Portada Noticias Escabechina de cormoranes en el Mar Menor
Escabechina de cormoranes en el Mar Menor
( 5 Votos )
08.12.11 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

El cadáver de un cormorán grande, en la orilla del Mar Menor. :: DIEGO ZAMORA

Decenas de cadáveres de estas aves acuáticas se acumulan en las orillas de la laguna, donde mueren atrapadas en las redes

No es agradable pasear estos días por la ribera del Mar Menor, en este otoño cálido que invita casi a meterse en el agua, y encontrarse con decenas de cadáveres de aves acuáticas en la orilla, fundamentalmente cormoranes que han muerto atrapados en las redes de pesca, según todos los indicios. Los cuerpos negruzcos, algunos ya casi descompuestos, componen una estampa desoladora que se repite cada otoño-invierno, aunque este año sorprende el elevado número de ‘bajas’.

La voz de alarma la ha dado el naturalista Diego Zamora, un aficionado a la ornitología que lleva la cuenta de las aves ‘orilladas’ desde hace unos años, y que esta semana se ha encontrado con 66 cormoranes –casi todos con marcas en el cuello– únicamente en los tres kilómetros de costa comprendidos entre el Puerto de Tomás Maestre y el Canal de Veneciola. En esta zona del Mar Menor que coincide con el norte de La Manga hay caladas no menos de veinte morunas, un tipo de red que se instala muy cerca de la orilla.

Los cormoranes son buceadores hábiles y pescadores muy especializados, pero se encuentran con una trampa mortal de la que no pueden escapar. Las redes les ofrecen en apariencia un vivero cómodo en el que ponerse las botas con poco esfuerzo, y allí se lanzan como misiles sobre los peces, pero mueren asfixiados mientras tratan de escapar de las mallas. El cazador cazado. Los pescadores los arrojan al agua cuando recogen las redes, y los cuerpos terminan sobre la arena, sacudidos rítmicamente por las olas.

¿Por qué tantos cormoranes este año? Por la sencilla razón de que hay más que nunca, según Diego Zamora. El cormorán grande, que nidifica en el norte de Europa, es una especie que ha ido a más en la Región, especialmente en el Mar Menor: si en el año 2001 eran solo unos 200 los ejemplares que pasaban el invierno en la laguna salada, el grupo se compone ahora de unas 1.500 aves. «Seguro que son más los que están cayendo en las redes, porque los servicios de limpieza retiran los que llegan unos cuantos metros más allá de la orilla. También salen cadáveres en otras zonas, pero el norte de La Manga y el Mar Menor es la zona más conflictiva porque hay más redes», explica Diego Zamora, cuyo macabro parte de bajas durante estos días de inspección ocular incluye también ocho zampullines cuellinegros, una gaviota patiamarilla y un faisán vulgar.

La solución, si la hay, no es sencilla, como reconoce Jorge Sánchez, biólogo de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), que reclama desde hace tiempo a la Administración una solución a la alta mortalidad de aves acuáticas. «Podría resolverse haciendo cambios en el diseño de las redes, pero no es fácil», admite. «La presión pesquera en el Mar Menor es muy alta, hay caladas muchas artes que no se sabe muy bien de quién son, y además está el furtivismo, asumido tanto por las autoridades como por los propios pescadores», asegura.

«No hay más redes»

El patrón mayor de la Cofradía de San Pedro del Pinatar, José Pérez Roca –que cederá el testigo en unos días a Juan Pablo Martínez–, asegura que no se han calado más redes que otros años, «por lo menos de profesionales», advierte, «porque hay un tope». Los cormoranes «buscan el pescado en las artes, que es donde está la comida, y allí caen», resume el veterano pescador, que también achaca la elevada mortalidad de estas aves acuáticas al aumento de su población, que prácticamente se ha doblado en los últimos cuatro años.

Jorge Sánchez llama la atención sobre los estragos de las redes, más que en los cormoranes –«una especie que no tiene problemas de conservación»–, en las serretas medianas, un ave acuática muy escasa cuya presencia durante la invernada confiere al Mar Menor una gran importancia como ecosistema húmedo.

Los cuerpos de cormoranes también se recogían hace unos años en otras zonas del Mar Menor cercanas a tramos costeros con alta concentración de redes, como la banda marítima situada entre los molinos del Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.


 (Publicado en 'La Verdad' el 8 de diciembre de 2011)
Comentarios (3)Add Comment
...
escrito por Rafael gallo, diciembre 09, 2011
Es una autentica barbaridad que aun hoy en dia, el pasear por el mar menor, se convierta en un velatorio de animales muertos. La impresion de ver estas aves agonizando es patetico.queda mucho por hacer respecto al medio ambiente en la laguna del mar menor.
...
escrito por Jesualdo Martinez, diciembre 09, 2011
Dentro de que no me guste que mueran estos animales, ni cualquier otro, debo decir que los cormoranes est'an haciendo mucho dano tierra adentro, est'n esquilmando el Segura y los embalses de su cuenca, han cambiado sus h'abitos y ya no migran, han encontrado aqu'i un clima propicio y alimento abundante (de momento). Su n'umero crece anyo tras anyo sin que nadie haga nada... a este ritmo no quedar'a ni un pez el Segura dentro de muy poco..
...
escrito por felix, diciembre 09, 2011
1)Cormoran grande, especie oportunista en crecimiento cuyas poblaciones hay que controlar. Recordemos que en sus zonas de origen constituye un gravisimo problema y se llega a cazar, abatiendose miles de ejemplaresssss.
2)Murcia region intensamente humanizada e intervenida donde las especies oportunistas como esta y otras deben de ser controladas, como gaviotas patiamarillas, cotorras, tortolas turcas, palomas, zorros, ratas, etc.
3)Los ecologistas aficionados a la conservacion de la naturaleza informan, los profesionales plantean soluciones y si existen los medios se llevan acabo.
Antes de informar, hay que documentarse un poco mas.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy