Portada Noticias Rapaces que echan una mano en el campo
Rapaces que echan una mano en el campo
( 5 Votos )
26.07.12 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

El agente medioambiental Simón Asenjo y el agricultor Antonio Ferrer, liberando búhos chicos en una finca de cultivos arbolados de secano ubicada en Perín (Cartagena). :: FOTO: ANSE

Liberan treinta búhos chicos, mochuelos y cernícalos para que ayuden en el control de plagas en zonas agrícolas

Del campo al hospital y del hospital de nuevo al campo para seguir a lo suyo, reenganchadas a la cadena de la vida para alimentarse de pequeños roedores –sobre todo– y colaborar involuntariamente en el control de plagas en explotaciones agrarias. Treinta pequeñas aves rapaces –búhos chicos, mochuelos y cernícalos– fueron liberadas hace unos días por la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) después de ser atendidas con éxito en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de El Valle (Murcia), donde ingresaron con diferentes patologías –los disparos son la causa más frecuente–.

Las aves regresaron a su medio en fincas del Campo de Cartagena (Perín y El Algar) y Bullas (Sierra de Lavia), con la colaboración de agricultores que han participando en los cursos de formación del proyecto Empleaverde, desarrollado por ANSE con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y cofinanciado por el Fondo Social Europeo.

«Ahora que algunas especies recuperan territorios en los que antes fueron comunes, como ocurre con el búho chico en el Campo de Cartagena, es bueno que todos conozcamos de su existencia junto a nosotros y hagamos lo posible para evitar las acciones que pueden eliminarlas nuevamente», explica el director de ANSE, Pedro García. «Si se practica de forma adecuada, la agricultura intensiva puede ser compatible con la conservación de muchos valores naturales, la flora y la fauna silvestres, y seguir generando alimentos de calidad y economía sostenible durante muchas generaciones», asegura.

El proyecto Empleaverde consiste en utilizar la biodiversidad como una ayuda natural en las explotaciones agrícolas para cumplir así con las exigencias de las políticas comunitarias y mejorar la competitividad de la producción de forma sostenible. «Se pretende conseguir un cambio de percepción de la naturaleza que rodea las explotaciones, convirtiéndola en un aliado del agricultor, y que éste adquiera los conocimientos necesarios para conservar esta biodiversidad y beneficiarse de ella», explica Pedro García. Durante un año se han realizado diferentes actividades para lograr la mejora ambiental de las explotaciones a través de la integración de la diversidad biológica. Trabajadores agrícolas de la Región y del sur de Alicante –principalmente autónomos de pequeñas y medianas empresas– se han beneficiado de forma gratuita durante este tiempo de formación y asesoramiento.

El objetivo de ANSE es conseguir la colaboración de agricultores y propietarios de fincas agrícolas para que respeten y protejan a las pequeñas rapaces, «que constituyen los mejores aliados en el control de muchas especies perjudiciales para los cultivos, y un síntoma de buena salud de sus campos».

El búho chico es un buen ejemplo de la ayuda que las rapaces nocturnas pueden brindar en el control de fauna perjudicial para la agricultura, como ratones y topillos. Esta especie llegó a estar casi desaparecida en el Campo de Cartagena, pero en los últimos años se ha constatado la recuperación de sus poblaciones. El seguimiento de ANSE, de diferentes naturalistas y del biólogo Mario León ha constatado la presencia de veinte parejas reproductoras en zonas agrícolas de esta comarca.

(Publicado en 'La Verdad' el 26 de julio de 2012)

Comentarios (7)Add Comment
...
escrito por Enteradillo, julio 26, 2012
"...los disparos son la causa más frecuente..." ahora que salga algún cazador indignado diciendo que ellos no son...
...
escrito por Todo encaja, julio 26, 2012
Ahora ya sabemos por qué hay tantos Búhos chicos en el Campo de Cartagena. Que me alegro, pero no se vuelvan locos los científicos pensando que pasa que ahora hay más donde no había.
...
escrito por Juan, julio 26, 2012
Pero transtornaos. No veis que estais trayendo especies que no son de aqui?
...
escrito por Pedro Robles, julio 26, 2012
pero cómo que transtornaos? me parece perfecta la labor que hacen, el búho chico está en serio problema en nuestra región, por lo que esta medida me parece un gran acierto.
...
escrito por Kertxak, julio 26, 2012
Ahora a repoblar el Mediterraneo de tortugas y estás acabaran con las epidemias de medusas. Es fácil darse cuenta que la solución esta en cuidar la naturaleza, y no en los productos químicos, que luego van a la mesa del consumidor.
...
escrito por Fulgen, julio 26, 2012
Fantástica noticia. Mi enhorabuena a ANSE y mi colega Mario León, por el seguimiento que están haciendo y por lo bonito de la iniciativa.

Pero a quiçen de verdad quiero darle la enhorabuena, es a lo Agricultores que están participando y que se han dado cuenta... que más vale tener a la naturaleza de aliada... no como muchos.. que la quieren tener de enemiga.

Aunque sólo fueran pensando en la puñetera peseta (dónde estara), el dineral que se esta ahorrando esta gente por tener semejantes aliados.

Y tampoco, hay que tirarse las manos a la cabeza. Nuestros abuelos, sabían perfectamente que estas pequeñas rapaces son una gran ayuda. Tu preguntale a un anciano de antes, si a ellos se les ocurría echar una lechuza de su pajar. Mi abuelo, tenía gavilanes bajo su pajar... y en la puta vida los molesto.
...
escrito por Hieraaetus, julio 29, 2012
Me uno en las felicitaciones a Mario León, imagino que ya sabrá quién soy. stuve una vez con él en un dormidero de Búhos Chicos cerca de Torre Pacheco y me llevé una grata impresión de ver más de 10 ejemplares en un pino solitario rodeado de invernaderos.

Pero también quisiera hacer una pequeña crítica al proyecto. Desconozco si todos los ejemplares liberados fueron en su día rescatados en la misma zona, pero si no es así me parece una práctica poco ética y poco defendible desde el punto de vista ecológico.

No se puede recoger un Búho Chico en Calasparra, por poner un ejemplo, y soltarlo en Cartagena. En mi opinión, cada ave recogida y recuperada debe volver al sitio donde fue rescatada. Si por el contrario todas los ejemplares se han rescatado y liberado en la misma zona, me callo.

Ya tuve ocasión de discutir eso en el caso de unos Cernícalos Primillas que aparecieron en Yecla y pretendían liberarlos en otro lugar alegando que estaba más cerca o pillaba de paso. La lucha contra los roedores no tiene por qué ser a costa de alterar el equilibrio ecológico en otras zonas donde también son necesarios.




Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy