Portada Noticias Trampa mortal para las aves acuáticas
Trampa mortal para las aves acuáticas
( 4 Votos )
02.12.14 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Un cormorán grande, en la orilla de una playa del Mar Menor. FOTO: DIEGO ZAMORA

Más de 500 cormoranes y zampullines mueren asfixiados en las redes caladas en el Mar Menor, según el último censo

Un paseo por las orillas del Mar Menor en otoño o invierno puede convertirse en una experiencia desagradable: sobre las playas desiertas, en los meses fríos del año, cuando no queda ni rastro del ajetreo de los veraneantes, los cadáveres de cientos de aves acuáticas salpican la arena en hileras penosas. Se trata de cormoranes y zampullines cuellinegros, en su mayor parte, que mueren asfixiados en las numerosas redes de pesca caladas en la laguna. Estas aves, que se alimentan de los peces que atrapan bajo el agua, se lanzan en busca de comida entre las jarcias pero pierden la vida enredadas, bien por asfixia o por heridas en el cuello. Entre el 1 de noviembre de 2013 y el 28 de febrero de 2014 se recogieron 531 según el último censo, que coordina desde el año 2011 el naturalista Diego Zamora Urán para la Asociación de Naturalistas del Sureste y que acaba de hacerse público.

Este trabajo de campo, que se realiza cuando llegan al Mar Menor las poblaciones invernantes de aves acuáticas, moviliza a casi treinta censadores que peinan 50 kilómetros (aunque recorren una distancia cinco veces mayor) a lo largo de 87 jornadas de seguimiento científico y casi 120 horas de observaciones. Los resultados del último recuento superan las cifras anteriores (489 aves en 2011-2012 y 391 en 2012-2013), aunque se mantiene la preponderancia del cormorán grande (439 ejemplares) y el zampullín cuellinegro (60), por ser las aves más numerosas. Hasta trece especies más, como somormujos lavancos y negrones comunes, engrosan esta estadística fúnebre.

Los tramos de litoral más conflictivos se sitúan en la zona norte de La Manga, donde se concentran el 55,18% de los cadáveres y el 40,77% de las redes caladas. Se trata de la franja comprendida entre Veneziola y la Punta del Pedruchillo, 6,7 kilómetros fatídicos en los que se encontraron 293 cuerpos (los censadores siguen la metodología ICAO de SEO/BirdLife, que consiste en hacer la búsqueda a pie, anotar y retirar el ave para evitar duplicidades).

Punto 'negro'

Una mirada más amplia al conjunto del Mar Menor revela que este problema se localiza con mayor intensidad en la zona occidental de la laguna, donde cayeron 476 aves en 81 redes (promedio de las artes de pesca caladas durante el periodo del censo), por 55 aves y una sola red en los tramos orientales.

Un problema difícil de solucionar, como admiten ecologistas y pescadores, y que se agudiza por el aumento que ha experimentado en los últimos años la población invernante de cormorán grande (unos 1.000 ya en el Mar Menor y algo más de 2.000 en toda la Región), una especie muy especializada que ve en las redes un caladero de comida abundante y fácil de apresar. Aunque la asociación ecologista Anse lleva años denunciando la excesiva presión pesquera sobre la laguna y la presencia de numerosas redes ilegales, que convierten el Mar Menor en un laberinto sin salida para las aves acuáticas.

(Publicado en 'La Verdad' el 2 de diciembre de 2014).

PD. Podéis descargaros el informe completo en este enlace.

Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por Álvaro, diciembre 02, 2014
Solucionar buena parte del problema (la parte de las redes ilegales)es tan fácil y tan difícil como que las administraciones se pongan las pilas y avisen a los pescadores de que todas las redes morunas caladas sin la identificación correspondiente que acredite que están autrorizadas serán retiradas, como al final se ha hecho en Las Encañizadas.
...
escrito por Soluciones ya?, diciembre 03, 2014
Eliminar las redes ilegales acabará con esto?
Cúales son las soluciones a largo plazo?
Son viables económicamente?

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy