Portada Noticias «¿Por qué no podría haber vida en Marte?»
«¿Por qué no podría haber vida en Marte?»
( 1 Voto )
02.11.14 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Susana Esther Jorge Villar, recogiendo muestras en las islas Svalbard (Ártico noruego). FOTO: KJELL OVE STORVIK

La geóloga y astrobióloga zamorana Susana Esther Jorge Villar participa el martes en Murcia en la jornada científica ‘La vida en condiciones extremas’

«Cuando explico a qué me dedico casi siempre se produce una sonrisa»

Buscar vida en Marte desde Burgos es posible. Lo hace con total convicción la geóloga y astrobióloga Susana Esther Jorge Villar (Zamora, 1965), pionera en España en una rama de la ciencia que tiene el objetivo nada modesto de hallar indicios de vida en el universo. Después de participar en misiones de investigación y de trabajar en el Reino Unido, esta apasionada de la montaña y la jardinería combina ahora sus clases en la Universidad de Burgos con el análisis de microorganismos presentes en líquenes y rocas, en busca de una posible analogía con formas de vida primitiva en el planeta rojo. El martes estará en Murcia para dar detalles de sus avances durante la jornada científica ‘La vida en condiciones extremas’ –Aula de Cultura de Cajamurcia, 17.00 horas–, en la que también participarán el biólogo Andrés Barbosa Alcón y el vulcanólogo Juan Carlos Carracedo Gómez. Una oportunidad para asomarse, con total seguridad, a esquinas inhóspitas y apasionantes de la existencia.

–¿Hay vida ahí afuera?

–La mayoría de los científicos pensamos que sí hubo vida; ahora, si hay o no ya es más controvertido. Lo cierto es que los microorganisos se adaptan a casi todo. Otra cosa es que se encuentren.

–Entonces, nada de seres verdes con antenas ni nada de eso...

–No, eso no, claro (risas). Hablamos de bacterias, que por otro lado son los organismos más numerosos que tenemos en la Tierra.

–Pues qué decepción, ¿no?

–Bueno, para los que están pensando en las películas de marcianos sí, por supuesto, pero para quienes estamos más metidos en este mundo no lo es. Porque encontrar bacterias ya sería algo extraordinario y absolutamente maravilloso.

–Es sorprendente saber que la Tierra y Marte tienen tanto en común.

–Bueno, es sorprendente cuando no has profundizado en cómo se forma el sistema solar. No debe extrañar tanto que tengan un principio de vida común como la evolución posterior, que les ha hecho tan diferentes. Por eso, por haber sido planetas tan parecidos en su origen decimos:jolines, ¿por qué no va a haber vida ahí?

–Demostrar que hay vida en otros planetas quizá nos quite algo de tontería a los humanos como especie, ¿no cree?

–Claro, ahí tenemos dos corrientes:la que dice que nos quita la tontería porque no somos los reyes únicos del universo, ya quesi encontrásemos bacterias en Marte también podría haber vida en otros planetas del sistema solar, incluso más evolucionada que estos microorganismos;y otros dicen que no, que en el fondo eso nos hace más superiores porque en otros planetas solo hay bacterias. Pero yo creo que sí, que nos quita un poco de tontería.

–¿Y de vida inteligente qué, algún indicio?

–Eso sí que excede lo que yo hago;nuestra misión solo consiste en encontrar microorganismos o al menos alguna señal de que los hubo. Lo otro sería ya más ciencia ficción.

–¿Qué hay en un liquen o en una piedra que nos indique que puede haber vida en Marte?

–Encontramos las estrategias que han encontrado para sobrevivir en condiciones tan extremas. Porque si somos capaces de leer lo que nos dejan en las rocas o en el hielo, cuando estamos haciendo un estudio remoto podemos interpretar esas ‘letras’. No vamos a ir a Marte, al menos de momento, así que donde caiga el ‘rover’ podemos traducir lo que hay allí. Las posibilidades de que haya vida en Marte son pocas, pero sí podemos hallar los rastros de lo que hubo. Y la mejor manera es analizando aquí los biomarcadores y geomarcadores que nos dejan los microorganismos en las rocas. Y en conjunto, con todo ello, puedo extrapolar:si tengo estas transformaciones, seguro que han sido producidas por organismos. Por eso analizamos la vida extrema aquí en la Tierra.

–¿Por qué es tan importante para nosotros conocer si hubo vida en otros planetas?

–Por el conocimiento, aunque también hay un componente filosófico y religioso. La vida no surge porque alguien toca con una varita mágica, sino que puede producirse también en otros lugares del espacio. En segundo lugar, quizá nos ayude a entender por qué se origina la vida, porque sabemos que aquí hay vida, y conocemos lo que se necesita para que haya seres vivos, pero no cómo pasamos de materia orgánica o compuestos minerales a la formación de seres vivos. También puede ayudarnos a entender cómo los organismos se adaptan a circunstancias extremas, para la producción de medicamentos, como las cremas que protegen contra la radiación ultravioleta.

–¿Le cuesta mucho trabajo explicar a qué se dedica?

–Sí, cuesta trabajo porque casi siempre se produce una sonrisa, como si te dedicaras a hacer ciencia ficción. La siguiente pregunta suele ser para qué sirve, como si el conocimiento no valiera para nada. En el camino se desarrollan tecnologías útiles.

–Quizá le resulte incluso más complicado en el actual contexto de crisis económica.

–Sí, por supuesto, ahora es más difícil todavía porque parece que lo único importante es comer, la salud y la educación básica, como si todo lo que no tuviese una aplicación inmediata no sirviese para nada.

–¿Qué ha encontrado últimamente que le haya sorprendido?

–Lo que más me sorprendió, y fue en el Ártico, fue encontrar microorganismos en un basalto, una roca ígnea que es oscura y no tiene poros.  Me sorprendió porque siempre se han buscado en rocas claras, donde penetra la luz, y además porosas. Me resultó muy interesante porque la mayor parte de las rocas de Marte son basaltos.

–¿Hay forma de saber, con estas técnicas de prospección geológica, el futuro de la Tierra? ¿Se convertirá en un planeta inhabitable?

–Cuando hablamos de planeta inhabitable nos referimos a las personas. Es muy difícil que ocurra porque cuando surgió la vida las temperaturas eran altísimas, e incluso no había oxígeno. También hubo vida cuando casi toda la Tierra estaba cubierta de hielo, hasta los mares ecuatoriales. Ymás recientemente, hace 500 millones de años, se produjo un ‘boom’ de nuevas formas de vida, microorganismos y bacterias, que viven en todos los espacios y con condiciones de lo más extremas, ¡hasta en reactores nucleares! Otra cosa es que no pueda haber humanos o mamíferos.

–¿Qué lleva entre manos ahora mismo?

–Ahora estoy experimentando con líquenes, que son organismos que resisten muy bien la entrada en la atmósfera terrestre, y también he derivado hacia otra línea de investigación que me ha llevado a analizar las pinturas murales de Carmona, en Sevilla, una de las principales necrópolis romanas.

–Usted estuvo a punto de abandonar la investigación. ¿Cómo ve el futuro de la ciencia en España, con tanto recorte y exportación forzosa de talento?

–Estamos bastante mal en comparación con otros países, hay científicos que deberían tener contratos fijos que han desaparecido con los recortes, y cada vez hay menos dinero para los proyectos de investigación. En cuanto a salir al extranjero, creo que es imprescindible, al menos durante una etapa. Pero luego es muy importante que se pueda volver.

(Publicado en 'La Verdad' el 2 de noviembre de 2014)
Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por Fulgen, noviembre 02, 2014
Enhorabuena por la entrevista y a Susana por su trayectoria.

Da pena que los políticos españoles valoren tan poco a los científicos.

...
escrito por Frank Inspector, noviembre 04, 2014
Lo mismo digo, muy buena entrevista. Y apasionante su trabajo. Me gusta la Astronomía desde que tengo uso de razón. Aunque finalmente, me decanté por nuestro Medio Ambiente (pensé que podría dedicarme a una pasión y mantener como afición la otra y así hago, por suerte).
No sé si habrá vida en nuestro Sistema Solar. Puede parecernos inhóspito a nosotros, pero aquí mismo en nuestro planeta, tenemos infinidad de ejemplos de organismos adaptados a condiciones extremas. Hay que tener en cuenta que en cuanto a exploración estamos aún en pañales (incluyendo en la Tierra, muchísimo más, fuera). Para nosotros puede parecer todo un logro mandar unas sondas a la Luna o a Marte, pero así es muy difícil encontrar algo, si es que hay algo que encontrar. Vida inteligente por aquí, puede que no, pero seguro que algún tipo de microorganismo hay. Y lo que ya no me cabe ninguna duda, es de que fuera de nuestro Sistema, sí que hay vida inteligente. Hay tantos millones de estrellas, que lo imposible es que no hayan otros planetas habitados. No somos un milagro de un dios divino ni nada por el estilo o una extraña carambola de la casualidad. Somos una parte más del Universo. Pero las distancias, ya sabéis, son sumamente enormes. Inabarcables incluso viajando a la velocidad de la luz. Y supongo, que al igual que nosotros, quienes quiera que hayan, estarán atrapados (aunque si son igual de guarros y destructivos que nosotros, mejor. Os imagináis a todos nuestros promotores y políticos haciendo de las suyas en la Luna?).
En fin, tema muy interesante y que desde luego, quien más o quien menos, alguna vez se lo ha planteado.
A ver si al menos, somos capaces de cuidar de la vida que tenemos aquí.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy