Portada Noticias «Si quien contamina paga, quien conserva tiene que cobrar»
«Si quien contamina paga, quien conserva tiene que cobrar»
( 7 Votos )
14.03.13 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Miguel Ángel Esteve, ayer, en el campus de Espinardo. :: VICENTE VICÉNS / AGM

El profesor de Ecología Miguel Ángel Esteve presenta dos libros que analizan la red de espacios naturales desde un enfoque ambiental, económico y jurídico

Una nota escrita a mano y pegada en la puerta de su despacho remite a una sala de reuniones donde espera al periodista mientras trabaja. El viento hace vibrar los cristales en este tranquilo y oscuro pasillo de la Facultad de Biología donde Miguel Ángel Esteve Selma (Murcia, 53 años) es profesor desde 1984. «Fui el típico alumno empollón», admite: se licenció con 21 años, obtuvo el Premio Extraordinario de Carrera y a los 25 ya estaba dando clase. No tiene teléfono móvil, se reconoce desordenado y, pese a su condición de azote ambiental del Gobierno regional, no es un tipo duro, como queda claro cuando se le humedecen los ojos al recordar la peripecia judicial de Marina de Cope. La suya es una voz reconocida y potente del ecologismo político en la Región: desde la Universidad de Murcia, desde Ecologistas en Acción y, hace dos décadas, desde Izquierda Unida –fue diputado regional entre 1993 y 1995–. Hoy presenta dos libros editados por la UMU que analizan la red de espacios naturales de la Comunidad Autónoma desde las perspectivas natural, económica y jurídica, y que ha coordinado junto con los profesores José Miguel Martínez Paz y Blanca Soro Mateo.

–¿Qué dice a sus alumnos?
–Últimamente les he ilustrado sobre el momento tenso y al mismo tiempo interesantísimo que vivimos en el diseño de la futura red de espacios protegidos y su aceptación o no en la sociedad murciana. Y que este momento tan convulso hay que entenderlo en un desarrollo histórico de casi cien años. También les digo que los momentos de crisis como este son oportunidades para reformular las preguntas que uno se hace y que puede haber un mundo mejor por crear.

–¿Cómo han cambiado los estudiantes en los últimos 30 años?
–Hay menos alumnos vocacionales, han perdido un pelín de militancia, y quizá haya una mirada más materialista. Pero tienen una mayor capacidad instrumental: dominan los idiomas, las tecnologías...

–¿Saben lo difícil que lo van a tener? ¿Usted les anima?
–Lo llevamos muy mal porque los recortes en ciencia ni siquiera son tan visibles como en educación o sanidad. Y la ciencia es una pata más del bienestar que hemos de construir, y además en España no estaba aún desarrollada. Abortar este desarrollo científico que se estaba iniciando puede generar un déficit importante en el futuro.

–Se dice que en la Región hay muchos y muy buenos biólogos, pero que están casi todos en el paro...
–Ah, claro. Y licenciados en Ciencias Ambientales. Y bioquímicos. Y biotecnólogos...

–¿Qué aportan estos libros?
–Pues tres años de trabajo de setenta científicos, algunos muy consolidados y otros haciendo sus primeros pinitos; hemos intentado aunar en un mismo texto la mirada interdisciplinar sobre la problemática de la naturaleza desde el punto de vista de los biólogos, los economistas y los juristas. Son tres miradas complementarias que nos permiten obtener una información más inteligente.

–¿Por qué es necesaria esta mirada tridimensional?
–Porque los espacios que dan más rentabilidad económica cada vez son más reducidos, así que hay que reformular el mundo rural, el del paisano o propietario que vive en estos territorios llenos de biodiversidad, de paisajes más o menos naturales o armonizados con la actividad económica tradicional, para evitar que la única manera de hacerlos rentables sean las recalificaciones para campos de golf. Ahí tenemos una contradicción importante y no se puede atribuir a los sectores de conservación de la naturaleza toda la responsabilidad de solucionar el futuro de las áreas rurales. Es un problema importante en el que tenemos que comprometernos a que las personas que mantienen la biodiversidad tienen que ser compensadas:si quien contamina paga, el que conserva tiene que cobrar. Hay que cambiar de paradigma porque la Administración ha entendido hasta ahora la conservación de la naturaleza como una política de coste cero o casi cero. Y hay que entender que las abejas polinizan, los árboles frenan la erosión... unos bienes y servicios que si tuviéramos que pagarlos no podríamos, por lo carísimo.

–Estos estudios, ¿sirven para algo?
–La vocación es que sirvan para cubrir el abismo que existe entre el gestor de esos espacios y el investigador. Llevo treinta años intentando que los administradores del territorio cuenten con la mejor información científica.

–Marina de Cope reúne valores naturales de sobra para ser Lugar de Interés Comunitario (LIC), según el análisis incluido en el libro; ¿por qué no lo es?
–Por una circunstancia política. Alguien decidió extraer de la propuesta de LIC, de forma forzada y deliberada, la fachada costera de la Marina de Cope, que apareció como un espacio liberado para actuaciones urbanísticas, como si el área no tuviera ningún reconocimiento ambiental. Aunque no aparezcan en los papeles, los valores siguen existiendo y, de hecho, posiblemente habrá una iniciativa de colectivos ecologistas para proponer que la Marina de Cope sea declarada LIC.

–Hay quien mantiene que Marina de Cope es un espacio degradado por la agricultura intensiva, con escasos valores naturales.
–Está claro que a partir de 1992, y especialmente desde 1995, ha habido un incremento de la actividad agraria intensiva, con el beneplácito de la Administración, y en una segunda oleada de los desarrollos urbanísticos. Es verdad que ha perdido parte de los valores pero sigue teniendo los suficientes para formar parte de un espacio corregido, aparte de su función como corredor natural entre Cope y Calnegre.

–Se le vio muy emocionado cuando el Tribunal Constitucional echó abajo los planes de urbanización...
–Yo soy una persona bastante emocional y me aproximo a los paisajes conociéndolos y amándolos. Quiero al Mar Menor porque disfruté de él de niño y hay una conexión emocional, como me ocurre con Calblanque, que fue mi primera pelea desde el punto de vista de la protección ambiental.

–¿Cree que es imposible la urbanización, o legalmente aún sería posible?
–Legalmente no es imposible, hay una ventana de 500 hectáreas en la zona del Garrobillo (Lorca) porque no toda la Marina de Cope estaba protegida. Si se propone como LIC se meterá esa ventana de terreno para que se proteja todo. Creo que es el momento de admitir el ‘mea culpa’ por esa prepotencia que ha tenido el Gobierno de considerar que los temas ambientales son para arrasarlos, de pensar que los valores ambientales son solo limitaciones al desarrollo. Tienen que admitir que se han equivocado y ver cómo se puede aprovechar una costa sin urbanizar dentro de una oferta más extensa, diseñada a otra escala. El desarrollo urbanístico que hay alrededor de Águilas, que es claramente insostenible, quizá pueda tener una compensación si admitimos que la Marina de Cope se mantiene libre.

–¿Se siente cómodo en su papel de azote ecologista del Gobierno regional?
–Yo solo soy un profesor y un hombre del medio ambiente. Y me siento obligado a tratar de construir un nuevo futuro. Es mi compromiso: investigo para esto, doy clases para esto y participo en los medios de comunicación para esto. ¿Que si soy un azote? Intento evaluar dónde soy más útil en cada momento. En un momento dado en Izquierda Unida, y ahora en Ecologistas en Acción.

–¿Qué le sugiere el rechazo del lobby económico de la Región a la planificación ambiental, esa escenificación de fuerza?
–Un amigo me decía que los culpables de una situación no se investigan ni se deducen, sino que se eligen. Y en este caso es lo que ocurre. Hace años decíamos que el modelo productivo de la Región de fomento del ladrillo era pan para hoy y hambre para mañana;pues bien, ya estamos en el hambre para mañana. Era un modelo basado en el consumo y el malgasto del territorio, en gastar las joyas de la corona, en agredir el espacio produciendo cementerios de ladrillo y cemento. Esto es una característica muy de Murcia. ¿Hay que hacer urbanizaciones?Claro que se puede, pero todo en sus dimensiones. El sector económico que ha potenciado esto ha decidido que el problema no eran ellos, sino el medio ambiente, pese al ‘mea culpa’ del propio Valcárcel, aunque lo hizo con la boca chica.

–La Comunidad Autónoma ha terminado aceptando casi todas las exigencias de los empresarios.
–Habrá que ver cómo queda el Plan de Gestión Integral del Noroeste. Los planes los hacen los técnicos, y después se someten al debate político: ahora tienen poco tiempo para aprobar los planes y están intentando soltar la cola de la lagartija para que la lagartija viva, pero los que entendemos de lagartijas tenemos que ver si han cortado la cola o se han llevado las vísceras. Si esas enmiendas desnaturalizan este texto y lo hacen ineficiente nos situaremos en contra.

–¿Estarán más protegidos los espacios naturales de la Región cuando dispongamos de una planificacióm ambiental aprobada?
–Creo que el proceso de participación pública es ineludible; como hemos estado quince años sin política ambiental, la comida nos sale arrebatada y posiblemente la resultante de este plan del Noroeste sea de menos calidad de la que merecería, pero esto es un proceso de gestión adaptativa:dentro de seis años hay que volver a revisarlo. Quizá los siguientes planes ganen gracias a esta catarsis. Tenemos mucho margen para construir. Si somos honestos podemos haber empezado con mal pie un proceso en el que seamos capaces de debatir todos los agentes sociales. Creo que no es malo que haya habido fuego amigo, que el Partido Popular reciba disparos de los suyos.

–Uno de los siguientes planes de gestión será el del Mar Menor...
–El Mar Menor es un gran reto, con la necesidad de una gran cooperación entre administraciones, además de que es el gran indicador de todo lo que ocurre en el conjunto del territorio. Por eso precisa de una política mucho más activa para solucionar las presiones de la actividad agraria y urbanística.

–¿Hay una alternativa económica ‘verde’ a la construcción y la agricultura intensiva?
–Las alternativas están en el valor añadido de la agricultura ecológica, todo ese campo en el que tenemos disponibilidad de exportación, y en el tema urbanístico apostaría por desarrollos de calidad: ofertas complementarias blandas, de poco impacto, diferentes, y reciclar los espacios que están comprometidos urbanísticamente, pero sin consolidar. Me plantearía un desarrollo urbano-turístico inteligente para esas zonas. Y sería necesaria una nueva ley del suelo para que al menos un 90% de las plusvalías quedaran en manos públicas. En Estados Unidos, líder del mercado libre, el porcentaje es del 93%.

(Publicado en 'La Verdad' el 14 de marzo de 2013. Esta versión de la entrevista es más amplia que la publicada en la edición impresa)
Comentarios (6)Add Comment
...
escrito por David, marzo 14, 2013
Excelente entrevista, Miguel Ángel! Mi enhorabuena y reconocimiento personal a la labor de Miguel Ángel Esteve y tantos otros investigadores volcados en el estudio y la conservación de la biodiversidad regional... esperemos que esta y otras publicaciones no caigan en saco roto!
...
escrito por M. A. Ruiz, marzo 14, 2013

Gracias, David. :-)
...
escrito por navarro, marzo 15, 2013
Exacto si quien contamina paga, por que quien protege no cobra. Para mi ese es el problema. Alguien con muy poca verguenza se los lleva calentitos a costa de muchos.
...
escrito por Klaus, marzo 15, 2013
Muy interesante la vista, y muy realista y fundamentado el punto de vista del entrevistado. Mis enhorabuenas
...
escrito por Hieraaetus, marzo 16, 2013
Muchos de los males económicos y ambientales que aquejan a esta Región ya los anticipaba Miguel Ángel Esteve hace 15-20 años. Ya que nadie en la administración ha tenido a bien escucharle durante estos años, no estaría de más que le hicieran algo de caso ahora.

Ha estado demasiado elegante en la entrevista, porque enseñar a gente que va a ir directa al paro en cuanto acabe la carrera debe ser durísimo. ¿Con qué ánimo te levantas y vas cada día a dar clase?
...
escrito por ML, marzo 18, 2013
Grande el señor Esteve, tan sensato siempre

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy