Portada Noticias «Me moriría si no pudiera venir al laboratorio»
«Me moriría si no pudiera venir al laboratorio»
( 5 Votos )
22.02.15 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Margarita Salas. FOTO: LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Margarita Salas, la investigadora española más relevante, abre mañana en la UMU la Semana de Biología con una conferencia sobre toda una vida dedicada a la ciencia

«Es una pena lo de España. Hay que financiar mejor la ciencia porque estamos a la cola de Europa»

«Me casé y tuve una hija. Formé una familia. Desde el punto de vista personal no me he perdido nada»

«Ya me parecía poco que las carreras tuviesen cuatro años, con que ahora tres...»

«No me siento una heroína, pero soy consciente de que cuando empecé había que derribar muchos muros»

Descuelga el teléfono al primer timbrazo desde el laboratorio del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC-Universidad Autónoma de Madrid), donde sigue midiéndose a diario con el virus bacteriófago Phi29, un ‘bicho’ al que ha dedicado toda su vida profesional. Margarita Salas Falgueras (Canero, Asturias, 1938) se expresa cordial pero firme –las palabras justas, las ideas claras– entre un rumor de investigadores con los que trabaja codo con codo pese a su estatus de científica española más relevante de la historia. Discípula del Nobel Severo Ochoa y viuda del también científico Eladio Viñuela, con quien impulsó importantes avances en bioquímica y biología molecular, cuenta con premios tan prestigiosos como el Jaime I y el Ramón y Cajal; también con numerosos doctorados honoris causa, uno de ellos concedido por la Universidad de Murcia, donde mañana abrirá la XXVIII Semana de Biología con la conferencia ‘Mujer y ciencia. Mi experiencia investigadora’. Sobre política, poco o nada.

– ¿Por qué ser científico?

– Le voy a responder con una anécdota del investigador Max Delbruck, uno de los padres de la genética molecular, que siempre decía:si uno no tiene la capacidad para ser artista, ¿qué puede ser sino científico? Para mí la ciencia es una pasión, no podría dedicarme a otra cosa.

– ¿Le puedo preguntar qué ha hecho esta mañana?

– Pues ahora mismo estaba preparando un informe sobre mi grupo investigador en el periodo 2013-2014, porque cada dos años hacemos una memoria del centro.

– ¿Sigue con sus jornadas laborales de diez de la mañana a ocho de la tarde?

– Más o menos.

– Menudo ritmo.

– Es que esto me gusta mucho, estoy aquí muy bien, en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa. Tengo contacto con investigadores que están haciendo el doctorado, y estoy siempre rodeada de jóvenes. La verdad es que me mantengo muy activa, también en la Real Academia Española de la Lengua, a la que dedico los jueves casi enteros.

– En la RAE no falla nunca...

– Es que me gusta mucho la actividad que hacemos en la RAE. Tenemos una comisión de vocabulario científico y técnico, así que tampoco en la Academia me olvido de la ciencia.

– Desde su sillón i, ¿cómo habla la ciencia española? ¿Se comunican bien nuestros avances?

– Yo creo que desde hace ya bastantes años estamos comunicando bien lo que hacemos. Recuerdo que hace muchos años daba pena cómo se difundía la ciencia, y además había muy poca divulgación. Es muy importante comunicar lo que suponen los avances científicos para el bienestar de todos, y yo me ocupo bastante porque doy muchas conferencias.

– No se ha jubilado; ¿es un desperdicio aparcar a profesionales con tanta experiencia y conocimientos?

– Me parece que no debería haber jubilación, al menos para ciertas profesiones como la investigación, como no la hay por ejemplo en Estados Unidos, donde pueden seguir trabajando tanto tiempo como quieran o como puedan. Yo, afortunadamente, soy profesora ‘ad honorem’ en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y me dejan seguir trabajando. Pero no debería ser un favor, sino que uno tuviese el derecho.

– Usted es una mujer pionera, que ha abierto paso y ha derribado muros. ¿Se siente una heroína, alguien especial?

– No me siento una heroína, pero soy consciente de que cuando empecé había que derribar muchos muros en cuanto a la discriminación porque se pensaba que las mujeres no valíamos para investigar, como mucho éramos útiles para ayudantes de laboratorio. Y esas barreras hemos tenido que derribarlas.

– ¿Percibe que no existe ya esa discriminación?

– Sí, una prueba es que en nuestro laboratorio hay ahora una mayoría de mujeres haciendo el doctorado, y tendrán un futuro profesional tan serio como un hombre.

– Se ha criticado mucho que el Gobierno griego no tenga mujeres...

– Sí, eso es chocante en un gobierno supuestamente progresista.

– Después de tantos años vinculada a la Universidad, ¿qué opina del 3+2 que propone el Ministerio de Educación?

– No sé si puede ser útil porque ya no estoy muy implicada en la enseñanza universitaria, aunque intervengo en un máster. En la Complutense di clase desde 1968 hasta 1992, en Químicas y en Biológicas, y entonces la carrera eran cinco años;eso estaba bien, luego se redujo a cuatro y, aunque lo de los tres años parece que no se va a implantar todavía, me parece demasiado poco. Ya me parecía poco cuatro años, con que ahora tres...

– Los recortes están afectando a la inversión en I+D y a los programas científicos; ¿algo que decir al presidente del Gobierno?

– Que es necesario aumentar los presupuestos, que estamos a la cola de Europa en financiación de la investigación, es una pena lo de España;ahora no llegamos ni al 1,3% cuando la media de la UE está en el 2%. Yen estos momentos de crisis hay países como Alemania o Francia que no solo no han disminuido sino que han aumentado la inversión. Tampoco es mucha la cantidad que se necesita, comparativamente.

– Uno se asoma a las redes sociales y se habla mucho de ciencia, pero el panorama en España es más bien sombrío.

– La verdad es que no puedo decirle porque no estoy en Twitter...

– ¿Tampoco ha visto ‘Órbita Laika’, el programa de ciencia de La 2?

– No, tampoco lo he visto, ¿cuándo lo dan?

– Los domingos por la noche, a las once.

– Pues estaré al tanto, a ver si lo veo.

– ¿Le decepciona el panorama político?

– No me gusta meterme en política. Cuando me meto en el laboratorio me olvido de que existe el mundo, vivo muy centrada en mi trabajo. Aunque evidentemente me gustaría que España fuera adelante y que terminen estos problemas que están surgiendo, que son los políticos quienes tienen que arreglarlo, no los científicos.

– ¿Tiene una opinión sobre Podemos?

– Yo prefiero no hablar de política.

– Se agradecen tanto las opiniones de las personas con prestigio...

– A los científicos nos consultan poco o nada. Yo creo que para ciertos temas sí deberíamos tener una relación más fluida con los ministerios. Siempre estamos un poco olvidados, dejados de la mano de Dios. Se considera que estamos ahí solo para hacer nuestra labor; se nos financia lo que se puede y como se puede, ¡y a trabajar!

– Decenas de científicos tienen que emigrar a otros países porque no pueden trabajar en España. Usted también lo hizo. ¿Algún consejo para esta nueva generación?

– Lo hice en su día porque aquí apenas había investigación y teníamos que irnos al extranjero para formarnos. Yo estuve en Nueva York, en el laboratorio de biología molecular de Severo Ochoa, y luego pude volver a España porque me traje una ayuda de Estados Unidos; cuando volví, en 1967, aquí no había financiación para investigar. Ahora no hay dinero para todos y hay grupos de investigación que se han quedado parados o con una financiación muy escasa, y hay jóvenes que no ven futuro y se marchan sin perspectivas de regresar. Eso es una pena porque salir fuera está bien, pero lo deseable es que se pueda regresar. Porque estamos formando doctores excelentes, que están muy bien preparados y se los rifan en el extranjero;hemos gastado tiempo y dinero en ellos para no sacar provecho después a esta inversión.

– ¿Siente que está cerca del final de algo?

– Seguiré mientras el cuerpo aguante. De momento tengo contrato hasta 2017, nos renuevan cada tres años; cuando llegue el momento, si estoy en buenas condiciones físicas y mentales, pediré la renovación porque no quiero dejar de venir a trabajar.

– ¿Se cuida?

– Pues la verdad es que no mucho, lo justo.

– Ha dicho alguna vez que morirá con la bata puesta, investigando el Phi29. ¿Dónde encuentra la motivación a estas alturas?

– Para mí, la investigación es mi pasión, me gusta mucho y no poder investigar sería para mí mortal, me moriría si no pudiera venir al laboratorio.

– ¿Y le sigue dando sorpresas el virus Phi29?

– Pues la verdad es que sí, seguimos obteniendo resultados interesantes y esto parece que no tiene fin de momento.

– Ha volcado su vida en la investigación pero, ¿echa algo de menos, siente que se ha perdido algo?

– No, porque aparte de haber podido investigar como he querido, porque no he tenido problemas de financiación, me casé y tuve una hija. Formé una familia. Desde el punto de vista personal no me he perdido nada.

– ¿Cómo es la relación con su hija?

– Ella tenía muy claro que no iba a ser científica, las ciencias no le gustaban y tenía claro desde pequeñita que no quería ser como sus papás. Ha hecho su propio camino y yo estoy muy contenta de que haya sido así. A veces me pregunta si no me da pena que no haya sido científica y yo le digo que todo lo contrario:si se hubiera dedicado a esto a lo mejor la hubiesen comparado con sus padres. Así que casi me alegro.

– ¿Siente que ha sido una referencia para ella?

– Mi hija nunca ha querido presumir de madre, siempre ha sido muy discreta, no me ha tenido como estandarte para salir adelante. Hace su vida sin apoyarse en mí.

– ¿Qué hace en su tiempo libre?

– Fundamentalmente la música. Los fines de semana, todos los sábados voy a los conciertos del Auditorio Nacional, y tengo un abono para ir algún martes al mes a un concierto de piano. También visito museos, me gusta mucho el arte.

(Publicado en 'La Verdad' el 22 de febrero de 2015)

Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por Frank Inspector, febrero 23, 2015
Una estupenda entrevista. Gracias M. Ángel por traerla a tu blog.
Qué pena de país y de políticos, que no valoran lo que tenemos

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy