Portada Noticias Atentos a lo que dice el Segura
Atentos a lo que dice el Segura
( 3 Votos )
01.05.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Joaquín García Vicente, dentro de su instalación artística. FOTO: EMR-C

El arquitecto Joaquín García Vicente instala un artístico ‘parlamento ribereño’ en el Espacio Molinos del Río-Caballerizas  de Murcia

«Creo que es una gran oportunidad para que repensemos la relación con nuestro río»

Diez voces hablan al mismo tiempo desde nueve monitores de televisión descatalogados, nada que ver con los plasmas que utilizan ahora los políticos para comunicarse. En el Espacio Molinos del Río-Caballerizas de Murcia se escuchan monólogos que lanzan ideas, críticas, proyectos y buenos propósitos sobre el Segura en un discurso sin fin orquestado por el arquitecto murciano Joaquín García Vicente, 29 años, creador del artefacto artístico ‘Levedad ecosistémica resiliente’, con el que ganó la convocatoria Disponibles 2015, convocada por la Concejalía de Cultura.

Superado un umbral plateado que recuerda a los ríos caseros de los belenes, el visitante accede a un Segura simbólico en el que reconoce objetos que responden a los nuevos y tradicionales usos del cauce y su entorno: una piragua, una bicicleta, peces y pájaros, plantas en macetas, flexos, globos, un panel solar... y el ‘parlamento ribereño’ que emite sus mensajes de forma simultánea. Estos son sus protagonistas: Jorge Sánchez Balibrea (biólogo de la Asociación de Naturalistas del Sureste), José Ballesta Germán (alcalde de Murcia), Antonio Abellán y Javier Esquiva (arquitectos y directores de Huerta Bizarra), Manuel Rincón (presidente del Club Murcia Remo), Miguel Ángel Ródenas (presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura), Julia Martínez (bióloga, miembro de Ecologistas en Acción, profesora universitaria y directora técnica de la Fundación Nueva Cultura del Agua), Nacho Tomás Ruiz (experto en marketing digital y secretario de la Red de Ciudades por la Bicicleta), Juan Carlos Ruiz Riquelme (cocinero y presentador de televisión) y Antonio Serrano López (técnico de Sol Sureste).

Un coro de voces del río en el que destaca la del alcalde. Por su volumen, considerablemente más alto que en el resto de las pantallas. Al menos el pasado viernes por la mañana. Como casi todo tiene solución, un ajuste manual permite escuchar uno por uno a los representantes sociales de este nuevo Segura que Joaquín García Vicente quiere representar. Los vídeos también se reproducen de forma continua en el pequeño auditorio del museo, a solo unos pasos de la instalación. Merece la pena verlos y oírlos cómodamente.

Convivencia con la ciudad

«Es difícil pensar un lugar más idóneo que el Museo Hidráulico de Murcia para iniciar una conversación en torno a la convivencia entre el río y la ciudad», explica este socio del estudio Ad-Hoc y profesor honorífico de proyectos arquitectónicos en la Universidad de Alicante. «La instalación pretende convertirse en un cosmograma instaurando procesos abiertos de diálogo y explorando los diferentes cosmos que intersectan en la realidad compleja que llamamos ‘río’: agua, murciélagos, álamos, juncos, aneas… Pero también otros generados por agentes no tan fáciles de percibir como el cromo, los sulfuros, los atletas, los kayakistas o aquellos de índole religiosa como los generados por la Virgen de los Peligros y el Santuario de la Virgen de la Esperanza», continúa.

El río sobre el que nos quiere hacer pensar Joaquín García Vicente es un corredor natural y social en el que conviven martines pescadores y ciclistas, pequeños agricultores y habitantes de la ciudad. Un ecosistema al que los murcianos han dado la espalda durante décadas –por la contaminación, la humedad y la peste insoportable, el abandono de unas riberas insalubres...– y sobre el que, sin embargo, va a girar el nuevo modelo urbano de la ciudad.

Es lo que pretende el Ayuntamiento con su proyecto estrella, Murcia Río, y con sus iniciativas para proteger espacios e infraestructuras hidráulicas de la huerta que resisten milagrosamente el abandono, el urbanismo incontrolado y las agresiones –como el entubamiento de acequias, la tala de arboledas y la destrucción de edificios protegidos–.

Diferentes proyectos de conservación, aguas arriba de Murcia –Riverlink, Ripisilvanatura–, están ayudando a redescubrir el Segura como un cauce vivo y lleno de posibilidades: «Creo que es una gran oportunidad para que entre todos repensemos la relación con nuestro río generando una nueva cultura, superando la culpabilidad de tener un río contaminado y afrontar el futuro de una manera celebrativa y alegre», reflexiona el arquitecto y artista.

Al salir del imponente edificio asomado al río y cruzar el Puente de los Peligros que cose el barrio del Carmen con el centro de la ciudad, un Segura antiguo y nuevo al mismo tiempo –‘panta rei’– invita a pensar que es posible.

(Publicado en 'La Verdad' el 1 de mayo de 2016)

Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por Jaime, mayo 05, 2016
Ojalá se busque acercar a la gente al río, y no rodearlo de un jardín.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy