Portada Noticias Mil años destruyendo la huerta de Murcia
Mil años destruyendo la huerta de Murcia
( 11 Votos )
10.01.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Camino de palmeras junto a la casa-torre de Rocamora (o de los Miralles), en la pedanía murciana de Los Ramos. En la siguiente imagen, cuadro con los servicios ecosistémicos de la huerta a través de la Historia. FOTO: GUILLERMO CARRIÓN

Un estudio de la UMU documenta los cambios de este «agro-ecosistema» a través de la Historia

El Segura ya era un río contaminado en el siglo XIV y los repobladores cristianos no supieron aprovechar la cultura hidráulica musulmana

Si todavía es un placer pasear por la huerta de Murcia, imaginen hace mil años, durante el periodo musulmán, cuando se construyó el complejo entramado hidráulico que sigue regando este singular espacio agrario ligado al río Segura y al área metropolitana de la capital de la Región. Y aunque ya está lejos de ser considerado un «agro-ecosistema» sostenible, lo cierto es que la trama de minifundios se conservó con una calidad más que aceptable hasta los años sesenta del siglo pasado, como revela un estudio científico que documenta los cambios –a peor, han acertado– experimentados por este enclave desde antes del año 713 hasta la actualidad. La investigación, ‘Evaluación de los servicios ecosistémicos de un socio-sistema singular a través de la Historia: la huerta de Murcia’, es obra de los profesores de la UMU María Rosario Vidal-Abarca Gutiérrez, María Luisa Suárez Alonso y Pedro Gutiérrez González, que han revisado toda la bibliografía disponible para llegar a una conclusión: la huerta de Murcia alcanzó su máximo esplendor durante la dominación árabe (713-1243), la etapa en que proporcionó una mayor cantidad de servicios, y ha sufrido una degradación acelerada en los últimos cincuenta años.

Estos dos hitos ya son conocidos, pero lo interesante es conocer el cómo y el porqué, dos preguntas que son respondidas por este trabajo que acaba de publicar la revista digital ‘Ecosistemas’, editada por la Asociación Española de Ecología Terrestre (AEET).

Sin huertanos no hay huerta –de acuerdo con el estudio–, entendiendo ‘huertano’ como habitante permanente que domina un conjunto de saberes tradicionales y que los aplica en beneficio propio y del espacio en el que vive. Porque entre los principales motivos que explican el deterioro del paisaje tradicional y la consiguiente pérdida de los beneficios que ha proporcionado durante siglos figuran las despoblaciones periódicas –por guerras, éxodo rural, epidemias o hambrunas– y también por la escasa pericia de los nuevos colonizadores cristianos, que en dos periodos históricos concretos –reconquista, en el siglo XIII, y expulsión de los moriscos, en el XVII– no supieron aprovechar la cultura hidráulica musulmana.

La recopilación de la documentación histórica aporta datos curiosos, como que los problemas de contaminación del río Segura arrancan en el siglo XIV, entonces por los residuos derivados de la manipulación del lino y el cáñamo. Quinientos años después, la industria conservera y los vertidos urbanos sin depurar convertirían el cauce en una cloaca a cielo abierto.

Para abordar la historia socio-ecológica de la huerta, los investigadores del Departamento de Ecología e Hidrología de la Universidad de Murcia han establecido ocho periodos temporales y tres funciones básicas –de abastecimiento, de regulación y culturales–, analizadas a su vez a través de 31 subcategorías –alimentación, regulación climática, depuración del agua, control biológico, conocimiento tradicional, educación ambiental, ecoturismo...–. En el cuadro adjunto se muestra qué servicios ha ofrecido a lo largo del tiempo el agrosistema que define este paisaje tradicional de Murcia, lo que proporciona pistas acerca de sus transformación en el tiempo. 

Sin protección legal

Si hasta el siglo XIII la huerta era un proveedor de servicios naturales a pleno rendimiento, con una gran variedad de cultivos, en la actualidad ha quedado reducida a un entorno dedicado al ocio, «actualmente desprotegido y desvinculado de la sociedad murciana» pese a su condición de «paisaje singular», advierten los autores del estudio, que llaman también la atención sobre una importante carencia: la huerta de Murcia no cuenta con una figura legal de protección, salvo catalogaciones parciales, como las referidas a elementos patrimoniales considerados Bien de Interés Cultural (BIC).

«Para conservar lo que queda hay que establecer un perímetro de protección, delimitar bien la huerta y definir una estrategia para que mantenga su función», opina María Rosario Vidal-Abarca, coatura del estudio. «Y si un propietario no puede cultivar o mantener su parcela, habría que buscar fórmulas alternativas, como la cesión de terrenos con alguna compensación», añade.

«No podemos dejar que cada propietario haga lo que quiera, porque tenemos una responsabilidad con las generaciones futuras», insiste Vidal-Abarca. Porque es urgente, según su criterio, frenar la transformación del paisaje agrario típico en una urbanización incontrolada de viviendas unifamiliares. Una extensión de la ciudad en la que el chalé ostentoso ha sustituido a la barraca o la casa-torre.

Aunque tardías, las demandas de asociaciones como Huermur o Murcia Huerta Viva han situado el foco informativo sobre un tesoro natural y etnográfico despreciado durante décadas. Un olvido que pretende compensar en parte el Ayuntamiento con un plan de recuperación que claramente llega demasiado tarde.

Estudio disponible en este enlace.

(Publicado en 'La Verdad' el 10 de enero de 2015)

Comentarios (6)Add Comment
...
escrito por Antonio, enero 10, 2016
En tres días entubaron unos doscientos metros de acequia -El Batán- en plena huerta, entre Aljucer y el Camino del Badén. Ante la perplejidad de los vecinos que nos levantamos una mañana y vimos la maquina excavadora al tiempo que un camión traía los tubos. Cuando nos venimos a dar cuenta la acequia ya estaba tapada. Al parecer, el nuevo propietario de la finca, para ganar un palmo de terreno, se acogió a la oferta del ayuntamiento (según se comenta), que regala los tubos y los pone a disposición del propietario para que éste acometa la obra. Una acequía de cientos de años que se conservaba practicamente igual que cuando era chico, y tengo mas de cincuenta años.
...
escrito por Don Luis, enero 10, 2016
Listos que son los murcianos.
...
escrito por Murcianolisto, enero 10, 2016
Vamos que los iberos Romanos etc no sabían cultivar ni regar ni nada y por eso desaparecieron y por lo leído nosotros estamos vivos de puro milagro.
Que empeño en hacernos creer que los musulmanes aportaron paz y tecnología y todo era happy way

...
escrito por Maria Luisa, enero 10, 2016
Tenemos una responsabilidad con nuestra huerta murciana y con nuestros descendientes y no es otra que preservarla por el bien de todos.Deseo que cualquier gobierno que tengamos,sea del partido que sea,tenga la suficiente sensibilidad,para acometer su preservación y puesta en valor,como prioridad de todos los murcianos.
...
escrito por pacobel, enero 10, 2016
La historia esta muy bien para informar sobre la historia.La realidad es que la huerta se ha destrozado en los ultimos 40 años.
...
escrito por Navarro, enero 10, 2016
Murcianolisto, menos mal que alguien se deja del buenismo ciego. Que yo sepa los romanos serian muy buenos con Murcia al construir las primeras acequias, pero en Cartagena dejaron un pastel de contaminacion por metales pesados que sufrimos aun hoy en dia, por mucho que algunos se empeñen en declarar las fundiciones Bic, y los depositos de escorias como paisajes protejidos, incluso algun listillo pide que se declaren reserva de la biosfera, pero llevas una seta a analizar y se te caen los huevos al suelo. Yo tengo un trozo donde habia una antigua fundicion y no hay forma de que en europa dejen entrar una lechuga o un melon de ese trozo. quizas don Garcia del Toro tenga que volver a explicarles a los de la capital, eso de roma, los iberos y los argaricos. Por que parece que aun no lo tienen bien cogido. Pero cierto es que la huerta se extendio con los sirios que construyeron Murcia, junto o sobre los poblados iberos, y las fincas romanas. De todas formas los del buenismo que se pasen por la Mula antigua y vean la capa de cenizas.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy