Portada Noticias A la zanahoria marina, ni agua
A la zanahoria marina, ni agua
( 1 Voto )
17.04.15 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

La parcela investigada de La Manga que ha sido roturada en tres ocasiones. FOTO: JORGE SÁNCHEZ / ANSE

Tres roturaciones en La Manga amenazan la supervivencia de una especie de  planta amenazada

La Fiscalía de Medio Ambiente investiga el caso por un posible delito contra la flora

No es fácil ser una zanahoria marina en La Manga, sobre todo si te da por crecer en un solar urbanizable situado en primera línea de playa. En ese caso, tu vida corre peligro, por mucho que seas una especie de flora amenazada y formes parte de las escasas poblaciones localizadas en la Región. Es lo que ocurre, ni más ni menos, con los últimos ejemplares de ‘Echinophora spinosa’, que se mantienen a duras penas en cuatro puntos de La Manga y el Mar Menor, sobre arenales y dunas costeras, pero cuya supervivencia está en grave riesgo a causa de varias roturaciones que comenzaron en noviembre de 2013, precisamente en una parcela de San Javier que estaba a punto de ser vendida, según admitió entonces su propietario a ‘La Verdad’.

Ese primer desbroce se llevó por delante el 45% de las zanahorias marinas murcianas, según cálculos de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), que desde entonces ha denunciado otras ‘limpiezas’ de ese frente de costa destinadas, según esta organización ecologista, a evitar que la presencia de esta especie protegida condicione el uso o el valor de la parcela.

Así lo considera también la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo, que investiga estas actuaciones desde junio del año pasado por un presunto delito contra la flora, después de que las máquinas entraran en el arenal por segunda vez en un periodo de seis meses, y cuando ya su dueño estaba apercibido de que era ilegal arrancar esas plantas que rebrotaban tozudamente en su propiedad.

Por si la ‘Echinophora’ no lo tenía suficientemente difícil para no extinguirse en Murcia, su situación se ha agravado después de sufrir otras tres roturaciones en los últimos días en tres puntos diferentes que suman algo más de una hectárea, uno de ellos la parcela que está siendo investigada por la vía penal en un juzgado de San Javier –la Policía Local levantó atestado, al comprobar la intervención reincidente de la maquinaria–. ANSE ha denunciado estos hechos a la Dirección General de Medio Ambiente, el Ayuntamiento de San Javier y la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo. Para los ecologistas, «resulta particularmente llamativo que se haya vuelto a roturar por tercera vez una parcela cuya alteración está siendo instruida en los juzgados de San Javier por delito contra la flora protegida».

«Resulta especialmente desalentador el hecho de que se hubiese comunicado al Ayuntamiento la presencia de flora protegida en un caso, y de que se haya vuelto a roturar una parcela que ya había sido roturada en dos ocasiones anteriores. Asimismo, dos de las parcelas roturadas se encuentran en el interior de la zona propuesta como microrreserva de flora por la Comunidad Autónoma. De las tres roturaciones denunciadas, solo una podría contar con autorización de trasplante», explica la organización conservacionista, que lleva a cabo un proyecto para recuperar los últimos arenales sin urbanizar de La Manga.

Camino de la extinción

A juicio de ANSE, «resulta evidente que la especie se encamina a la extinción en la Región de Murcia, tal y como sucediera en la vecina provincia de Alicante, y que existe un absoluto desprecio por el cumplimiento de las leyes de protección de la flora dunar».

La zanahoria marina (‘Echinophora spinosa’) es una especie protegida con la categoría de ‘vulnerable’ según el Decreto 50/2003, aunque se encuentra en proceso de recatalogación a ‘en peligro de extinción’ a instancias de una solicitud presentada por ANSE. Antes de las roturaciones denunciadas, se estimaba que quedaban solo unos 700 ejemplares en la Región.

(Publicado en 'La Verdad' el 17 de abril de 2015)

Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por Navarro, abril 17, 2015
1º estoy seguro que el ayuntamiento no será encausado por esas cartitas que envía, donde mediante amenazas y coacciones obliga a limpiar la parcela. Yo he tenido que ayudar a algunas personas que asustadas por esas cartitas y sus multas, me pidieron que se las limpiase. No es esta parcela, pero también tenían especies de flora y fauna protegida.
2º No investigaran al tio del tractor que habitualmente va arrasando flora y fauna protegida, a distancia cero de esta parcela.
3º No investigara por que si esta esta planta protegida, no se ha procedido a aplicar las limitaciones al derecho de propiedad, su expropiación de derechos y su inclusión de esas limitaciones en el registro de la propiedad. Aquí si hay un caso claro.
4º El ministerio de costas ya expropio todo lo que le parecio conveniente. Con la excusa de que esa parte de playa era suya, pese a que el estado la vendio en su momento. Para los que no saben de historia, recordar la historia de la manga. Hay bastante por internet. Recordar también que el estado ha movido los mojones en reiteradas ocasiones, en esa zona cerca de 12 metros desde los mojones de marina.
Para salvar la zanahoria hay que actuar con los mecanismos legales y morales que las leyes tienen. Haciendolo bien no creo que el propietario s queje. Pero por lo que mas quieran, saquen esa arena con las semillas y plantas de zanahoria de ese punto, y que se reparta por las dunas que se forman a lo largo de la manga. Que la arena se puede cambiar de sitio fácilmente.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy