a la aridez. Él mismo ha calculado unas 250.000 matas de romero secas en Calblanque, pero también otras especies mantenedoras del paisaje, como el esparto, la albaida y el albardín, están muriendo.

El cambio climático afecta ya a 33.000 hectáreas de vegetación, localizadas principalmente en la cuenca del Guadalentín, franja costera de Águilas y Mazarrón y entorno del Puerto de la Cadena (Murcia). De las 225.000 hectáreas de bosque de la Región, 140.000 están amenazadas en el horizonte del año 2050. El esfuerzo repoblador de los últimos cien años puede irse a pique: de las 92.000 hectáreas reforestadas en el último siglo, las 20.000 que se plantaron en los años 60-70 «van a morir», según Miguel Ángel Esteve. No queda otra que reducir la densidad de los pinos, para aligerar la competencia por el agua, y apostar por crear «bosques mixtos y más resilientes» con especies autóctonas. Porque en el futuro, eso es fácil adivinarlo, sufriremos más incendios.

Agricultura. Ruina sin el riego garantizado


Sin agua para riego garantizada, el futuro de la agricultura de alto rendimiento es una incógnita. Y con lluvias menguantes, el secano y la ganadería extensiva apuntan directamente a la ruina. El secretario general de la organización agraria COAG, Francisco Gil, hace cuentas mientras maneja tablas de datos sobre precipitaciones y aportaciones en las cabeceras del Segura y el Tajo que reflejan «un desierto técnico prácticamente en toda la Región», explica. «La situación es insostenible y algo tenemos que hacer».

Y ese algo es, de momento, un proyecto conjunto con la Comunidad Autónoma y las universidades para crear «una gran masa verde» en fincas baldías, terrenos públicos y «cualquier espacio disponible» que capture CO2 y contribuya a crear «la humedad necesaria para que las nubes rompan sobre la Región», detalla Francisco Gil. «Debe ser una iniciativa que genere actividad económica y fije el terreno con vegetación autóctona como el esparto y el almendro. Estamos pendientes de evaluar la viabilidad técnica para pedir financiación europea».  

La receta de los ecologistas: mejor gestión de los recursos


Amoldar el modelo productivo a los recursos disponibles es la pauta, según las organizaciones ecologistas, para adaptarse al cambio climático. Para el director de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), Pedro García, es necesario reducir la «gran dependencia exterior en el suministro de combustibles y de agua para mantener el sistema económico, que consume más recursos de los que dispone. Esto a pesar de la situación privilegiada para aprovechar la energía del sol». Rubén Vives, secretario de Ecologistas en Acción, añade a esta receta «sustituir aguas superficiales y subterráneas por caudales desalados y conservar la biodiversidad y los espacios protegidos como grandes sumideros de CO2 y cinturón de seguridad frente al calentamiento».

¿Qué se está haciendo? Plan Estratégico de Adaptación de la Comunidad Autónoma


La Comunidad Autónoma está trabajando en un Plan Estratégico de Adaptación al Cambio Climático que contemplará medidas para mitigar los efectos del calentamiento global. La Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente dispone ya de una amplia evaluación de los parámetros que deben ser corregidos, un estudio basado en los trabajos del Observatorio Regional del Cambio Climático, y ha encargado un informe a la Universidad de Murcia. Su coordinador, Miguel Ángel Esteve, advierte de que será básico cambiar desde una economía que exige un consumo «desbocado» de agua hacia un modelo «más inteligente y sostenible»..

Gráfico en este enlace.

(Publicado en 'La Verdad' el 6 de noviembre de 2016)

Comentarios (11)Add Comment
...
escrito por nano, noviembre 06, 2016
Dramático artículo, pero muy necesario.

Sólo un pequeño comentario, el gráfico que se adjunta al texto es de imposible lectura ya que su tamaño es demasiado pequeño.
...
escrito por Fulgen, noviembre 06, 2016
Tenían que haberle preguntado a esos genios negacionistas que durante 20 años han gobernado en la Región, han ocultado y ninguneado las evidencias, han permitido la esquilmación de todos los recursos acuáticos (regadíos ilegales, pozos sin control, pinchar los ríos y hasta el mismisimo trasvase para sacar agua, etc).

Que le pregunten a las dos lumbreras de Ramón Luis Valcarcel y Antonio Cerdá, a ver que solución nos dan y a cuantos amigos y conocidos han beneficiado con sus políticas.
...
escrito por M. A. Ruiz, noviembre 06, 2016
Tienes razón Nano, en la edición impresa se lee perfectamente pero aquí es imposible aumentar más el tamaño. Quizá lo cambie por una foto.

Saludos.
...
escrito por Ginés M., noviembre 06, 2016
Hola Miguel Angel

Interesante artículo que en líneas generales describe el panorama que se divisa para nuestra región con motivo fundamentalmente del incremento de temperaturas motivado por el cambio climático y, como comenta Lopez Bermudez, la consiguiente disminución de la humedad y aumento del estres hídrico de nuestros ecosistemas y cultivos de secano. Sin embargo hay algunas partes del artículo que a mi juicio convendría, al menos puntualizar.
Uno de los grandes problemas que presenta la explicación del fenómeno del cambio climático es la tendencia en la sociedad (fundamentalmente de los medios de comunicación) a asociar cualquier tipo de fenómeno climatológico o ambiental con este sin entender que hablamos de un proceso a largo plazo, es decir, que el CC es una tendencia, no un fenómeno concreto (tampoco la sequía actual). Cuando se habla de la pérdida de 1,5 millones de árboles, no hay que olvidar tampoco que la muerte de vegetación es una característica típica que acompaña a un periodo de sequía, esto no es algo novedoso si no una realidad que se repite cada vez que entramos en periodos de sequía severa, si acaso, aparece más llamativo actualmente por la gran expansión del pinar que hemos tenido en la región en los últimos 50 años, ocupando zonas que hasta las reforestaciones de los años 60 no presentaban ni de lejos ese aspecto “verde”, la sierra de Carrascoy es un buen ejemplo de ello. A primeros de los años 80 ya se produjo una mortandad importante en las sierras del sureste, incluso superior a la actual y con los mismos actores que tenemos ahora (el tomicus, la procesionaria, el barrenillo...), coincidiendo con un periodo de sequía que fue incluso más extremo que el actual y que se extendió desde 1980 a 1985, después de aquello vinieron las lluvias y nuestros bosques se recuperaron. Es por tanto la actual mortandad un fenómeno irreversible?? pues habrá que ver la capacidad de adaptación de nuestros bosques y como reaccionan cuando vuelvan las lluvias y las temperaturas sean, previsiblemente, más elevadas.

Algo parecido sucede con el tema de la disminución de las lluvias. Recuerdo que los primeros escenarios del IPCC hablaban de reducción del 30% en pocos años. Es innegable que estamos en un periodo seco, pero con las series pluviométricas delante no parece esa disminución se haya producido hasta la fecha en la región de Murcia ( y así lo reconoce la propia AEMET.)

Otra error a mi juicio es asociar la sequía hidrólogicaasociar a la climatológica. La pérdida de recursos hídricos en el caso del sureste está mucho más motivada por la (mala) gestión del agua que por que realmente llueva menos, osea, que los recursos hídricos no han disminido por que llueva menos, si no por que hemos plantado lechugas que se riegan (y evaporan) 3 veces al mes donde antes había esparto.

En resumen, comparto la mayor parte del artículo, pero entiendo que en este tema hay que ser especialmente riguroso (la confusión por ejemplo entre sequía hidrológica y climatológica es desgraciadamente muy habitual), y hay que ser riguroso precisamente para tratar de evitar que aquellos que niegan la necesidad de apostar por un modelo de crecimiento ecológico tengan en el día la mañana la excusa de la profecía no cumplida para justificarse a la hora de seguir maltratando nuestro planeta.

Un saludo

Ginés Mirón. Vicepresidente de AMETSE
www.ametse.es


...
escrito por M. A. Ruiz, noviembre 06, 2016
Muchas gracias por tus puntualizaciones, Ginés, vienen muy bien para afinar el mensaje puesto que el cambio climático será una cuestión cada vez más presente en los medios.
...
escrito por jp, noviembre 06, 2016
Que sigan planificando y haciendo estudios, pero mientras sigan en el poder dudo que hagan algo hacia adelante. 21 años los avalan.
...
escrito por M. A. Ruiz, noviembre 07, 2016

Hola a todos, acabo de sustituir el gráfico por una foto porque en ese formato era imposible leer los datos en dispositivos móviles. Pero la infografía está ahora enlazada al final del texto, para que la podáis descargar en tamaño suficiente para verla en condiciones. Un trabajo excelente de mi compañero Alberto Torrecillas, por cierto.

Saludos.
...
escrito por enri, noviembre 07, 2016
Pues eso, esperemos que antes de Navidad Murcia y Andalucía llueva mucho.---Y lo veremos(los dioses están muy arriba).----
...
escrito por Victor, noviembre 07, 2016
Hola Miguel Angel
Quisiera unirme a los otros comentarios en felicitarte por el interesante artículo que sirve de llamada de atención ante unos de los mayores retos ambientales globales a los nos enfrentamos.
Como Gines, creo que algunas de las afirmaciones vertidas en el artículo deben matizarse. Las fluctuaciones climáticas son unas características propias de las zonas secas, aquellas que se caractericen por una relación entre la precipitación media anual y la evapotranspiración potencial es inferior a 0,65. Ante este fluctuación climática los ecosistemas y las poblaciones residente han tradicionalmente adoptado mecanismos de adaptación que les permites afrontar, por ejemplo, los frecuentes periodos de sequia. Así, como dice Gines una mortalidad de especies vegetales en respuesta a un periodo “seco” no tiene por qué ser necesariamente un síntoma de desertificación. Lo será cuando en un nuevo periodo “húmedo” la comunidad vegetal no se recupere en la forma que estaba antes del periodo seco. Y esto muchas veces está más ligado al uso y manejo de los recurso naturales que a los condicionantes climáticos. De aquí que como dice Gines los efectos de una sequía meteorológica, es decir un descenso de las precipitaciones por debajo de un nivel considerado normal, sea muy diferente según las gestión que se haga de los usos de la tierra y de los recurso hídricos ( sequia agronómica e hidrológica).
De hecho desde la secretaria de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNLUD) se aboga por la gestión sostenible del suelo y el agua y la restauración de las áreas degradados como herramientas indispensables no solo para evitar la degradación de la tierra y luchar contra la desertificación sino para mitigar el cambio climático ( reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por las malas prácticas agrícola e incrementando la captura de carbono orgánico en el suelo) y adaptarse a él. Es lo que se denomina un enfoque “win-win”, incluso triple “win” si consideramos que la adopción de buenas prácticas tienen también un efecto positivo sobre la biodiversidad.
Por ultimo conviene recordar que aunque artículos come el recientemente elaborado por el CNRS y publicado en Science aportan valioso datos, las relaciones entre cambio climático y degradación de la tierra y desertificación son complejas y todavía salpicadas de incertidumbres. Es por esto que en su 6 ciclo de informes, el IPCC ha decidido elaborar un informe especial sobre cambio climático y degradación de tierras y desertificación.
Un cordial saludo

Victor M Castillo
Coordinador científico
Secretaria de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación
...
escrito por M. A. Ruiz, noviembre 07, 2016

Hola Víctor, muchas gracias por la aclaraciones, tomo nota de todo.

Un saludo!
...
escrito por Francisco, noviembre 07, 2016
Me interesan los temas que trata en su sección. Suelo leerla. Estoy plenamente convencido de que tenemos que hacer todo lo posible por conservar el medio ambiente. Empezando por cada uno de nosotros.
Pero respecto a este artículo, la verdad es que no me creo la mayor parte de los numerosos datos que aporta ni las conclusiones que se pretende extraer de ellos.
Un saludo.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy