Portada Noticias ¿Dónde se han ido las golondrinas?
¿Dónde se han ido las golondrinas?
( 3 Votos )
30.04.13 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

                  Golondrina común. ILUSTRACIÓN: JUAN VARELA

El abandono del medio rural provoca un bajón en especies tan comunes como mochuelos y gorriones

SEO/BirdLife publica su informe anual sobre el estado de las aves, un ‘termómetro’ que mide la calidad de los ecosistemas

Puede que no hayamos reparado en ello, atareados como estamos siempre en nuestros mil trajines y preocupados –¡cómo no!– por la crisis y la incertidumbre laboral y económica, pero cada vez hay menos gorriones, golondrinas, mochuelos, tórtolas europeas, cernícalos y otras aves tan populares, comunes y asociadas al medio rural. No es un dato irrelevante porque la buena o mala salud de las poblaciones de aves tiene una relación directa con el estado general de la biodiversidad y el medio ambiente. Acaba de dar la voz de alarma SEO/BirdLife, ONG científica y conservacionista, que achaca este descenso al abandono del medio rural y en concreto a la paulatina desaparición del pastoreo extensivo.

El programa SACRE de SEO/BirdLife estudia la tendencia de las aves en primavera y recoge las series estadísticas acumuladas desde 1998: la información obtenida para 153 especies, que recogen sistemáticamente más de 1.000 voluntarios en toda España en las mismas cuadrículas de terreno, permite comprobar la evolución de las poblaciones y detectar las situaciones que provocan descensos y aumentos. El ‘top 10’ de las especies que bajan este año significativamente lo integran alcaudón real, codorniz común, grajilla occidental, golondrina común, mochuelo europeo, cernícalo vulgar, calandria común, tórtola europea, perdiz roja y gorrión común.

«Existe un sentimiento generalizado en el medio rural, y en todas las personas que tienen relación con el campo, de que se pierde biodiversidad a nuestro alrededor y de que esos cambios se producen cada vez con mayor rapidez. Los programas de seguimiento de avifauna sirven para poner cifras a estos cambios, dejar registro de cómo suceden y que no sean solo impresiones», señala Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Seguimiento y Estudio de Aves de SEO/BirdLife.

Puesto que se trata de especies ligadas a entornos agrícolas, SEO/BirdLife atribuye este bajón poblacional a los cambios que durante los últimos años está experimentando el medio rural, «uno de los más graves quizá la pérdida del pastoreo extensivo, que favorecía una estructura del territorio con espacios abiertos y escasos de vegetación con fácil acceso a las presas. La desaparición de esta actividad también ha provocado la escasez de fauna ligada al consumo de excrementos del ganado y la transformación del territorio en ambientes más arbustivos o boscosos por falta de la acción del ganado», añade Del Moral. «A ello se une el uso de insecticidas, rodenticidas, herbicidas y multitud de productos que hacen que cada vez sea más raro ver, simplemente, saltamontes, cuando antes eran docenas o centenares los que se espantaban al andar por los eriales y cultivos del entorno de los pueblos», según este experto.

A los científicos les preocupa especialmente la progresiva desaparición de los gorriones comunes, una de las aves más populares tanto en el medio rural como en las ciudades. Estos pajarillos pardos han desaparecido por completo de algunas ciudades europeas, situación que en algunos estudios se relaciona con la mayor limpieza de las calles, lo que dejaría a estos paseriformes con cada vez menos comida que llevarse al pico. Otro caso «paradigmático» para SEO/BirdLife es el de la golondrina común, que acumula un descenso del 41% respecto al año 1998.

Las aves asociadas a medios forestales representan la otra cara de la moneda puesto que, a excepción del alcaudón común –propio de bosques mediterráneos–, en general presentan una tendencia positiva por el aumento de las áreas arbóreas tras el abandono del medio rural. Hay especies generalistas como la paloma torcaz y la tórtola turca que aumentan de forma acusada seguramente por su capacidad de adaptarse a distintos medios.

La desaparición de gorriones, mochuelos y golondrinas no es una mala noticia exclusivamente para estas especies, sino también para los ecosistemas de los que forman parte. Cuando falta un eslabón de la cadena el sistema se resiente: «Trabajamos por las aves y para las personas. Cuando protegemos el medio ambiente lo que hacemos es también intentar conseguir un espacio sano para nuestro bienestar. El medio ambiente es nuestra verdadera riqueza y no podemos dilapidarla», explica Asunción Ruiz, directora Ejecutiva de SEO/BirdLife.

El programa SACRE gestiona la información sobre la situación de las aves a escala europea. «Cada país aporta sus datos, que sirven como indicador del estado en el que se encuentra cada especie y con ello se obtiene un índice europeo de cambio para cada una. Además, el cambio ocurrido en las aves ligadas a medios agrícolas es reconocido por Eurostat como uno de los indicadores de calidad de vida, al mismo nivel que otras variables como la calidad del aire, el consumo de energía o las emisiones de carbono, lo que permite hacerse una idea del valor que la UE concede a las aves como indicadores del bienestar de la sociedad», señalan fuentes de SEO/BirdLife.

Una información valiosa que alerta sobre tendencias de cambios en los ecosistemas y que aporta desinteresadamente un ejército de aficionados a la ornitología:«Eurostat también pone en valor la aportación a la sociedad que supone el trabajo altruista de los miles de voluntarios que participan en los programas de seguimiento de aves. Según este organismo de la Comisión Europea, si hubiera que darle una valoración económica al trabajo que aportan, estaría entre 10 y 20 millones al año de euros para el conjunto de la UE», destaca Juan Carlos del Moral. En España, los voluntarios son también la herramienta clave del sistema de seguimiento SACRE. Hay más de 1.000 colaboradores que realizan muestreos anuales en cerca de 20.000 puntos, lo que confiere un respaldo estadístico muy sólido. Según Del Moral, este trabajo altruista de los voluntarios españoles ahorra cada año al Estado entre 200.000 y 300.000 euros.

Tres pájaros en declive que se cazan en la Región

El descenso en las poblaciones de aves asociadas a ecosistemas agrícolas es general en toda la península, aunque en la zona Mediterráneo-Sur (de la que forma parte la Región de Murcia) el declive no es tan acusado como en el Mediterráneo-Norte. Un grupo de veinte voluntarios coordinados por el naturalista cartagenero Antonio J. Hernández Navarro censa 17 cuadrículas de 10 X 10 kilómetros en Murcia, Cartagena y el Altiplano para el programa SACRE. Se da la circunstancia de que tres de las especies incluidas en el ranking de las que más bajan (grajilla, codorniz y tórtola común) son especies cazables en la Región durante la media veda, incluso en su época de reproducción, pese a la oposición de los grupos conservacionistas. Mochuelo, pito real y alcaudón real son especies que experimentan descensos evidentes en la Región, según Antonio Hernández, mientras que otras como la lavandera blanca, la perdiz y el cernícalo resisten pese a su escasez en el resto de España.

Informe SACRE de Seo/BirdLife en este enlace.

 (Publicado en 'La Verdad' el 30 de abril de 2013)
Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por Hieraaetus, mayo 01, 2013
Doy algunas impresiones de lo que ocurre con las especies que cita el artículo en el Altiplano:

Grajilla: en declive, no sé si por competencia con otros córvidos.

Codorniz: hace años que no veo una.

Tórtola común: cada vez más rara, todo lo contrario que la turca, verdadera plaga en zonas periurbanas.

Mochuelo: estable o en aumento.

Pito real: estable.

Alcaudón real: en aumento.

Saludos.
...
escrito por flavia rafa, septiembre 14, 2014
se han ido de murcia las golondrinas en septiembre

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy