Portada Noticias Un museo bajo el agua
Un museo bajo el agua
( 2 Votos )
22.06.14 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Felipe Cerezo, Carlota Pérez-Reverte y Juan Pinedo, detrás de unas ánforas. En la siguiente foto, estudiando una carta náutica en las instalaciones de Arqueomar, en Cartagena. El gráfico (tercera imagen) muestra un plano de situación del Proyecto Isla Grosa (hay que pinchar en la imagen y desplazarse con la flecha de la esquina inferior derecha). FOTOS: J. M. RODRÍGUEZ

Nace el Proyecto Isla Grosa para crear en La Manga el primer parque arqueológico sumergido de España

Los arqueólogos Juan Pinedo, Felipe Cerezo y Carlota Pérez-Reverte esperan hallar nuevos pecios en unos fondos «apenas estudiados»


Todo en la escena recuerda a un capítulo de ‘La carta esférica’: el olor a salitre, las ánforas almacenadas en un viejo depósito portuario, el calor húmedo, el material de buceo... e incluso la identidad de quien explica los detalles de un plan que tiene algo de aventura: la arqueóloga subacuática Carlota Pérez-Reverte Mañas (30 años), hija del escritor y periodista cartagenero Arturo Pérez-Reverte y estudiosa de las técnicas de navegación antigua. También el mar y la historia en las venas.

Pero la realidad, aunque seductora, tiene más componentes científicos que novelescos: el Proyecto Isla Grosa, que se pondrá en marcha el mes que viene, tiene el objetivo de analizar los yacimientos localizados en el entorno de este islote plantado frente a La Manga, crear una escuela de arqueología submarina y poner en valor este patrimonio «desprotegido y apenas estudiado» mediante la creación de un ‘museo bajo el agua’ que pueda ser visitado controladamente por los buceadores. Sería el primer parque arqueológico sumergido de España y seguiría los criterios actuales de la Unesco, que recomienda extraer el mínimo imprescindible de los restos encontrados. Italia, Grecia, Croacia, Francia, Portugal y Turquía ya han enriquecido su oferta cultural con yacimientos hundidos visitables.

El Proyecto Isla Grosa es una iniciativa de la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena (AdArqua), cuyas cabezas visibles son Carlota Pérez-Reverte y el también arqueólogo Felipe Cerezo Andreo (alhameño de 29 años), y de la empresa Arqueomar, que dirige el madrileño Juan Pinedo, igualmente historiador y arqueólogo subacuático, que lleva veinticinco años investigando naufragios en proyectos nacionales e internacionales. Bajo su dirección se excavó entre 2007 y 2011 el pecio fenicio del Bajo de la Campana, con espectaculares resultados en forma de colmillos de elefante y otros objetos valiosos. En esta campaña coincidió con Carlota y Felipe, que trabajaban como voluntarios, y entre inmersiones y conversaciones sobre la riqueza arqueológica de estas aguas surgió la idea de realizar una prospección completa del entorno de Isla Grosa y de poner en marcha un proyecto que combinase investigación, formación y divulgación.

«Y que al mismo tiempo pudiera contribuir al desarrollo económico local mediante el turismo de calidad», añade Pinedo, quien ve en Isla Grosa un punto de buceo alternativo a la reserva marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas. «Por eso queremos que se implique la comunidad local, y de hecho los centros de buceo nos están ayudando desde el principio», explica este investigador. El presupuesto para arrancar es modesto, apenas 24.000 euros, pero aún necesitan cubrir la mitad. Esperan conseguirlo convocando a treinta alumnos de diferentes nacionalidades en esta primera campaña, que pagarán 380 euros, en turnos quincenales, que incluyen la formación, alojamiento y manutención; y también mediante actividades de divulgación como buceo tutelado en los yacimientos y talleres infantiles.

El proyecto cuenta con el apoyo de la Universidad de Murcia, la Politécnica de Cartagena y la Universidad del País Vasco, y con el aval de la Consejería de Educación y Cultura, que ha concedido los permisos necesarios para las excavaciones y que además está muy interesada en el programa turístico-patrimonial que puede surgir de esta iniciativa, siempre y cuando los resultados científicos confirmen las expectativas.   

Que son altas, porque bajo el perfil inconfundible de Isla Grosa duermen secretos acumulados a lo largo de miles de años, vinculados a un promontorio de 96 metros de altura que ha sido referencia de las rutas de navegación a lo largo de la historia. Lo confirman los restos encontrados en cuatro puntos: Bajo de la Campana, con uno de los mejores barcos fenicios hallados en el Mediterráneo, además de otras dos naves romanas; la zona oeste de la isla, un fondeadero natural que servía de refugio frente a los temporales de levante y donde hay abundantes restos pendientes de ser analizados; unas maderas de origen romano localizadas al norte del islote; y un yacimiento en la zona sur donde en su día fueron encontrados tres cañones dispares, cargados y sin disparar, que pudieron pertenecer a un jabeque berberisco hundido en combate. Estas tres piezas de artillería se exponen en el Museo Militar de Cartagena.

Vocación universitaria

Los fondos de este islote sugerente como centro de estudio en el que participen las universidades y donde se formen los arqueólogos del futuro. Así lo ve Juan Pinedo (51 años), investigador asociado del Institute of Nautical Archaeology (INA), la mayor organización dedicada a la interacción del hombre con el mar, dependiente de la Universidad de Texas, y que participó con el Arqua en la campaña del Bajo de la Campana.

¿Qué otras maravillas depara este cono volcánico situado a 2,5 kilómetros de la costa, un espacio protegido de gran interés botánico y ornitológico? En sus apenas 18 hectáreas crecen el cambrón y el oroval y anidan el paíño europeo, el cormorán moñudo, el halcón peregrino y la gaviota de Audouin. En el término municipal de San Javier, es el único islote del entorno del Mar Menor que se encuentra en el Mediterráneo, y bajo sus aguas se extiende la mayor pradera de posidonia del litoral de la Región.

El equipo del Proyecto Isla Grosa, que plantea un programa científico de cinco años de duración, espera hallar nuevos pecios y consolidar «una apuesta por la educación que tiene futuro», afirma convencido Felipe Cerezo: «Es importante que la gente sienta como algo suyo el patrimonio, aunque para llegar a ese punto hay que justificar y explicar muy bien por qué es importante invertir recursos en él», añade.

Carlota Pérez-Reverte está al frente de la intendencia: se ocupa de llamar a todas las puertas posibles y de recabar apoyos, una etapa en la que de momento está respondiendo mejor el tejido empresarial y comercial de la ciudad que grandes organismos como bancos y fundaciones, «que quizá no ven una rentabilidad inmediata». En su mochila vital se percibe la huella familiar: «Tengo la suerte de que mi padre ha puesto en mi estantería libros maravillosos», asegura con orgullo esta enamorada de Cartagena, «la ciudad en la que está toda mi familia y donde siempre he querido vivir. ¡Y además está el mar!».

Volvemos a ‘La carta esférica’, la novela en la que su padre volcó su pasión por el mar y la aventura, y que ella misma podría haber protagonizado: «La disfruté una barbaridad, pero yo era muy pequeña cuando la escribió. Es una lástima que no la hubiera escrito siendo yo un poco mayor», recuerda la coautora de ‘El capitán Alatriste’, la primera entrega de la serie protagonizada por el militar del Siglo de Oro español que sigue siendo un fenómeno de ventas y a quien dio vida en el cine el actor Viggo Mortensen.

«Pero el componente misterioso y aventurero de ‘La carta esférica’ no está en el trabajo científico que hago ahora», explica Carlota Pérez-Reverte, que prepara una tesis sobre el Marqués de la Victoria, un marino español del siglo XVIII que desarrolló una importante carrera militar y también en el campo de las teorías de la navegación. Un tema de estudio «un poco friki», admite divertida, pero perfectamente explicable en alguien que navega a vela desde los nueve años y para quien la literatura náutica apenas tiene secretos. 

(Publicado en 'La Verdad' el 22 de junio de 2014)


Comentarios (6)Add Comment
...
escrito por Juan Gómez, junio 22, 2014
Este tipo de acciones, con valor cultural y rigurosos, son los que ponen a los sitios en los mapas. Enhorabuena a estos arqueólogos y a Adarqua.
...
escrito por Jasondelosmares, junio 22, 2014
A ver si ahora pa desenterrar dos docenas de ánforas y unas cuadernas podridas se van a laminar un buen cacho de pradera. Estaría gracioso eso del museo sumergido. ¿No sería mas fácil crearlo en un sitio de bajo impacto con el arsenal de restos arqueológicos que llenan los almacenes de arqua? Y con la de pegas que ponen pa bucear en la zona solo faltaba que ahora llegaran éstos e hicieran de su capa un sallo
...
escrito por Héctor S., junio 24, 2014
Soy historiador y arqueólogo, aunque terrícola. Magnífica iniciativa, aunque haya indocumentados, según compruebo, que no saben de qué hablan. El proyecto me parece espectacular, y sin duda dará un gran impulso a la zona. Enhorabuena. ;Menos mal que no todos los jóvenes brillantes se van al extranjero. Ojalá lo de éstos salga adalnte con éxito.
...
escrito por Ginés, junio 24, 2014
No soy ni historiador ni arqueólogo pero creo que la cautela siempre es buena. Invito a Hector S. a que abandone un poco su condición de terrícola y se sumerja en la laja o bajo de la campana (a escasos metros de Isla Grosa), donde se hicieron extracciones arqueológicas durante una campaña. Cuando veas los cientos (quizás miles) de escombros y el importante deterioro provocado en el fondo, vuelves a hacer esas declaraciones tan tajantes. A lo peor hay más de uno que no sabe de lo que habla. Mientras tanto, cautela.
Este tipo de actuaciones en lugares tan sensibles, deberían estar precedidas de un estudio de Impacto Ambiental y de una inspección posterior.
A mi me parece muy bien que se busquen restos pero si va a ser como en el Bajo de la Campana, NO.
...
escrito por Jasondelosmares, julio 02, 2014
Hector, como bien dice Ginés, parece que no te has documentado sobre como dejaron los arqueólogos los alrededores de la excavación de la laja. ¿Donde están los permisos de medio ambiente? ¿Pensais que podeis asaltar una ZEPA asi x las buenas? ¿O es que teneis "patente de corso"? Me parece que desconoceis el plan de gestión de la Grosa. Lo del museo-circo bajo el agua me parece muy bien, pero no en zonas de elevado valor evológico. Como si no hubiera sitios ... Veo que tú si que te has documentado, pero bien bien. Tendrías que avergonzarte de como los de tu gremio dejaron la laja
...
escrito por Nedea, abril 24, 2016
Aclaración , el Arqva colaboro con Juan Pinedo en el proyecto de El Bajo de la Campana!!

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy