Portada Noticias Un Mediterráneo más cálido y con menos peces
Un Mediterráneo más cálido y con menos peces
( 2 Votos )
22.05.16 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Gorgonias rojas en la Reserva Marina de Cabo Palos-Islas Hormigas. FOTO: JOSÉ LUIS ALCAIDE

El primer informe sobre la incidencia del cambio climático en el medio marino español alerta sobre mortandades de especies

El estudio científico, encargado por el Ministerio, confirma la subida del nivel de las aguas y la pérdida de biodiversidad

Los investigadores proponen más reservas marinas y una gestión pesquera sostenible

Más salado, más caliente, con menos peces y las praderas marinas en peligroso retroceso. También con especies invasoras procedentes de zonas más cálidas que desplazarán a las autóctonas y mortandades masivas de campos de corales y gorgonias. Así será en el futuro el Mediterráneo. No es un pronóstico de ecologistas agoreros, sino las conclusiones del primer informe que analiza la incidencia del cambio climático en el medio marino español, un estudio científico encargado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que fue presentado el jueves en Madrid. Unos cambios que ya comienzan a apreciarse y que serán más acentuados en el área mediterránea, según advirtió la directora general de la Oficina Española de Cambio Climático, Valvanera Ulargui.

Este trabajo confirma y cuantifica amenazas ya sabidas, como el aumento del nivel del mar, y alerta de otros peligros, como la disminución de especies comerciales y el empobrecimiento de la biodiversidad por, entre otros motivos, la pérdida de bosques sumergidos, sobre todo de posidonia oceánica, un ecosistema que favorece la calidad de las aguas, contiene la fuerza de los temporales y donde crían y se alimentan los peces. Al desastre ecológico se unirían, por tanto, importantes consecuencias económicas.

En el informe, dirigido por el profesor Diego K. Kersting (Universidad de Barcelona), colaboran como revisor e informador, respectivamente, el investigador del Centro Oceanográfico de Murcia Juan Manuel Ruiz y el coordinador de Áreas Marinas Protegidas en WWF España, el murciano Óscar Esparza. A continuación, las principales conclusiones del estudio –las que se refieren al Mediterráneo–, tanto a nivel físico-químico como biológico:

Aumento de temperatura (casi un grado por década)


La temperatura superficial del agua sube desde hace décadas, con tasas de calentamiento de entre 0,2 y 0,7 ºC por década, dependiendo de la zona y el periodo estudiados; en profundidad, la variación es menor.

Subida del nivel del mar (de 3,7 a 5,3 milímetros al año)


En el Mediterráneo, los cambios del nivel del mar han presentado un comportamiento fluctuante, desde tendencias negativas debido a la presión atmosférica entre los años 60 y 90 del siglo pasado a subidas muy marcadas (2-10 mm año) a partir de mediados de los años 90. La previsión para el siglo XXI es un aumento de entre 3,7 y 5,3 mm al año. En la Región de Murcia está documentada una pérdida de 72 centímetros cada diez años en las playas del Mar Menor. En el Mediterráneo, sin embargo, la invasión de ramblas y la construcción de diques y puertos ha influido mucho más que el cambio climático en el retroceso de la costa, según un estudio reciente. 

Aguas más saladas (en zonas intermedias y profundas)


Los cambios en la salinidad de las aguas superficiales muestran una gran variabilidad temporal y espacial; sin embargo sí se detecta una tendencia general hacia el aumento de la salinidad en las aguas intermedias y profundas.

Disminuye la altura de la ola (temporales flojos en invierno)


La intensidad del oleaje ha aumentado en la zona atlántica peninsular y zona norte de Canarias, mientras que ha disminuido ligeramente en el Mediterráneo. La disminución de la altura de la ola será más acusada durante el invierno.

Reducción de la posidonia (daños en el ecosistema)


Los expertos auguran consecuencias muy negativas para las extensiones de posidonia oceánica, las praderas marinas más importantes del Mediterráneo y un auténtico hervidero de vida. Estas plantas fanerógamas, que crecen en profundidades de hasta treinta metros, son especialmente vulnerables al aumento de la temperatura del agua. También peligran, en el Atlántico y el Mediterráneo, otras especies de plantas marinas como ‘Zostera noltii’ y ‘Zostera marina’. Los bosques sumergidos ocupan más de 1.600 km2 en el litoral español y 202 en las costas de Murcia.

Más alachas y menos sardinas (bajón en la pesca)


Los científicos han detectado ya un aumento de las poblaciones de alacha, un pez que se ha extendido hacia el norte del Mediterráneo por el calentamiento del agua, del mismo modo que se ha reducido la presencia de sardina. También especies como el sargo real, el raor y la chova se están desplazando hacia áreas donde antes apenas se les veía, como el litoral catalán. Y peces de aguas frías, como la maruca y el espadín, están desapareciendo.

¿Adiós a las gorgonias? (cambios en el paisaje submarino)


Quien haya buceado alguna vez en la Reserva Marina de Cabo Palos-Islas Hormigas habrá disfrutado del paisaje asombroso de las gorgonias rojas y blancas, afectadas puntualmente por episodios de mortandades masivas que podrían generalizarse por el cambio climático. Los científicos temen que a estas delicadas estructuras coralinas les costaría soportar un aumento acusado de la temperatura del agua. Igualmente, sufrirían los arrecifes de coral mediterráneo –‘Cladocora caespitosa’–. El informe alerta sobre la incidencia negativa de estos sucesos en el turismo de buceo.

¿Se puede hacer algo? Pese a la gravedad de la situación que describe el documento, y de los «importantes retos para el ecosistema marino español, que se verá afectado por una serie de impactos directos e indirectos», Valvanera Ulargui indica que el cambio climático plantea «numerosas oportunidades».

Y entre las obligadas medidas de adaptación, según el estudio éstas serían las más urgentes: protección y conservación de hábitats vulnerables; creación de más reservas marinas; gestión pesquera sostenible; regeneración de hábitats y poblaciones de peces; fomento del seguimiento científico; análisis continuo de riesgos; y acciones de divulgación y sensibilización, «muy necesarias para hacer llegar a la sociedad la creciente y robusta evidencia de cambio climático y sus efectos sobre el medio marino».

Estudio completo en este enlace.

(Publicado en 'La Verdad' el 22 de mayo de 2016)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy