Portada Noticias Una comilona a mil metros de profundidad
Una comilona a mil metros de profundidad
( 4 Votos )
14.02.12 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

En el gráfico se aprecian los movimientos de seis de los calderones comunes marcados.

El seguimiento por satélite a un grupo de calderones comunes en las costas de la Región revela datos desconocidos de la especie

No paran quietos un momento pero siempre se mueven en la misma zona, les pirran los calamares y se sumergen hasta los 1.000 metros de profundidad para hincar el diente a su presa favorita. Estos son solo algunos de los datos extraídos del seguimiento por satélite a ocho calderones comunes en aguas de la Región, el Seco de los Olivos y Estrecho de Gibraltar durante el invierno y el verano del año pasado –diciembre de 2010 y septiembre de 2011–, y que revela datos hasta ahora desconocidos de esta especie de cetáceo, cuya situación es vulnerable en el Mediterráneo español y de cuya biología, costumbres y estructura poblacional se sabía hasta ahora bien poco.

Este ambicioso proyecto científico –es la primera vez que se coloca un radiotransmisor a un cetáceo en el Mediterráneo– ha sido desarrollado por CIRCE (Conservación, Información y Estudio sobre Cetáceos) y la Estación Biológica de Doñana (EBD)-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con la financiación (130.000 euros) de la Fundación Biodiversidad y el entonces Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Los trabajos de campo han contado con la colaboración de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), tanto de su director, Pedro García –miembro del comité científico que firma el informe–, como de José Luis Murcia.

Los científicos instalaron chips en las aletas dorsales de ocho machos para seguir sus movimientos y conocer mejor sus desplazamientos, hábitos alimenticios y pautas de comportamiento, con el objetivo último de saber cuál es el estado de salud de las poblaciones y proponer planes de conservación para la especie.

Cada radiotransmisor estuvo emitiendo una media de 36 días, con un promedio de 252 posiciones diferentes. El cruce de datos y el seguimiento constante a los hasta ahora poco estudiados ‘Globicephala melas’ han permitido saber que los grupos controlados entre el Estrecho de Gibraltar y el Golfo de Vera forman la población más numerosa del Mediterráneo, con un censo de 2.888 ejemplares. Los grupos vinculados a las costas de la Región están compuestos por unos 400 individuos.

El rastreo vía satélite también ha revelado detalles tan curiosos como hasta dónde se sumergen para alimentarse –una media de 600 metros–, sus presas preferidas –los calamares– e incluso hazañas como la de un ejemplar que descendió hasta 1.022 metros durante 20 minutos y 14 segundos, «la inmersión registrada a mayor profundidad y tiempo de un calderón en aguas españolas (y en el mundo)», según el informe de CIRCE y EBD-CSIC.

Otra curiosidad: los calderones que se mueven entre las aguas de Murcia y Almería (Golfo de Vera) presentan unas pautas alimenticias diferentes de sus ‘primos’ del Estrecho de Gibraltar: mientras que el calamar es el ‘plato’ preferido en ambos casos, los primeros complementan la dieta con peces costeros y los segundos con peces pelágicos (que viven a mayor profundidad).

También se ha comprobado que los diferentes grupos de calderones interactúan de forma frecuente en el Mar de Alborán –tasa de encuentro, en el argot científico–, mientras que los avistamientos son escasos al norte de Cabo de Palos. De la misma manera, los grupos de mayor tamaño son los que viven en el Golfo de Vera.

«Este trabajo ha demostrado que los calderones son bastante territoriales», señaló ayer Pedro García, «algo que ya se intuía pero que ahora se puede dar por seguro. Los distintos grupos estudiados se mueven en áreas geográficas delimitadas, donde frecuentan los cañones submarinos, los valles sumergidos muy profundos que parten la plataforma continental y donde se reproducen y alimentan», explica el director de ANSE, que acumula una gran experiencia en el estudio de las distintas especies de cetáceos del Mediterráneo.

Los datos y las conclusiones de este informe, de gran relevancia científica, están aún inéditos: sus autores los presentarán en público por primera vez durante el congreso anual de la Sociedad Europea de Cetáceos (ECS), que se celebrará en la ciudad irlandesa de Galway del 26 al 28 de marzo.

Los cañones de Cartagena y Vera, área sensible

A la vista de los resultados del estudio, los científicos han marcado tres ámbitos geográficos que consideran áreas sensibles para la conservación del calderón común, puesto que en el Mar de Alborán se localiza la mayor población conocida del Mediterráneo: se trata de los cañones submarinos de Vera y Cartagena, el Estrecho de Gibraltar y Monte Djibouti-Seco de los Olivos (frente a las costas de Málaga). «Se define un área en esta zona debido a la alta abundancia y diversidad genética de los animales que solemos encontrar», señala el informe de CIRCE y EBD-CSIC.

«A pesar de que algunos individuos visiten zonas como Estepona y el norte de Gibraltar, esta zona es fundamental, ya que al menos desde el otoño hasta el inicio de la primavera reunirá el 100% del área de campo de los calderones comunes residentes del Estrecho. Hay que tener en cuenta que esta área no tiene en cuenta posibles límites políticos», añade el texto de conclusiones, que también propone una serie de medidas de conservación, que se resumen en los siguientes epígrafes: investigación de la abundancia y salud de las poblaciones; actividades de gestión y conservación para limitar la mortalidad de la especie; acciones legislativas que amparen legalmente las estrategias de conservación; acciones de formación, educación y sensibilización; y planes de monitorización, para anticipar cambios en las tendencias de la población y evitar posibles amenazas.


 (Publicado en 'La Verdad' el 14 de febrero de 2012)
Comentarios (6)Add Comment
...
escrito por Fulgen, febrero 14, 2012
Magnifico trabajo de estos científicos confirmando mediante datos de campo lo que se intuía o se sabía acerca del comportamiento de estos mamíferos tan desconocidos. Nuestro litoral sería una gran atracción turística para ver cetáceos en sus movimientos migratorios y además con la actual tecnología podría hacerse en tiempo real.
Ahhh es que se me olvidaba...estamos en Murcia....mejor hacer un macropuerto ruinoso y convertir los fondos en un lodazal.
...
escrito por David, febrero 14, 2012
Esperemos que se desarrolle de verdad un plan de sostenibilidad para el calderón y se sigan paseando por la región como hasta ahora lo hacen. Solo una cosa, ¿en vez del Golfo de Vera no sería el Golfo de Mazarrón? (es un apunte porque no había oido el de Vera)
...
escrito por Vaya tela, febrero 15, 2012
David, históricamente siempre había sido el golfo de Cartagena, hasta que desde hace unos 60 años para acá, empezó a denominarse por algunos como el golfo de Mazarrón, nombre que cuajó en algunos medios de comunicación e hizo fortuna dejando solo el nombre de Cartagena para su bahía. De la misma manera que esto ha ocurrido con la sierra de La Unión y de Mazarrón, que antes se conocían conjuntamente como la sierra de Cartagena, y lo mismo que está sucediendo ahora con el Campo de Cartagena, que empieza a ser llamado Campo de Murcia o del mar Menor, así que es entendible que ante la falta de uso del nombre por el que era conocido históricamente el golfo, pues unos empiecen a llamarlo de Vera, otros de Mazarrón y los de más allá, si me apuras como de Orán.

Como quiera que no hay conciencia de lo que perdemos, y no hablo ya de nuestra identidad, sino de nuestro patrimonio cultural y medio ambiental, lo más fácil es cargárselo todo en nombre de un pretendido desarrollo económico, que solo deja ganancias para unos cuantos, y las pérdidas para todos los demás. Cuando nos demos cuenta de que los turistas se gastan más dinero en ver ballenas por ejemplo en las Canarias (por no hablar de las regiones del Cono Sur) que en hacer botellones a la orilla del mar, en playas enladrilladas, quizás, y solo quizás, algunos se replanteen el modelo, pero puede que para entonces sea ya demasiado tarde (y la prueba está en La Manga). Ppenica de Región...
...
escrito por Cartagenero moreno, febrero 16, 2012
Efectivamente, amigo valla-tela, antes se le llamaba España a una gran superficie de tierra que habia al oeste de Cartagena, cuando todos sabemos que su nombre real es: patio de atras de Cartagena.
...
escrito por Vaya tela, febrero 20, 2012
Cartagenero moreno, simplemente aprenda a escribir, y luego, si quiere, analizamos la cortedad de sus argumentos. Que tenga un buen día.
...
escrito por joaquín, octubre 08, 2012
Sr.Fulgen. Relacciona Vd. la construcción de una infraestructura fundamental en el desarrollo de nuestra querida comarca con la ruina de nuestro patrimonio natural submarino, algo que no debería hacer tan a la ligera. Ambos aspectos deben ser perfectamente compatibles. Vd. habla de "ruinoso" macropuerto, cuando alguien podría hablar de "asquerosos" cetaceos con el mismo derecho. Respeto para todos. Aprenda esto y nos irá mejora todos.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy