Portada Noticias Un nido de madera en Bullas
Un nido de madera en Bullas
( 6 Votos )
28.10.12 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Fachada de la ‘Casa para tres hermanas’, construida en el Valle de Lavia (Bullas). :: BLANCAFORT-REUS ARQUITECTURA

Una vivienda de recreo recibe un Premio Endesa de Arquitectura Sostenible por el uso de la radiación solar como climatizador natural. La ‘Casa para tres hermanas’, construida en el Valle de Lavia, se expone también en la Bienal de Venecia

Los ciclistas que recorren el Valle de Lavia no pueden resistir la curiosidad y se arriman todo lo que pueden para verla de cerca, y los automovilistas, intrigados, rodeaban la construcción hasta que sus propietarias se vieron obligadas a vallar la parcela, algo que en principio no entraba en sus planes. Imposible no reparar en esta vivienda orgánica y escultórica, la ‘Casa para tres hermanas’, que ha recibido uno de los Premios Endesa de Arquitectura Sostenible y cuyo proyecto se exhibe en la Bienal de Venecia hasta el 25 de noviembre. La casa mereció el premio a la Promoción Residencial Más Sostenible «por tener un diseño optimizado de captaciones pasivas e inercia térmica que permite una climatización del edificio a partir de la radiación solar». Los otros tres proyectos premiados –los galardones se entregaron el 18 de octubre en la Fundación Tàpies de Barcelona– son una escuela infantil de Pamplona, la rehabilitación de un edificio en Tudela (Navarra) y un bloque de 95 viviendas en Barcelona.

La llamativa residencia de fin de semana responde a un proyecto vital de tres hermanas de Murcia –Irene, Minuca y Mari Ángeles Carreño– que llevaban años pensando en construirse una vivienda de recreo en una parcela familiar situada a cuatro kilómetros de Bullas entre viñedos, campos de cereales y montañas tapizadas de pinos. Las tres con pareja e hijos, querían una casa en la que pudieran compartir zonas comunes pero que concediera intimidad a cada familia. También tenían claro que la construcción debería aplicar conceptos de arquitectura sostenible y que, dentro de una línea contemporánea –son diseñadoras–, integraría detalles tradicionales, evocando sus veraneos infantiles en Cehegín.

Sus vecinos de escalera, los arquitectos Patricia Reus y Jaume Blancafort, captaron el mensaje y perfilaron el proyecto definitivo a lo largo de numerosas reuniones. «Es nuestra forma de trabajar, pedir a los clientes que escriban una especie de carta a los Reyes Magos con todo lo que quieren», explica Patricia Reus. El resultado es una construcción que integra tres viviendas unifamiliares de 80 metros cuadrados cada una, unidas por un patio. La casa aúna soluciones de la arquitectura tradicional –orientación al sur, ventilación cruzada– con tecnología actual: placas solares, recogida de aguas pluviales, cristales de categoría superior para un aislamiento total y materiales de gran inercia térmica –como el suelo de hormigón– para mantener una temperatura estable, algo importante en una zona con veranos muy calurosos y días muy fríos en invierno. El tamaño y la situación de las ventanas, junto con los porches y cerramientos, soluciona la necesidad de protegerse del sol en los meses tórridos y dejar que los rayos entren lo máximo posible en los días más cortos del año.

Granero contemporáneo

La terminación con madera de pino nacional certificada otorga a la ‘Casa para tres hermanas’ un aspecto de granero contemporáneo que transmite calidez y modernidad sin romper con el entorno. «Es que no deja de ser un cortijo», opina Patricia Reus, «solo que antes se levantaban para una familia principal y otras subordinadas, y en este caso viven tres familias con el mismo rango». «Y pienso que no es tan peculiar –añade–, porque cuando conduzco por esta zona veo otras construcciones que me recuerdan a esta». El estudio murciano Blancafort-Reus, pese a los premios y la expectación que está despertando este proyecto, no quiere colgarse la etiqueta de ‘arquitectos ecológicos’: «Esta vivienda no es un manifiesto sostenible –defiende Patricia Reus– porque la sostenibilidad es algo que contemplamos siempre. Construir bien y con sentido común te cuesta lo mismo que hacerlo mal, aunque al principio haya que invertir en determinados elementos. Pero en unos años se amortiza. El acabado de madera, por ejemplo, es más barato que el ladrillo». El coste total ascendió a unos 360.000 euros.

La casa es sostenible, original y bonita pero, ¿es cómoda la vida en ella, están contentas sus dueñas? «Ha valido totalmente la pena», asegura Minuca Carreño, una de las propietarias, «tanto el proceso de proyecto y construcción como el resultado. Buscábamos un concepto de arquitectura bioclimática y sostenible y una terminación que se mimetizara con la tierra rojiza del valle. Cuando pasen unos años la madera apenas se distinguirá del terreno». Las hermanas Carreño disfrutan de su casa desde la primavera pasada, han plantado un huerto y sonríen cuando escuchan a sus vecinos referirse a su propiedad, que ha quedado bautizada, por aclamación, como ‘el complejo de madera’.

Galería de imágenes y planos de la 'Casa para tres hermanas' en este enlace.


 (Publicado en 'La Verdad' el 28 de octubre de 2012)
Comentarios (11)Add Comment
...
escrito por jean valjean, octubre 28, 2012
Sólo espero que estas casas no se encuentran entre las cerca de 500 infracciones urbanísticas que con la aquiescencia de las autoridades locales pueblan el bonito pueblo de Bullas.

Sería del todo punto incomprensible que una ilegalidad fuera no sólo no sancionada sino además premiada
...
escrito por Klaus, octubre 28, 2012
Muy interesante, Miguel Ángel. Si en Alemania es posible construir viviendas que no requieren gastar energía fósil para calefacción, por aquí es mucho más fácil. Y hay también soluciones para controlar el exceso de calor en verano. Con lo importante que es la cuestión energética, sorprende que no se hayan optimizado mucho más las nuevas construcciones, y en la rehabilitación la cosa va también muy lenta. Al fin y al cabo, ahorrar energía fósil permite aprovechar recursos propios, reducir importaciones, crear empleo y riqueza… lo que nos hace falta. Y si como en este caso, se puede ahorrar energía y a la vez conseguir una construcción estética y confortable para sus usuarios, mejor todavía.
Saludos
...
escrito por carl, octubre 28, 2012
Ya me gustaría que con materiales simples se lograra la plena habitabilidad pero me temo que se van a abrasar vivos en verano.

Quizás deberíamos ser menos presuntuosos y volver la vista a la vieja construcción a base de adobes, piedras, con muros gruesos y barro, y yeso en los revestimientos. Sería para nota también lograr tejados sembrados de plantas crasas o aromáticas, que proporcionarían un gran aislamiento.
...
escrito por carl, octubre 28, 2012
Por otra parte, 360.000 euros para 240 m2 útiles no me parece una bicoca.
...
escrito por Nuria,de Casasana, octubre 31, 2012
Me parece un proyecto bien contado, pero caro de ejecucion y de mantenimiento. Me gusta que haya gente concienciada con el consumo energetico, pero hay que asesorarse bien.
...
escrito por tomata, octubre 31, 2012
esas maderas serán una pesadilla para los ocupantes... cada dos por tres barnizar, cambiar, etc... (no muy sostenible)
...
escrito por nicccck, octubre 31, 2012
asaos en verano y helaos en invierno
factura de la luz?
...
escrito por Fulgen, octubre 31, 2012
yo estoy con Carl. Me parece muy bonita la casa y supongo que siguiendo los principios de la arquitectura sostenible, deben de cumplir con los mínimos de consumo energético y con la sostenibilidad.

Pero tampoco hay que recurrir a eso. Sólo hay que fijarse en la bonita, funcional y olvidada arquitectura tradicional murciana o del sur de españa. Casas con paredes supergruesas, de adobe y cal, orientación, ventanas. Y digo olvidada, porque hay que ver los bodridos de casas que se hace la gente ahora en el campo, como si fuera esto la California de Falcon Crest y con un estilo chonero y hortera que lo flipas.

Esas mismas casas que ahoras son hoteles rurales.
...
escrito por Marina Collazo, febrero 17, 2014
Yo he estado dentro y térmicamente la casa no puede funcionar mejor. Fresca en verano y cálida en invierno. La madera está tratada al autoclave y no necesita barniz. Es una fachada ventilada ejecutada con un sencillo sistema de tornillo y rastrel.
...
escrito por Irene Carreño, junio 29, 2015
Soy una de las propietarias de la casas, y quería comentaros, a varios años vivida ya la casa, que es una maravilla, está orientada perfectamente y con la ventilación cruzada perfectamente diseñada. Los muros son gruesos lo que la aislan estupendamente, tanto para el frío como el calor. Y la madera se planteó para que envejeciera poco a poco, dignamente, tal y como está, sin barnizar y la lluvia la embellece y la hace volver a su dorado original. Y lo mas importante, al pasear a lo lejos se integra completamente con el paisaje hasta hacerla casi desaparecer… invitados estáis a visitarla!!!
...
escrito por M. A. Ruiz, junio 29, 2015

Hola Irene, muchas gracias por aportar tu testimonio, tan valioso en este caso porque estamos hablando... ¡de tu casa! :-)

Un saludo!

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy