Portada Noticias «Nos han robado el paisaje»
«Nos han robado el paisaje»
( 3 Votos )
26.04.15 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

El artista alicantino Daniel G. Andújar, en el Centro Puertas de Castilla de Murcia frente a una proyección de su vídeo 'Territorios'. FOTO: ALFONSO DURÁN

Daniel G. Andújar, pionero del ‘arte en la red’, denuncia la corrupción política y la depredación del territorio en un vídeo realizado para el Centro Puertas de Castilla de Murcia

«Tengo archivadas en mi memoria imágenes de La Manga con dunas, edificios muy aislados...»

«Como sociedad tenemos que hacer una lectura muy crítica porque nosotros hemos permitido esto»

«No busco conflictos». Lo dice y su voz suena sincera, aunque cuesta creerlo después de contemplar el vídeo que ha creado para el Centro Puertas de Castilla de Murcia, una pieza de poco más de veinte minutos en la que se suceden más de cien fotografías de La Manga, desde 1963 hasta la época actual, que reflejan la degradación de lo que en su día fue un espacio natural único. Con cada imagen se proyecta un mensaje crítico con la corrupción política y el urbanismo incontrolado –todos escritos por usuarios reales de Twitter, uno de ellos, glub, este periodista–, que el pajarito azul de la red social saluda con un aleteo. De fondo se escucha el sonido de máquinas tragaperras y una voz que recita la Constitución española. Mientras el visitante asiste a un recorrido histórico por el ‘tetris’ de edificios que ha ocupado casi todo el espacio disponible sobre la barra de arena, los nombres de cargos públicos como Bascuñana, Valcárcel, Miguel Ángel Cámara y Pilar Barreiro, entre otros, desfilan bajo un soniquete hipnótico.

Esta obra no le va a hacer muy popular entre determinados políticos de Murcia.

– Pueden decirme que estoy criticando al PP de Murcia, pero esto no es solo un tema político o de partido, sino toda una idiosincrasia. Como sociedad tenemos que hacer una lectura muy crítica porque hemos sido nosotros los que hemos permitido esto: casi todo el mundo estaba de acuerdo en generar un ‘statu quo’ en el que se movía dinero apelando al progreso porque se esperaba un beneficio personal.

Daniel G. Andújar (Almoradí, Alicante, 1966), pionero del ‘arte en la red’, controvertido creador plástico y activista, conversa con ‘La Verdad’ sobre el ‘artefacto’ de denuncia social que estará activo hasta el 15 de mayo. Una pieza titulada ‘Territorios’ con la que mete el dedo en la llaga: precisamente la Región de Murcia, precisamente el ladrillo, precisamente en la precampaña electoral. La cara y la cruz de las nuevas tecnologías, la perversión de la democracia y las relaciones sociales en el universo digital son los conceptos sobre los que gira la obra de este creador autodidacta, fundador de la corporación ficticia Technologies To The People, que exhibe hasta el 4 de mayo en el Museo Reina Sofía de Madrid una potente exposición –Sistema Operativo– donde recoge cincuenta instalaciones de las últimas dos décadas y otras realizadas expresamente para esta muestra. Piezas como, por ejemplo, una maqueta que se levanta sobre un paisaje construido con billetes de 500 euros en torno a la cual se escuchan nueve conversaciones de empresarios y concejales implicados en casos de corrupción en la costa alicantina.

¿Por qué La Manga y por qué la Región de Murcia?

Nací en la Vega Baja del Segura y tengo una vinculación muy evidente con este lugar, donde iba mucho de excursión cuando era niño; los recuerdos son muy simbólicos y también muy cercanos y emotivos. Esa degradación del paisaje ha ocurrido también en Guardamar, La Mata, Torrevieja... Llega un momento en el que ya no podemos reconocer ese paisaje, algo que tiene que ver con una idiosincrasia y unos fenómenos en los que todos estamos inmersos. La crisis y el cambio de modelo económico explican todo esto. Estamos en una zona donde se vive y se come muy bien, con un sol que envidia toda Europa, pero no hemos sabido explotar esto en su dimensión más sostenible. Y esa gran pérdida está representada en el paisaje, que está contaminado.

Presenta la costa murciana como modelo de saturación urbana.

– Llega un momento en el que ese muro de hormigón que se ha construido alrededor de la costa mediterránea representa para mí el paisaje visual del mundo contemporáneo, tan contaminado por la publicidad, los impactos visuales que en este caso no nos dejan ver el mar y que en el campo de las imágenes nos impiden ver la realidad, lo que hay detrás.

La suya es una mirada crítica y nostálgica...

– Esas imágenes de La Manga en los primeros años setenta están archivadas en mi memoria: recuerdo dunas, recuerdo la playa, edificios muy aislados y en general espacios poco urbanizados. Siempre veías el mar a un lado y a otro.

¿Siente que le han quitado algo?

– Evidentemente nos han robado el paisaje; a todos, porque es parte de nuestro patrimonio. El paisaje y la forma de vida, incluida la gastronomía, forman parte del proceso cultural, y nos estamos desvinculando de todo esto. La gente ha vendido sus tierras pensando que se iba a enriquecer, y ese territorio a lo mejor se ha estado transmitiendo a lo largo de generaciones y generaciones. Esa ruptura es muy grave; puedes reconvertirte y retirarte de la huerta, por ejemplo, pero la huerta hay que protegerla. Por eso habría sido una buena inversión preservar nuestro entorno más singular.

Le preocupa el medio ambiente...

– Mucho, y creo que debería preocuparnos a todos. Google Earth nos ha enseñado que el planeta es más pequeño de lo que creíamos y además es finito. Si destruyes un territorio quizá puedas recuperarlo porque tenemos tecnología, pero eso nos va a costar más que todo lo que hemos ganado durante estos años.

Un discurso conservacionista en un artista tan poco conservador...

– Desde luego no soy conservador, ni tampoco conservacionista a toda costa; soy partidario del desarrollo, pero de un desarrollo sofisticado y sostenible. Tenemos cosas que increíblemente no exportamos, como el sol; en Alemania, donde paso mucho tiempo, resulta que explotan este recurso mucho más que nosotros porque han desarrollado una tecnología y están convencidos de que es la energía del futuro. ¿Por qué no hacer todo lo que ya hacemos, pero mejor aún? La gastronomía, los productos agrícolas...

Usar la tecnología para mejorar nuestros puntos fuertes.

– En mi obra hablo del postcapitalismo, que no significa explotar los recursos sino saber hacer las cosas. Tu capital simbólico, tu fuerza, es saber aplicar ese conocimiento a lo que haces. Pero si te dedicas a vender tu territorio, te estás vendiendo muy barato.

Su exposición ‘La cultura del ladrillo’ ya anticipó en 2004 el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Lo vio venir antes que los banqueros y los ministros de economía.

– Eso parece (risas). El ‘boom’ inmobiliario estaba claro que era insostenible, lo que pasa es que nos engañan; tienen los datos y manejan y controlan las crisis.

En ‘Objetos de deseo’ convirtió en obra de arte la voz de políticos corruptos. ¿Se lo merecían?

– No, creo que no. Pero prohibí dar nombres; de hecho, algunas de las voces están interpretadas por actores, aunque la mayor parte son testimonios reales. No creo que se lo merezcan, pero una de las funciones del arte es conocer la historia y reconocer el presente. Por eso en ‘Territorios’ es importante dejar constancia de los tuits, ya que retratan el momento y cuando pasen unos años generarán el contexto.

En ‘Territorios’ refleja lo que considera un desastre social.

– Así es. Evidentemente, quien ha metido la mano es un ladrón, pero de alguna forma ha habido un consenso. Eso tan típico de que quiero hacerme un sobreático y como no es legal lo arreglamos porque conocemos al arquitecto municipal.

Algunos tuits son muy duros.

– No hay que entender este mensaje solo en términos políticos, sino sobre todo en clave ciudadana. Quizá estaríamos igual si hubiera gobernado otro. Recuerdo que cuando llegué a Barcelona, allí se hablaba de la corrupción como si fuera algo que solo nos afectara a los valencianos. Yahora hemos descubierto que ellos lo hacían mejor: resulta que los catalanes eran mejores corruptores porque lo hacían de tal manera que no se enterase nadie, con el presidente y hasta el último mono implicados.

¿Qué espera de las elecciones?

– No creo que hayamos aprendido la lección, pero al menos sí estamos en el proceso. Tenemos un complejo con la politización, y una parte importante de la vida es la política, pero no solo los partidos, sino el hecho de participar cívicamente en las decisiones que afectan a tu ciudad.

La reflexión sobre internet es una de las claves en su obra...

– Igual que destruimos el paisaje físico, ocurre que el paisaje visual está completamente contaminado. Hemos dejado de ir a la universidad, a la biblioteca, al museo o al archivo porque estamos viviendo dentro de ese caos. Todos llevamos un teléfono que es un dispositivo electrónico que es nuestra identificación en esa red. Yocurre que cada vez hay más acceso a esa malla de información, pero hay tal nivel de saturación que no hemos podido adaptar unas técnicas pedagógicas para entender o interpretar  cómo se maneja esto.

Usted ha dicho que cuando nos abrimos una cuenta en Facebook estamos firmando un contrato con el demonio.

– Es que le estás dando tu alma. Trabajamos todo el tiempo, sin ser conscientes, para Facebook y Google. Desde el momento en que nos echamos un teléfono móvil al bolsillo llevamos encima un instrumento de vigilancia. Estamos absolutamente atrapados, y nadie nos ha explicado que las tecnologías de información y comunicación ejercen una función de control y vigilancia. Continuamente nos vigilan y nosotros estamos controlando a otros, todo el tiempo. La única manera de salir de esta situación es ser un ‘hacker’: conocer muy bien el sistema para engañarlo.

¿Y eso es posible?

– Solo si eres un experto. Pero la privacidad es el primer contrato que hemos asumido. Las generaciones actuales no saben lo que es la privacidad, es algo que no existe como concepto porque ya no hay donde esconderse.

¿Qué ha aprendido de sus conflictos legales? [su web e-valencia fue denunciada por la Consejería de Cultura valenciana, y también fue llamado al orden por una polémica instalación en la Universidad de Alicante]

– Que una parte del trabajo del artista consiste en crear espacios de resistencia. Claro que me pueden denunciar, pero hay que resistir, esas conquistas del arte no se pueden perder. También he aprendido que el lenguaje visual tiene una gran capacidad. Y que si lo sabemos utilizar y encima dejamos que otros lo interpreten, les puede empoderar.

¿Es necesario crear polémica, llamar la atención?

– Cuando hay problemas siempre digo que vamos bien. No me gusta montar el escándalo por el escándalo. No me gusta buscar conflictos porque los conflictos vienen solos y tampoco es cuestión de estar todo el día en el juzgado o declarando ante el juez porque las leyes son cada vez más restrictivas. A mí lo que me interesa no es tanto la cara A de la fotografía sino trabajar en la estructura, en el lenguaje puro y duro. Lo demás ya lo hace la publicidad, que ha sustituido el trabajo tradicional que hacían los artistas, que es crear esos imaginarios, modas y tendencias visuales, y que ahora sirve para vender chorradas como hamburguesas o calzoncillos.

¿Qué mensaje quiere transmitir con  ‘Territorios’?

– Me gustaría que nos viéramos a nosotros mismos en ese espejo y que pensemos que lo podríamos haber hecho mejor.

(Publicado en 'La Verdad' el 26 de abril de 2015)

Comentarios (8)Add Comment
...
escrito por Antoine, abril 26, 2015
No , no es critica al PP , pero da la casualidad que a todos los que nombras son del PP y de los ultimos 15 años......y hablas de La Manga de los 60.
...
escrito por Antoine, abril 26, 2015
y Tú de Alicante , vienes aquí a Murcia a criticar a Murcia ????? , pero que criticas....será que en Alicante estan hartos de tï.
La Comunidad Autonoma de Murcia es una de las que mas Km de costa y parques protegidos tiene de España.
...
escrito por Navarro, abril 26, 2015
Zas, en to los morros. Yo vivo en la manga, cuando voy a Torrevieja me pasmo. Hay que tener morro para comparar, esa sensación de agobio, de necesidad de huir que siento en Torrevieja, no existe en la manga. No nos robaron el paisaje, la gente pago sus dineros por el. Yo no puedo star mas agradecido a toda esa gente que compro una casa y dio trabajo a mi padre, mis tios, mis primos... Que lo tengan claro, los indígenas si estamos agradecidos, por que gracias a esa gente de Madrid, País Vasco, Castilla la mancha, Alemania, el reino unido, Belgas, y franceses, los últimos los noruegos. No pasamos hambre, no emigramos a trabajar en una oscura fabrica en barselona, ni a las fabricas alemanas. Gracias a Tomas Maestre y los políticos de Madrid, por que donde solo malvivían unas pocas familias, hoy viven miles. Gracias por la Manga Club, un ejemplo en la región, donde comen 500 familias. Pero estos hijos de papa, que saben de donde sale el dinero. Igual piensan que crece en los arboles, o viene de subvenciones europeas.
...
escrito por Jose, abril 26, 2015
No solamente nos han robado el paisaje, sino que lo siguen haciendo, impunemente (la huerta de Murcia, sin ir más lejos), y con más brío si no fuera porque algunos se lo impiden (léase ecologistas), baste pensar en Marina de Cope, la Zerrichera, Novo Carthago, sierras del Valle y Carrascoy... Bravo por un artista que no solamente nos habla de paisajes interiores, sino del paisaje de todos... Los que hablan sin saber se califican a sí mismos, así que no merece la pena rebatirles... Enhorabuena!!
...
escrito por Rocky, abril 27, 2015
Noooooo, que vaaaaaaa, en La Manga no da sensación de "de agobio" ni de "hui", nooooooo. La Manga es un espacio abierto integrado en el entorno como pocos, de hecho estás allí, y te piensas que estás en una isla paradisiaca del caribe, y te dan ganas de dejarte barbas y melenas y ponerte un taparrabos y todo
...
escrito por Frank Inspector, abril 28, 2015
Es curioso cómo sale la vena "patria" de algunos. Está muy bien sentirse orgulloso de tu tierra, pero también hay que ser sinceros. Acaso ahora resulta que La Manga es un ejemplo mundial de buen hacer sostenible?. Si se la han cargado. Que no da sensación de agobio?. Es una ratonera!. Este verano pasado se me ocurrió ir y en qué me vi de poder salir de ella. A qué políticos si no va a nombrar??. Cuánto lleva gobernando el PP en esta región?. O la culpa la tiene también ZP?. Que la costa murciana, por suerte, aún no llega a parecerse a la de Alicante, no será porque nuestros políticos no lo intentan
...
escrito por JM, abril 28, 2015
No solo nos han robado el paisaje; nos han robado el país: Tudmiria, País del Segura o cómo queráis llamarlo. ¿Cómo, 40 años después de la muerte de Franco, pueden seguir diciendo que los naturales de cualquier parte de la cuenca del Segura (en este caso la Vega Baja, como yo) es 'alicantino', 'albaceteño', 'almeriense' o lo que sea? Los segureños, en materia territorial estamos metidos en un pozo con fango hasta el cuello. Enhorabuena al autor del video y gracias por la entrevista. Viva nuestra tierra, tanto de la Región de Murcia los que nos arrancaron para ponerla bajo administración andaluza, castellano-manchega o valenciana. Un saludo.
...
escrito por JM, abril 28, 2015
"tanto de la Región de Murcia como la que nos arrancaron", quería decir.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy