Portada Noticias Nacen los nuevos corzos murcianos
Nacen los nuevos corzos murcianos
( 2 Votos )
05.07.11 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Una corza con su cría, fotografiadas hace unos días junto a un comedero en la finca experimental del Noroeste. :: CARM

El programa de reintroducción avanza con el alumbramiento de cuatro corcinos en una finca experimental

De momento son cuatro, pero podría haber más porque se trata de una especie esquiva que se encuentra más cómoda confundida entre la vegetación y no es fácil seguirle los pasos: el grupo de corzos traído en diciembre pasado desde Sierra Morena para su reintroducción en el Noroeste de la Región se ha animado con el nacimiento de al menos cuatro corcinos, que presentan un aspecto y un estado de salud perfectos.

Los pequeños ungulados, que ya tienen un par de meses, apenas se despegan de sus madres en el recinto acotado dentro de la finca particular de 500 hectáreas situada en un punto del Noroeste que la Comunidad Autónoma prefiere no revelar por motivos de seguridad. El dueño de esta propiedad ha firmado un convenio de colaboración con la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad por el que asume los gastos de este proyecto, cuyo seguimiento corre a cargo de los técnicos de la Administración, con el asesoramiento del catedrático de la UMU Luis León Vizcaíno.

Una vez superado el primer hito del programa de reintroducción –un macho murió en esta fase–, el siguiente paso es seguir observando la adaptación del nuevo grupo familiar a las condiciones climáticas del Noroeste, antes de sacar a todos los ejemplares del cercado para liberarlos en la extensión de 500 hectáreas, protegida por una valla cinegética, donde permanecerán durante un mínimo de un año, según explicó ayer el director general de Patrimonio Natural y Biodiversidad, Pablo Fernández.

Cuando los corzos se hayan adaptado al terreno y logren criar con regularidad, habrá llegado el momento de liberarlos en campo abierto: las sueltas se realizarán en las áreas del Noroeste donde los técnicos consideran que hay garantías para la supervivencia de la especie. Estos puntos se localizan en las zonas altas de los ríos Alhárabe, Benamor y Quípar, el macizo de Revolcadores, El Sabinar, Calar de la Santa y Campo de San Juan. Es decir: las zonas más altas y frías de la Región, donde los corzos tendrán a su disposición un entorno boscoso, idóneo para su supervivencia, junto con amplias extensiones de cereal para alimentarse y cursos de agua todo el año.

«Sería bueno firmar más convenios de colaboración con particulares para repoblar todo el Noroeste», opina Pablo Fernández, quien asegura que «ya se han visto corzos en el entorno del pantano del Cenajo».

La reintroducción del corzo en la Comunidad Autónoma –donde se extinguió hace más de cien años, probablemente– está enmarcada en la Estrategia Regional de Caza, que pretende hacer de la actividad cinegética un importante recurso económico por su capacidad de atraer a un turismo de alto poder adquisitivo que genere ingresos en comarcas tradicionalmente deprimidas.

Cabras monteses de Sierra Nevada para Mazarrón

Los corzos tienen compañía desde hace unos días en la finca experimental del Noroeste: ahora comparten espacio con ocho cabras monteses (cinco hembras y tres machos) que inician también un periodo de aclimatación antes de ser trasladadas a la Sierra de las Moreras (Mazarrón) –probablementre en octubre, cuando esté construido el cercado–, en un proyecto que coordinará la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), que propuso a la Dirección General de Patrimonio Natural la creación de varias poblaciones de esta especie en las sierras litorales de la Región. Los animales, procedentes de Sierra Nevada, han sido regalados por la Junta de Andalucía (en el parque nacional está prohibida la caza, por lo que hay una gran densidad de ejemplares), y el traslado lo ha costeado el dueño de la finca. La intención de la Comunidad es traer otras doce ‘capra pyrenaica’ para crear una reserva en El Bebedor, una finca de 600 hectáreas ubicada en Moratalla y propiedad de la Comunidad Autónoma, con una superficie ampliable a 3.000 si se alcanzan acuerdos con varios propietarios, según explica Pablo Fernández.

Galería de fotos en este enlace (la foto 1 es de una cabra montesa).

 (Publicado en 'La Verdad' el 5 de julio de 2011)
Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por Zhesar, julio 06, 2011
Buenas noticias sin duda. Ojalá cunda el ejemplo y se repueblen otras zonas de la región con fauna autóctona de la peninsula. Por cierto, y es una opinión personal, es el ungulado más hermoso y astuto de todos.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy