Portada Noticias Un espantapájaros implacable
Un espantapájaros implacable
( 1 Voto )
29.04.11 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

El cadáver de un águila perdicera al pie de una de las torres que sostienen el tendido. :: JOSÉ A. LACALLE / ANSE

Un tendido eléctrico de Fuente Álamo ‘fríe’ en menos de dos años seis águilas perdiceras, dos águilas reales y dos búhos reales

Si ya es espantoso que unos animales tan bellos mueran electrocutados, saber que algunos de ellos pertenecen a una especie en peligro de extinción resulta desolador. Un téndido eléctrico de Los Cánovas (Fuente Álamo) ha provocado la muerte por electrocución, en los últimos dos años, a ocho águilas (seis perdiceras y dos reales) y dos búhos reales. Diez grandes rapaces que ningún espacio natural puede permitirse el lujo de perder, especialmente en el caso de las águilas perdiceras, de las que sólo quedan 22 parejas en la Región, por lo que los seis ejemplares juveniles electrocutados «pueden suponer casi toda la producción de pollos en la zona litoral», según explica el biólogo Jorge Sánchez, de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE).

Un grupo de naturalistas detectó las diez electrocuciones de rapaces, y avisó enseguida a la Administración regional.

ANSE ha reclamado ya a la Administración que corrija este espantapájaros funesto, un tramo mortal de unos 700 metros de longitud que se encuentra fuera de los espacios incluidos en la Red Natura 2000, «lo que dificulta la adopción de medidas», se lamentan en ANSE. Sólo se ha corregido un poste en el que se recogieron los cadáveres de dos águilas reales. Por este motivo, la Asociación de Naturalistas del Sureste reclama a la Comunidad Autónoma que trabaje en colaboración con las compañías eléctricas en la corrección de tendidos eléctricos que se encuentren en áreas no clasificadas como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

«Como apuntan diversos estudios científicos realizados en la Región y en Alicante, un elevado número de electrocuciones se producen fueran de las Zonas de Especial Protección para las Aves o de las áreas protegidas. Por esta razón, la delimitación de áreas de protección para la avifauna en el sentido del Real Decreto 1432/2008 fuera de las áreas protegidas se perfila como herramienta básica para disminuir el número de electrocuciones», advierten Jorge Sánchez y el naturalista José Alfonso Lacalle, también miembro de ANSE.

El paraje de Los Cánovas donde se encuentra la línea eléctrica, un espacio llano con cultivos de secano y abundancia de conejos, es un área de dispersión juvenil de estas rapaces, que encuentran en los postes un lugar en teoría cómodo en el que posarse durante sus primeras batidas de caza. Pero tan cómodo a simple vista como fulminante.


 (Publicado en 'La Verdad' el 29 de abril de 2011)
Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por Increible, abril 29, 2011
Me he quedado de piedra al leer la noticia. Espeluznantes los datos. Por 700 metros de tendido se muere una población de rapaces importantísima. Increible que por tan poco se pierda tanto.
No hay ninguna forma de valorar este impacto que dé otro resultado que no sea el soterramiento de la línea.
...
escrito por pero cierto, abril 30, 2011
Si existe otra forma, tan solo con aislar la zona del tendido donde se une a la torre sería suficiente. Eso no cuesta mucho pero por lo que no se entiende como no lo corrigen los encargados de velar por el medio ambiente, dicese la administración regional.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy