Portada Noticias Detectives de la basura
Detectives de la basura
( 3 Votos )
21.09.11 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Ficha de recogida de datos de Ocean Conservancy.

Ocean Conservancy promueve en la Región la limpieza de costas analizando el origen de los residuos. La organización ambiental convoca acciones en Cala Reona, río Mula y Marina de Cope

Para que las playas estén limpias, puede ser más eficaz determinar de dónde vienen los residuos que organizar periódicamente batidas de limpieza. Esta es la metodología que promueve Ocean Conservancy (OC), una organización ambiental que trabaja en 114 países de los cinco continentes analizando y clasificando el origen de los desechos que ensucian las costas para actuar después con los focos emisores de basura. Un ejemplo: después de comprobar en Estados Unidos que en los cruceros cada bebida se servía con dos pajitas, y que éstas acababan en gran número en el mar, OC consiguió que muchas navieras las sustituyeran por una única caña de papel biodegradable.

OC, que nunca ha actuado en España, trata ahora de introducirse en un país que considera «central» en Europa, por la gran extensión de su litoral, colaborando con grupos locales. El promotor de Ocean Conservancy en España es un murciano de adopción, el abogado de origen argentino Daniel Rolleri, que dirigió las actividades de OC en Washington a mediados de los 90.

Ocean Conservancy ha convocado tres jornadas de limpieza en los próximos días, enmarcadas en la iniciativa Coastal Cleanup, o Limpieza Internacional de Costas (jornadas de recogida de residuos que se celebran simultáneamente en todo el mundo entre septiembre y octubre): será en Cala Reona (sábado 24), Río Mula (domingo 25) y Marina de Cope (sábado 8 de octubre), donde Rolleri ha comprobado la gran concentración de residuos procedentes de la agricultura (plásticos de invernaderos, tuberías de riego, goteros...) que se acumulan en las playas aguileñas y lorquinas.

La Limpieza Internacional de Costas nació en South Padre Island (Texas) en 1986, y desde entonces se ha celebrado cada año con la participación de miles de voluntarios que han clasificado los residuos que contaminan el litoral, ríos y lagos.

La importancia de las fichas

Los voluntarios no se limitan a recoger los residuos y anotar el peso, sino que registran cada elemento recogido en unas fichas de datos que se envían a The Ocean Conservancy, que recopila y analiza la información volcada en esas tarjetas.

«Las limpiezas están bien, pero es muy importante la obtención de datos porque crecemos y consumimos tanto que es imposible recoger todos los desechos que generamos», explica. El ‘modus operandi’ de OC, que actúa también en cauces fluviales, coincide en lo básico con las convocatorias de limpieza de costas que se realizan habitualmente en la Región por parte de voluntarios y grupos locales, aunque aporta algunas singularidades: el apoyo de personajes famosos y grandes empresas que patrocinan las actividades –muy al estilo norteamericano, donde el marketing es fundamental– y la utilización de fichas para documentar todos los residuos que se recojan. De esta manera se sabe que sólo diez tipos diferentes de residuos suponen el 80% de todo lo que se recoge: colillas (32%), envases de plástico (9%), tapones (8%), platos y cubiertos de plástico (6%), botellas de plástico (6%), bolsas (5%), botellas de cristal (4%), latas (4%), pajitas (4%) y cuerdas (2%).

560 botellas de cava

Según Daniel Rolleri, sabemos que en España se recogen toneladas y toneladas de desechos, pero no conocemos en detalle de qué tipo de basura se trata, lo que impide ir al origen del problema. Otro ejemplo: después de detectar la aparición de miles de plásticos elásticos de colorines, Ocean Conservancy consiguió que se prohibiera el lanzamiento masivo de globos en celebraciones en las costas de varios estados de EE UU. Y otro ejemplo, esta vez más cercano: una limpieza de fondos marinos en la exclusiva Cala Fornells (Mallorca) en 2005 permitió la recogida de 560 botellas de cava arrojadas al fondo del mar desde los yates que fondean habitualmente en esa playa. «Estos son los datos que llaman la atención y que fomentan la creación de una masa crítica», opina Daniel Rolleri, «y además permiten la puesta en marcha de campañas específicas para atacar problemas puntuales, una vez que son identificados».

«No inventamos la rueda», insiste Daniel Rolleri, «en España ya se realizan limpiezas y nosotros queremos crear sinergias con grupos locales e implicar a ayuntamientos, empresas, medios de comunicación...».

«No está bien que solo limpie ‘papá ayuntamiento’»

Daniel Rolleri tiene claro que la Administración no puede cargar con toda la responsabilidad de los residuos que contaminan la costa, «entre otros motivos porque buena parte de esos desechos llegan arrastrados por las corrientes. No está bien que solo limpie ‘papá ayuntamiento’ , por eso hay que concienciar de que únicamente actuando en origen conseguiremos minimizar este problema». Rolleri, que ha sido profesor de Lengua y Literatura en la Universidad de Delaware (EE UU) y siempre ha estado implicado en organizaciones ambientales, tiene el objetivo de organizar un gran evento en la Región el año que viene: «Una buena movida que tenga eco internacional», espera.


 (Publicado en 'La Verdad' el 21 de septiembre de 2011)
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy