Portada Noticias El gato de los 100 millones de euros
El gato de los 100 millones de euros
( 7 Votos )
10.04.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

‘Lenteja’, hembra procedente del centro de cría de El Acebuche (Huelva), liberada en Sierra Morena el 10 de abril de 2015. FOTO: RAFA ALCAIDE / EFE

Salvado el peligro crítico de extinción, la recuperación del lince afronta otro difícil obstáculo: el económico

Científicos y técnicos analizan cómo pagar la conservación del felino más amenazado del mundo cuando Bruselas corte la financiación

Hay consenso científico en torno a un objetivo: llevar al lince tan lejos como sea posible

¿De dónde saldrá el dinero necesario para evitar la extinción del lince ibérico? La maquinaria de conservación del felino más amenazado del mundo es cara y la financiación europea no está garantizada a partir de diciembre de 2017, cuando finalice el proyecto Life + Iberlince, el tercer programa consecutivo concedido por Bruselas para salvar de la desaparición al escaso gato salvaje. Los expertos calculan que conseguir unas poblaciones viables, quizá en el año 2022, habrá supuesto un coste de cien millones de euros. Algo así como el precio de mercado de Cristiano Ronaldo o Neymar.

Salvado el peligro crítico de extinción, científicos y técnicos dan vueltas ahora a un problema quizá tan importante como la pérdida de calidad genética del ‘Lynx pardinus’ y la escasez de conejo, su presa predilecta: la financiación y el modelo futuro de un programa de conservación que hasta ahora ha liderado la Junta de Andalucía, con un apoyo discreto del Ministerio de Medio Ambiente, y Portugal, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia como socios en la aventura de recuperar la distribución histórica de una especie que en 2001 caminaba hacia la extinción cuando el censo reveló que, pese a que esperaban unos 500 ejemplares, en realidad quedaban solo 94.

Quince años después ya hay 404 en libertad –361 de ellos entre Doñana y las sierras de Jaén y Córdoba, y el resto en Badajoz, Ciudad Real, Montes de Toledo y el Algarve portugués–, como se expuso esta semana en el V Seminario Internacional de Conservación del Lince Ibérico, celebrado en Sevilla, un foro en el que investigadores, políticos, técnicos de la administración y divulgadores ambientales han analizado los principales retos sobre el futuro de este bello carnívoro.

De 'en peligro crítico' a 'en peligro': 404 ejemplares en libertad


El lince disfruta ahora de su mejor momento en las últimas décadas, con 404 ejemplares en libertad, la inmensa mayoría en sus dos núcleos principales –Doñana y Sierra Morena–, más otros 43 en las nuevas áreas de reintroducción de Castilla-La Mancha, Extremadura y sur de Portugal. El éxito indiscutible del proyecto de recuperación de sus poblaciones, apoyado en un exhaustivo seguimiento científico y en un programa de cría en cautividad, motivó que el pasado verano se le rebajara un grado a su situación de amenaza: según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el lince ya no está en peligro crítico de extinción, sino 'solo' en peligro de extinción. El reto que asumen ahora los responsables de salvar a esta especie es aminorarlo otro grado y que se le considere 'vulnerable'. «Los datos son esperanzadores», según el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Fiscal, quien destaca los 170 convenios de colaboración firmados con diferentes organizaciones y las 180.000 hectáreas en las que se ha mejorado el hábitat en esa comunidad para el 'Lynx pardinus'. Iniciativas que incluso han favorecido una «industria turística en torno al lince». Pero admite que «sin fondos europeos habría sido imposible». Y ese es el próximo desafío: pagar la costosa supervivencia de uno de los emblemas de la fauna ibérica.

Lo que cuesta salvar la especie: «Ha sido un programa caro»


«Ha merecido la pena cada euro gastado, pero ha sido un programa muy caro». Esta frase es de Urs Breitenmoser, zoólogo de la Universidad de Berna (Suiza) y reconocido experto en carnívoros, quien resalta este dato:el proyecto del lince ibérico es «quizá el único del mundo en felinos en el que veo progresos. En todos los demás casos que conozco solo se trabaja para reducir pérdidas». Pero en el congreso de Sevilla dejó claro que el futuro del lince es, posiblemente, una cuestión de dinero. Tener en la naturaleza unos 350 individuos maduros en el año 2022 sería un paso muy importante para evitar su extinción, señaló, pero ese hito supondría ampliar el coste del programa de conservación hasta los 100 millones de euros –ya se han gastado 70 en los últimos 15 años–. «No será fácil obtener más financiación y por eso hay que reducir costes y extender el proyecto a un territorio más amplio, con más socios implicados, y no solo instituciones, sino también del sector privado». El proyecto Life + Plus Iberlince, con un presupuesto de 34 millones, termina a finales de 2017 y hay muchas dudas acerca de que las autoridades europeas estén dispuestas a seguir financiando la conservación del felino; al menos con tanta generosidad. Por eso se busca un plan B.

Otra incógnita es quién liderará en el futuro la estrategia del lince. «Tiene que haber una decisión política clara, y encabezada por el Ministerio», proponen los responsables actuales, temerosos deque cada comunidad comience a enviar proyectos por su cuenta a Bruselas.  

Nuevos territorios: de Andalucía a ¿toda España?


Para salvar al lince hay que ampliar sus áreas de distribución, y no solo en Andalucía y comunidades limítrofes, sino aún más allá. En opinión de Germán Garrote, técnico de Iberlince, «todas las provincias pueden tener alguna zona adecuada». De hecho, en los planes de futuro de los expertos entran la Comunidad Valenciana, Aragón, La Rioja y Castilla y León. Y se analiza la viabilidad de un territorio de Granada que cuenta con suficiente alimento pero que sin embargo es atravesado por una carretera. «Hay que ir más allá de la situación que había en los años ochenta para aspirar a una distribución histórica que ocupaba toda la península». La gran cantidad de infraestructuras que han fragmentado el hábitat convierten esta aspiración en una utopía, pero hay consenso científico en torno a un objetivo: llevar al lince tan lejos como sea posible, crear nuevas poblaciones para aumentar su número de efectivos rápidamente y mejorar su diversidad genética. Osea, que urge encontrar nuevas zonas que sean óptimas para realizar reintroducciones, bajo estas premisas:las más adecuadas tendrán 20.000 hectáreas y una densidad de cuatro conejos por hectárea, aunque esta exigencia puede reducirse incluso a la mitad, tanto en superficie como en presas. Ycon corredores de conectividad mínimos de 600 hectáreas.

Seguimiento por radiocontrol: en el olivar y la montaña


«Hay que ser ambiciosos y plantear soluciones novedosas. Por eso es básico crear nuevos núcleos de población», plantea el director de Iberlince, Miguel Ángel Simón Mata, artífice de la exitosa recuperación del quebrantahuesos en Andalucía y que comenzó a ocuparse del lince en los años noventa del pasado siglo «con proyectitos de cinco millones de pesetas». Hoy lidera un equipo de biólogos, genetistas y otras especialidades científicas que se está llevando algunas sorpresas: como la gran capacidad del lince para explorar nuevos territorios y adaptarse a hábitats diferentes del monte bajo. Y es que no solo se mueve ya en el olivar, sino también en zonas frías y montañosas. Es el caso de ‘Kentaro’, que está protagonizando un viaje increíble desde los Montes de Toledo, donde fue liberado el 26 de noviembre de 2014, hasta La Rioja, pasando por Aranjuez (Madrid), Tarancón (Cuenca) y Zaragoza. Últimamente se le había localizado en Zamora. Le delata el collar emisor que se instala a cada animal liberado y que proporciona «una información impagable sobre el uso que hacen del territorio», añade Simón. Las más de 50.000 coordenadas obtenidas hasta el momento ayudan a conocer cómo y por dónde se mueven en libertad. Algunas de esas señales las emitió el dispositivo de radiocontrol de ‘Kung Fu’, soltado en 2014 en Ciudad Real y atropellado el 23 de diciembre del año pasado en Yeste (Albacete), a solo 17 kilómetros de las sierras de Moratalla.

Las amenazas: poco conejo y consanguinidad


Entre las amenazas que acechan al lince, la más apremiante es la falta de presas. La presencia de conejo se ha desplomado en toda España por una enfermedad –la neumonía hemorrágica vírica– y estos lagomorfos suponen el 95% de su dieta.  Mientras se trabaja en una vacuna y en reforzar sus poblaciones, los científicos se afanan en solucionar otro quebradero de cabeza: la pobreza genética de la especie, que ha perdido el 50% de su pureza en Doñana y el 20% en Andújar. «La consanguinidad es un círculo vicioso nefasto que puede precipitar una extinción», advierte José Antonio Godoy, experto en genética del CSIC. El intercambio de ejemplares entre distintas áreas y las aportaciones de los cuatro centros de cría en cautividad es la solución, aunque se asume que el manejo genético será necesario siempre. Los atropellos preocupan menos, pese a la alarma social que generan, pues se considera que los puntos negros de las carreteras tienen solución y que, al fin y al cabo, son un síntoma de que el lince está reconquistando sus viejos territorios.

Aceptación social: suspenso en comunicación


Centrados en aspectos biológicos o técnicos, los responsables de salvar al lince admiten una asignatura pendiente: transmitir a la sociedad que vale la pena invertir dinero en esta especie. «No hemos conseguido dar con la tecla», asume Miguel Ángel Simón, «y Bruselas nos ha leído la cartilla con la queja de que no sabemos hacer comunicación». Urs Breitenmoser va más allá y advierte de que hay que estar preparados «para el momento en el que pueda reducirse el interés público o cambie la perspectiva, cuando quizá el lince ya no esté tanto en los titulares». Una situación hipotética, alerta, en la que será más difícil «garantizar el apoyo político a nivel internacional y nacional, e incluso regional».

(Publicado en 'La Verdad' el 10 de abril de 2016)

Comentarios (12)Add Comment
...
escrito por Por qué excluyen a Madrid?, abril 10, 2016
En el seminario internacional sobre el lince ibérico que se celebró en octubre de 2002 en la localidad jienense de Andújar, se extrajeron varias conclusiones, reflejadas en un documento. Una de ellas, la nº 12, dice lo siguiente: "Aprobar y poner en marcha Planes de recuperación en Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura y MADRID".
¿Por qué ahora nadie menciona a Madrid?
La ex-directora del programa de cría en cautividad, Astrid Vargas, ya dijo en 2011 que Madrid podría albergar lince ibérico si hacía un esfuerzo.
Es muy llamativo que ni el sr. Germán Garrote, ni el sr. Miguel Angel Simón, ni el sr. Miguel Angel Ruiz que ha elaborado esta noticia, hagan referencia alguna a este dato.El suroeste de Madrid reúne más de 20,000 hectáreas adecuadas para albergar una población. Que tanta gente se ponga de acuerdo para excluir a Madrid de la recuperación de esta especie empieza a parecer una conspiración.
...
escrito por Frank Inspector, abril 10, 2016
La recuperación de esta y cualquier otra especie, es muy compleja (ya se ve), por lo antropizado que está todo. Puedes tener éxito con la cría en cautividad (que no siempre se tiene), pero luego, tienes una barrera aún más difícil de salvar, la falta de territorio, la falta de presas, y por supuesto, la falta de respeto por la vida de muchos individuos. En un país en que se autoriza a cazar al lobo, al zorro casi se le considera una plaga,.. Tiene cabida el lince?. Sí, os digo como. Si se le incluye como especie cinegética, ya veréis ya, como se movilizarían, igual que con el Arrui, por ejemplo. De todas formas, aunque no lo sea, siempre habrá desaprensivos que no dudarán en tirarles, o envenarles, por gusto y/o para defender a sus conejos (ya lo hacen con los zorros, rapaces,..).
Para poder introducir al lince con éxito, es necesario terreno (cosa cada vez más difícil) y presas, contar con el beneplácito de todos los Navarros (no te ofendas, Navarro, es una forma de mencionar a todos los propietarios), agricultores,.. Con el respeto de los cazadores, concienciar a los conductores (cuántos caen por atropellos) para que reduzcan y cumplan los límites de velocidad...
De nada sirve destinar todo el dinero del mundo en su cría, seguimientos,... Si no se le puede garantizar un mínimo de viabilidad, es tirar el dinero, y perder a unos increíbles animales.
...
escrito por Bullero, abril 10, 2016
Van a llover las demagogias y populismos...yo me callo por si acaso....pero como dice Frank inspector, al igual como se pretende -y lo están llevando a cabo al sur del Duero- declarar especie cinegética al lobo ibérico, habrá que hacerlo con el lince para que los escopeteros contribuyan a su expansión y defensa para después poder matarlos a tiros.
...
escrito por M. A. Ruiz, abril 10, 2016

Hola 'Por qué excluyen...', asistí a todas las sesiones del congreso y no solo no aprecié conspiración alguna, sino todo lo contrario. Germán Garrote dejó claro que, a priori, el lince puede tener presencia en todas las comunidades de España, pero tiene que haber voluntad política para sumarse a un proyecto que es caro y puede que socialmente conflictivo. Los técnicos del Iberlince hablaron de unas comunidades con las que ha habido algún tipo de contacto y se ha visto predisposición. Habría que preguntar al Gobierno regional de Madrid si quiere involucrarse en el programa.

Un saludo.
...
escrito por Murcia desastre sin igual, abril 10, 2016
En Murcia hemos tirado el dinero, cualquiera con nociones naturalísticas/cazadoras sabe donde está el conejo en Murcia, también los técnicos, pero el proyecto les ha permitido salir en la foto, y algunos seguir tirando en tiempos difíciles.

En Murcia, como el resto de fauna amenazada se recuperará por la inercia de otras CCAA, de ONG's o de administraciones distintas a la de medio ambiente, como ha ocurrido con la nutria, buitres, qubrantahuesos, o bien a la propia dinámica de la especie
...
escrito por Toni Llobet, abril 10, 2016
Una pregunta: es cierto que el lince (y es cierto que el tal Kentaro en concreto lo ha demostrado) puede alimentarse de corzos? Sin poner en duda que el conejo es una presa óptima e imprescindible para el lince, allá donde ha sobrevivido hasta nuestros días: es posible que el lince pueda sobrevivir también con un par -o menos- de corzos a la semana? Tal vez en densidades menores, o con patrones de distribución distintos a los observados en el siglo XX, cuando el corzo era casi inexistente allí donde el lince había desaparecido. Sugiero y pregunto si alguien sabe la respuesta: se ha contemplado la posibilidad de que puedan existir poblaciones de lince que tengan al corzo como base de su dieta? Gracias!
...
escrito por M. A. Ruiz, abril 10, 2016

Hola Toni, se sabe que, efectivamente, Kentaro está cazando corzos durante su periplo por el norte de España. Y puesto que el lince ha tenido presencia histórica en toda la península, por lógica hay que pensar que su dieta no se basaba exclusivamente en el conejo en otras épocas. Al menos en esas latitudes.

Saludos.
...
escrito por Por qué excluyen a Madrid?, abril 10, 2016
M. A. Ruiz, gracias por la respuesta. Entonces si los responsables del Life no tienen inconveniente en trabajar en Madrid, el único obstáculo estaría en los responsables del gobierno de la Comunidad de Madrid, o de su Consejería de Medio Ambiente, que serían, entiendo, los que se niegan activamente a participar en el proyecto Life. Y cabe preguntarse cómo es posible que no quieran involucrarse en este proyecto cuando todas las comunidades autónomas se están involucrando voluntariamente. Madrid está haciendo el ridículo y quedando en evidencia.
Un saludo y gracias.
...
escrito por Por qué excluyen a Madrid?, abril 10, 2016
Por cierto, enhorabuena por el artículo. Olvidaba comentar que, respecto a que es un proyecto caro y que puede ser socialmente conflictivo, la verdad es que la conflictividad social del lince es practicamente nula o anecdótica, por tanto en ese sentido no veo gran problema. En cuanto a que es un proyecto caro, Madrid es una de las comunidades autónomas digamos más "ricas" del Estado (sobre todo respecto a otras que parecen predispuestas a participar en el Life, como Aragon)lo que tampoco creo que fuera un problema. También creo que el dinero se puede gastar mejor.
...
escrito por Navarro, abril 11, 2016
Frank, lo que siempre he pretendido es que se tenga en cuenta al que pone lo mas basico, y es la mayor aportacion individual. Nosotros ponemos el suelo y la administracion la pasta. Apartir de aqui se construye el edificio del medioambiente. Si en lo que me afecta, nosotros ponemos mas del 95% de un parque. Logico es que se cuente con nosotros de forma prioritaria. Sobre el lince, todos queremos un lince por la finca. Pero no todos quieren que te pongan un comisario politico detras de la oreja. Excepto algunas personas que son anticapitalistas, antipropiedad privada y anti derechos individuales, creo que todos tenemos los mismos objetivos. La diferencia esta en las formas, no en el fondo. Un ejemplo esta en como han invertido el presupuesto, se quejan de que se ha gastado poco en publicidad ( informacion a niños y politicos, que es lo mismo a la hora de pensar), y demasiado en aumentar el numero de linces. Es lo que he interpretado de este asunto. Espero que el proyecto pueda seguir contando con fondos, aunque lo quiten de la publicidad.
...
escrito por Bullero, abril 11, 2016
Pues mira, entre la escasez de grandes espacios, los venenos, los turistas, la escasez de alimentos, la parcelacion del terreno, las sendas convertidas en caminos y estos en pistas asfaltadas (para delicia de los coches y 4x4), casas de campo, chales, hoteles rurales, etc., etc., le veo muy mala continuidad a la especie.
...
escrito por jpct, abril 11, 2016
Es evidente que la conservación del lince pasa por incentivar hábitats de calidad y posiblemente tomar alguna medida cara e impopular de cara a que estos hábitats se mantengan, así como trabajar con entidades solventes y bien establecidas de custodia del territorio (no cazasubvenciones). Porque los propietarios de los terrenos de calidad pueden ser la clave para que esta "romántica idea" tecnocientífica de que no se extinga pase a ser viable sin su asistencia en el medio-largo plazo. Un ejemplo de la antología del disparate en este sentido es la carretera Almonte-Matalascañas y el entorno de Doñana.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy