Portada Noticias El parque de Cope-Calnegre resucita
El parque de Cope-Calnegre resucita
( 8 Votos )
27.10.13 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Frente costero rocoso en la Marina de Cope, con el Cabo al fondo. :: PACO ALONSO /AGM

La Comunidad pone en marcha el Plan de Ordenación de Recursos Naturales y nombra un director-conservador

Una empresa externa ya está revisando los hábitats de interés para redactar el PORN, que definirá si es posible un proyecto urbanístico

Cabo Cope-Calnegre ha sido un parque fantasma durante más de veinte años: con una mínima vigilancia y sin señalización oficial –ni centro de visitantes ni tampoco actividades educativas–, el espacio natural quedó abandonado definitivamente a partir de 2001, cuando la reforma de la Ley del Suelo desprotegió la amplia superficie de la Marina para que albergase el gran complejo turístico que estaba llamado a tirar de la economía regional. Las roturaciones agrícolas sin control llevaron algunos cultivos intensivos hasta casi la misma orilla de las playas, en un ‘dejar hacer’ por parte de la Comunidad Autónoma en espera de que pudieran iniciarse las obras de miles de viviendas, hoteles, campos de golf y una gran marina deportiva.

Pero las sentencias del Tribunal Constitucional (TC) de diciembre de 2012, que restituye los límites originales con que fue creado el parque regional en 1992 –es decir, volviendo a proteger la Marina–, y del TSJ de la Región de mayo pasado, que anula la Actuación de Interés Regional (AIR), han dado un vuelco a la situación y obligan al Ejecutivo autónomo a un cambio de estrategia.

Así, casi un año después del palo judicial del TC, la Comunidad Autónoma ha movido ficha para resucitar oficialmente el espacio protegido y normalizar su situación administrativa: el primer paso ha sido iniciar los trámites para redactar el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del parque, una decisión anunciada el pasado día 15 durante la reunión del Consejo Asesor de Medio Ambiente (CARMA). Otra novedad es que el espacio natural costero, que se extiende entre Cabo Cope (Águilas) y Puntas de Calnegre (Lorca), tiene por fin un director-conservador: el elegido es Andrés Muñoz Corbalán, jefe de sección de la Oficina Regional de Espacios Protegidos de la Dirección General de Medio Ambiente y también responsable del parque de Sierra Espuña. Ambas decisiones van mucho más allá de la mera formalidad porque afectan a un espacio protegido en el ojo del huracán político desde que el Gobierno regional decidiera desprotegerlo –mediante la ya célebre disposición adicional octava, anulada por el Constitucional– para urbanizarlo.

La Consejería de Presidencia ha encargado a una consultora externa la revisión de los hábitats de interés comunitario presentes en el área de la Marina –en las 1.661 hectáreas devueltas al parque por orden judicial– para definir los valores que conserva el espacio natural y contar con un diagnóstico sobre el estado del terreno, en el que se alternan cultivos intensivos de lechuga con valiosos enclaves de interés botánico. Con este trabajo técnico como base documental se redactará el PORN, algo así como el manual de instrucciones del parque, un documento legal que se impone a los planeamientos urbanísticos municipales y define los usos que puede tener el suelo.

«Gestión pasiva»

En la Dirección General de Medio Ambiente se reconoce la «gestión pasiva» del parque desde su creación mediante la ley 4/92, y que aún no hay un «escenario claro» sobre el futuro del espacio protegido porque «no hay instrucciones sobre cómo afrontar el cambio de límites». De ahí la importancia de contar con un plan de ordenación que, mediante criterios técnicos, oriente sobre «el modelo de parque que queremos tener»­.

En los ayuntamientos afectados, el ‘embolado’ de Marina de Cope se ve de manera diferente, al menos según las manifestaciones públicas de sus alcaldes: el aguileño Bartolomé Hernández mantuvo en el pleno municipal del pasado mes de julio que el proyecto está vivo y seguirá adelante, mientras que el lorquino Francisco Jódar admitió la semana pasada que «ha languidecido por la situación económica y la crisis del sector inmobiliario», y confió su futuro a la voluntad de los propietarios del suelo y a un marco legal más favorable, «una vez corregidas cuestiones de tipo legal».

El Consorcio Marina de Cope no está extinguido legalmente, aunque en 2013 no tuvo presupuesto ni «actividad ejecutiva», informa la Consejería de Cultura y Turismo. En cualquier caso, la entidad creada por la Comunidad para impulsar este proyecto estratégico «mantiene su identidad jurídica para agilizar el desarrollo futuro». Como presidente figura el consejero Pedro Alberto Cruz, pero actualmente no hay gerencia «para ahorrar gasto».

Mientras tanto, y al margen de la actividad política y los movimientos de despacho, algo se mueve en la Marina de Cope. Por ejemplo, la actividad agrícola, que ha vuelto a tomar velocidad después de que grandes empresas decidieran vender parte de sus terrenos al calor del ‘boom’ del ladrillo. Ahora mismo existe el convencimiento de que el futuro sigue siendo la lechuga, y prueba de ello es que los agricultores están recomprando fincas que en su día se vendieron a precio de oro para levantar el resort.

«Los agricultores veteranos que tienen sus fincas en valor no se plantean ahora otra cosa», asegura Germán Sáez, asesor fiscal y presidente de la Asociación de Pequeños Propietarios Afectados por la Actuación de Interés Regional Marina de Cope, una entidad que reúne a un grupo heterogéneo de sesenta dueños de terrenos, de entre 2.000 metros y siete hectáreas, que quieren saber qué uso pueden dar a sus propiedades. Crearon la asociación para mantenerse informados de los progresos de la AIR y ahora reclaman un marco normativo lo antes posible. «Hasta el momento, todos los movimientos económicos han estado enfocados a la agricultura», señala Germán Sáez, quien cita la compra reciente de una finca, por una familia de pequeños agricultores de la zona, «procedente de una liquidación de Bankia: tres hectáreas que el banco compró en su día a más de sesenta hectáreas el metro cuadrado y que ahora se han vendido a menos de un euro. Y me costa que hay varias operaciones más en marcha como ésta», detalla. El Sareb –más conocido como ‘banco malo’– puso a la venta el verano pasado el paquete de fincas que eran propiedad o estaban participadas por Bankia –originalmente Caja Madrid–.

La alternativa sostenible

El movimiento ecologista también se está dejando ver: la organización Earth Plan (EPlan) está desarrollando proyectos de conservación y educación ambiental –Cuidando la Marina y, ahora, Rethink Marina de Cope–, con el patrocinio de la Fundación Biodiversidad –Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente–, para buscar un futuro a la zona que se apoye en una economía sostenible y respetuosa, basada en la agricultura ecológica y el turismo de naturaleza.

El Gobierno regional busca una ‘solución mágica’ para rescatar el complejo turístico

Ya sea por convencimiento, por coherencia política con un modelo de desarrollo o por no admitir un embrollo legal del que no sabe cómo salir, la Comunidad sigue enviando el mismo mensaje: «Es intención del Gobierno regional desarrollar el proyecto turístico de Marina de Cope, con escrupuloso respeto a la sentencia del Tribunal Constitucional y la legislación autonómica vigente», insiste a ‘La Verdad’ la Consejería de Presidencia, que baraja las claves jurídicas y medioambientales necesarias para desatascar el resort. «Están en fase de elaboración los estudios que nos permitan determinar los espacios y las condiciones en las que ese importante proyecto regional pueda desarrollarse», añade.

¿Es compatible un desarrollo urbanístico con el parque regional? No tal y como fue concebido –9.000 viviendas, veinte hoteles, seis campos de golf y una marina interior de 1.400 amarres–, aunque la Comunidad Autónoma mantiene la intención de dar un uso turístico al espacio protegido. ¿Cómo? A esa respuesta tendrá que responder el Plan de Ordenación de Recursos Naturales: una vez evaluados los hábitats de interés, las zonas degradadas que sea necesario recuperar y las fincas agrícolas en producción, la Administración puede hacer valer su margen de apreciación para determinar si cabe un complejo turístico-residencial, incluso dentro de los límites de la Marina, según aseguran fuentes del Gobierno regional que citan el precedente de Paramount, cuyos aparcamientos ocuparán terrenos del Parque Regional El Valle-Carrascoy gracias a un informe favorable de la Consejería de Obras Públicas y Ordenación del Territorio. Llegados a este punto, la función fiscalizadora de la Comisión Europea se limitaría a las dos zonas LIC (Cabo Cope y Calnegre) que forman parte de la Red Natura 2000.

Una decisión política, por tanto, puede orientar el PORN hacia la ‘solución mágica’ que busca la Comunidad Autónoma –un desarrollo legal y viable económicamente–, aunque en estos momentos «no es una prioridad ni hay prisa», sostienen las mismas fuentes.

 (Publicado en 'La Verdad' el 27 de octubre de 2013)
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy