Portada Noticias Tres espacios naturales en apuros
Tres espacios naturales en apuros
( 3 Votos )
14.01.15 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Aves acuáticas en las Salinas de Marchamalo, en la entrada de La Manga. FOTO: PABLO SÁNCHEZ

SEO/BirdLife incluye las Salinas de Marchamalo, los Llanos de Cagitán y los Saladares del Guadalentín en una lista de 50 lugares que necesitan «urgente restauración ambiental»

Seguramente son más, pero la lista solo incluye los cincuenta espacios naturales que necesitan una restauración ambiental más urgente. Y en esa relación, elaborada por la sociedad científica y conservacionista SEO/BirdLife, figuran tres enclaves de la Región:las Salinas de Marchamalo (Cartagena), los Saladares del Guadalentín (Totana y Alhama) y los Llanos de Cagitán (en la zona de Mula). El listado lo completan otros 47 lugares de toda España, fundamentalmente áreas de gran interés para las aves. No se trata de una lista recopilada para dar un simple toque de atención, sino para que la Administración se ponga manos a la obra ya que dentro de cinco años la Unión Europea tiene que haber restaurado al menos el 15% de los espacios naturales degradados –compromiso recogido en 2011 en el documento Metas de Aichi para la Biodiversidad–.

El informe de SEO/BirdLife es por tanto «un punto de partida para identificar todos aquellos espacios con hábitats degradados que deben ser reparados en nuestro país», explica esta organización conservacionista cuyos estudios han servido como referencia para identificar numerosas Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

En el caso de la Región, se ha seleccionado un punto de gran interés para las aves acuáticas (Salinas de Marchamalo) y dos para las esteparias (Saladares del Guadalentín y Llanos de Cagitán). En el primero de los casos, SEO/BirdLife recuerda la necesidad de recuperar la actividad salinera para garantizar el mantenimiento de un peculiar ecosistema humanizado en el que también vive el fartet, un pez endémico de la península en peligro de extinción.

Sobre los Saladares del Guadalentín, el informe propone un conjunto de actuaciones a varios niveles: retirada de plásticos agrícolas, reconversión de plantaciones de frutales en cereales y leguminosas, ordenación y reordenación de líneas eléctricas,  control en la explotación del acuífero y restauración de cubiertas de edificios donde nidifica el cernícalo primilla, entre otras. Y en los Llanos de Cagitán, SEO/BirdLife propone la retirada de plantaciones de almendros y el mantenimiento de la superficie ocupada por vid.

Más vale conservar

«La restauración es una herramienta de conservación de último recurso y que denota un fracaso en las políticas de conservación de las administraciones. Éstas deben adoptar todas las medidas preventivas para frenar la degradación de los ecosistemas y evitar así la necesidad de que deban ser restaurados, porque a la larga supone un mayor coste económico», explica Octavio Infante, técnico de SEO/BirdLife.

«Pese a las mejoras de las técnicas de restauración, es imposible restablecer completamente la funcionalidad de un ecosistema que ha sido degradado; por eso, cualquier hábitat o ecosistema que proporciona servicios especiales o es necesario para la conservación de la biodiversidad debe ser preservado de su degradación. Debe hacerse especial hincapié en que es inaceptable autorizar la degradación de un hábitat con la excusa de que al finalizar el proyecto el ecosistema será restaurado», añade.

Para este experto en hábitats de aves, «es evidente que las restauraciones de ecosistemas degradados son una importante herramienta para evitar la pérdida neta de biodiversidad, pero difícilmente se alcanzará el valor inicial del ecosistema antes de su degradación», concluye.

Informe de SEO/BirdLife en este enlace.

(Publicado en 'La Verdad' el 14 de enero de 2015)
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy