Portada Noticias Doscientos kilómetros de bosques sumergidos ‘cuidan’ el litoral murciano
Doscientos kilómetros de bosques sumergidos ‘cuidan’ el litoral murciano
( 4 Votos )
21.03.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Posidonia oceánica en el litoral de la Región. FOTO: J. M. RUIZ

El Centro Oceanográfico de Murcia coordina el ‘Atlas de las praderas marinas de España’, el primer estudio global sobre estos ecosistemas

La Manga, Calblanque, Cabo Tiñoso, Mazarrón y Marina de Cope tienen las mejores poblaciones

La buena salud del litoral depende en gran parte de los bosques sumergidos, las extensiones de plantas acuáticas que filtran el agua, contienen la fuerza de los temporales y sirven de refugio a los peces, que crían y se alimentan en este ecosistema tan necesario como poco estudiado. Sobre la situación de las poblaciones de fanerógamas –o angiospermas– no existía hasta ahora suficiente información, una laguna científica que ha resuelto el ‘Atlas de las praderas marinas de España’, presentado el pasado jueves en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Una publicación coordinada por el Centro Oceanográfico de Murcia (dependiente del Instituto Oceanográfico Español, IEO) que analiza en detalle los 1.618,89 km2 ocupados por estas praderas en los fondos marinos españoles.

El ‘Atlas de las praderas marinas de España’ –disponible en breve en la web del IEO– recoge toda la información útil disponible, recopilada a lo largo de los últimos treinta años, sobre el área de distribución de las cinco especies de angiospermas con presencia en el litoral español: ‘Posidonia oceánica’, ‘Cymodocea nodosa’, ‘Zostera noltii’, ‘Zostera marina’ y ‘Halophila decipiens’. La especie dominante es la posidonia, que solo se encuentra en el Mediterráneo y hasta una profundidad de 35 metros.

En el litoral de la Región, estas praderas se extienden sobre 202,45 km2, «de los cuales 112,86 corresponden a ‘Posidonia oceánica’, 89,36  a ‘Cymodocea nodosa’ y 0,22 a ‘Zostera noltii’», explica a ‘La Verdad’ el biólogo Juan Manuel Ruiz Fernández, uno de los editores de la publicación y responsable de la red de seguimiento de las praderas de posidonia oceánica en la Región. «En el Mar Menor, más del 50% de los fondos de la laguna se encuentran colonizados por praderas de ‘Cymodocea nodosa’ y un 1,08% por ‘Ruppia cirrhosa’, la mayor parte de esta última localizada en La Encañizada e inmediaciones», añade este investigador, que ha pasado los tres últimos años, junto a compañeros del Centro Oceanográfico, «revisando, filtrando y recopilando todo tipo de información cartográfica» y «trabajando conjuntamente con los equipos de expertos que en cada región se han encargado de redactar el capítulo correspondiente».

Esta obra colectiva –en la que han participado 84 expertos de todas las comunidades costeras, instituciones científicas y administraciones– revela las principales agresiones que dañan las praderas sumergidas: los vertidos de aguas residuales, industriales y de la minería, la construcción de playas artificiales y puertos, la pesca de arrastre y el fondeo incontrolado de embarcaciones.

La regresión de las praderas marinas en Murcia ha afectado directamente a un 10% de su superficie original, informa Juan Manuel Ruiz. «De esta proporción, más del 50% ha sido causado por la pesca de arrastre en las últimas décadas; un 18% por la construcción de infraestructuras portuarias; un 5,4% por la creación de playas artificiales; un 3,6% por las granjas marinas; y más de un 1% por el trazado de emisarios», detalla. «Y un 4% de la superficie actual de praderas se encuentra en un estado degradado debido a la influencia de vertidos y contaminación. A esto hay que añadir 2,75 km2 de praderas marinas que fueron sepultadas por los residuos tóxicos de la minería en la bahía de Portmán», añade.

Las praderas más extensas y con mejor estado de conservación se localizan frente a La Manga, Calblanque, Cabo Tiñoso, Mazarrón, Marina de Cope y la costa entre la ciudad de Águilas y el límite con Almería. Las praderas de posidonia más amenazadas por el impacto de la actividad humana se localizan frente a San Pedro del Pinatar, la bahía de Mazarrón y las bahías de Calabardina y Levante de Águilas.

«De la existencia de estos ecosistemas dependen muchos de los aspectos que determinan la importancia y valores de la costa española: la calidad de las aguas para el turismo y la acuicultura, la existencia de las playas, la pesca, el buceo, etc. Tienen, por tanto, un enorme valor socioeconómico y cultural, además de su excepcional valor ecológico», insisten los editores de la publicación.

Solo un metro cuadrado de estas plantas es capaz de producir cada día entre 10 y 15 litros de oxígeno. O sea que más nos vale conservarlas.

(Publicado en 'La Verdad' el 21 de marzo de 2016)

Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por Jose A. García Charton, marzo 21, 2016
Enhorabuena a Juanma por la obra, y por su trabajo y perseverancia durante tantos años en pro del estudio y conservación de estos bosques marinos tan esenciales para el funcionamiento de los ecosistemas costeros.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy