Portada Noticias Buscando al hombre de Quibas
Buscando al hombre de Quibas
( 6 Votos )
30.10.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Recreación del entorno del yacimiento de la Sierra de Quibas, en Cañada de la Leña (Abanilla) (foto 1), jornada de puertas abiertas en el yacimiento, el domingo 9 de octubre (foto 2) y fémur de 'Equus altidens' (foto 3). FOTOS: UMU / IPHES

Los paleontólogos esperan hallar restos de homínidos en el yacimiento de Abanilla, tan antiguo como los de Atapuerca y Orce con 1,2 millones de años

Se han recuperado fósiles de sesenta grupos de fauna: linces, macacos, caballos, bueyes almizcleros...

Un agujero en el costado de una montaña de Abanilla está aportando claves para reconstruir el ecosistema de los primeros humanos en Europa Occidental. El yacimiento de la Sierra de Quibas, en la misma línea temporal que los de Orce (Granada) y Atapuerca (Burgos) con 1,2 millones de años, ha permitido recuperar restos de sesenta grupos de fauna, entre ellos veinte especies de mamíferos. Algunos de origen asiático –como un ancestro del buey almizclero– y africano –macacos–, y también numerosos fósiles de ‘tatarabuelos’ de los caballos, de ciervos y de linces. Recién terminada la segunda temporada de la excavación, aún no han aparecido huesos de homínidos, pero los científicos que dirigen las prospecciones confían en dar con ellos. 

«Todo lo que hemos visto nos dice que es muy posible encontrarlos, estamos en el lugar y la cronología adecuados», explica a ‘La Verdad’ uno de los tres codirectores del yacimiento, Pedro Piñero, un ambientólogo aguileño de 28 años formado en Paleontología en las universidades Autónoma y de Barcelona. Comenzó de becario en Quibas con 19 años, cuando lo estudiaba el profesor de la Universidad de Murcia Miguel Ángel Mancheño, pero la jubilación de este investigador supuso un parón en los trabajos. Hasta que Piñero y otro antiguo colaborador del paleontólogo de la UMU, Jordi Agustí, ambos ahora en el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), apostaron hace un par de años por retomar las excavaciones dado el potencial del yacimiento. A ellos se les sumó Antonio Rosas, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC).

«La importancia de Quibas se debe a la gran diversidad de fauna y a la posibilidad de las evidencias humanas», advierte Piñero. Si aparecieran, la hasta ahora poco conocida excavación situada en la pedanía abanillera de Cañada de la Leña formaría parte del valioso triángulo de las primeras ocupaciones humanas en Europa junto con Barranco León y Fuente Nueva 3 (Orce) y Sima del Elefante (Atapuerca).

«En ese caso se convertiría en un yacimiento mediático porque llenaríamos algunos vacíos en la investigación sobre los primeros asentamientos humanos. Pero si finalmente no aparecen los fósiles de homínidos seguiría siendo muy importante», asegura el paleontólogo aguileño. Entre otros motivos, por su cronología crucial: la transición entre el Pleistoceno inferior y el medio, una era de glaciaciones en la que se produjeron importantes cambios en la biodiversidad.

Los hallazgos de la Sierra de Quibas han permitido reconstruir el clima y el ambiente en esa época última del Pleistoceno inferior. ¿Cómo era esta zona montañosa de Abanilla hace más de un millón de años? Más fría y lluviosa que ahora: si la temperatura y la precipitación media actuales son de 20º y 300 mm, respectivamente , entonces eran de 15º y 400 mm. La masa forestal era más importante, con una buena representación de árboles caducifolios.

En museos de Elche y Murcia

Este depósito de fósiles, el más antiguo de la Región, fue descubierto en 1994 por unos excursionistas alicantinos que buscaban calcita en una cantera abandonada. Por creer que se encontraban en su comunidad autónoma –Abanilla es fronteriza entre Murcia y Alicante– o por un exceso de patriotismo, nunca se aclaró, los primeros materiales encontrados se llevaron al Museo Paleontológico de Elche, donde siguen. Los fósiles que afloraron después están en el Museo Arqueológico de Murcia y el auditorio de Abanilla expone una colección de réplicas.

Las excavaciones seguirán al menos tres años más porque el proyecto ha recibido una ayuda de 110.000 euros del Ministerio de Economía y Competitividad para un programa más amplio que incluye investigaciones en Orce, Marruecos y Georgia. También cuentan con la ayuda del Ayuntamiento de Abanilla, que proporciona el alojamiento. «El trabajo pendiente consiste en excavar a tope para llegar a los niveles más ricos en fósiles», detalla Pedro Piñero sobre la disposición de este filón prehistórico, dos cavidades que intentan conectar retirando material de relleno. Se pondrán de nuevo manos a la obra en octubre del año que viene. Con la esperanza, quizá, de que asome el murciano originario.

(Publicado en 'La Verdad' el 30 de octubre de 2016)

Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por Hieraaetus, octubre 30, 2016
Desde luego, la posible aparición de fósiles de homínidos obligaría a reevaluar completamente el árbol de la evolución humana en nuestro continente.

Con todo, tampoco conviene marcarse objetivos demasiado ambiciosos. Aún en el caso de que no aparezcan, el yacimiento seguiría constituyendo una extraordinaria foto del Pleistoceno y la fauna dominante en tiempos de las glaciaciones.

A ver si se consigue financiación, hay muchos tajos a medio a lo largo de toda la Región de Murcia.
...
escrito por Pedro Piñero (codirector de Quibas), octubre 31, 2016
Efectivamente, el yacimiento de Quibas, debido a su edad, excelente conservación de los fósiles y enorme biodiversidad, marca un hito no sólo para la Región de Murcia, sino también para Europa. De hecho ya hay varios artículos de investigación publicados en revistas internacionales de impacto. Al marcar el final del Pleistoceno inferior nos ofrece una ventana magnífica para poder observar y comprender mejor el impacto de los cambios climáticos sobre la fauna y el paisaje en su transición hacia el Pleistoceno medio.

No obstante, el interés del yacimiento se acrecienta precisamente por compartir edad con los yacimientos donde han aparecido las primeras evidencias de ocupación humana en Europa Occidental (tal y como M. A. Ruiz expresa en su artículo). Así que durante las siguientes campañas podríamos llevarnos una muy grata sorpresa, pero eso está por ver.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy