Portada Noticias ¡Sigan a ese pato!
¡Sigan a ese pato!
( 1 Voto )
02.02.11 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Un macho de malvasía cabeciblanca, fácilmente distinguible por el pico azulado y la mancha blanca en forma de máscara que le cubre la cara. :: MARIO DE LOS REYES

La supervivencia de la malvasía cabeciblanca en Europa pasa por las depuradoras de Molina, Mazarrón y Alhama

El pato más amenazado del mundo tiene el pico azul y ha encontrado un lugar seguro bajo el sol en la Región de Murcia. Y, cosas de la vida, la malvasía cabeciblanca no ha buscado un hotel de cinco estrellas, sino que se ha conformado con las humildes lagunas de las depuradoras de aguas residuales de Molina de Segura, Mazarrón y Alhama, donde actualmente se concentra una de las mayores poblaciones europeas de esta anátida en peligro de extinción. En este trance, hoy se celebra el Día Mundial de los Humedales con este simpático pájaro como uno de sus principales protagonistas.

La supervivencia de la malvasía cabeciblanca se ha convertido en una prioridad dentro de la agenda ambiental de la Unión Europea, que financia al 75% un proyecto LIFE en la Región para asegurar la viabilidad de sus escasos ejemplares: no hay más de 2.000 en el viejo continente, y todos en España. Este proyecto de conservación, en el que la Comunidad y los ayuntamientos implicados aportan el 25% restante, será presentado esta mañana en la depuradora molinense de Campotéjar por el consejero de Agricultura, Antonio Cerdá.

Esta estación de tratamiento de aguas residuales es un ejemplo de cómo la tecnología puede echar una mano a la recuperación del medio natural: lo que habitualmente sería una infraestructura insalubre y maloliente se ha convertido en un conjunto de lagunas naturalizadas donde no sólo cría la malvasía, sino otras especies de aves acuáticas. Y donde es más que recomendable gastar una mañana paseando mientras se espía a cormoranes, gaviotas, fochas y garzas. Otro tanto ocurre en Las Moreras (Mazarrón) y Alhama, donde los tratamientos son tan efectivos que las aguas resultantes son un hervidero de vida, y además se utilizan para el regadío. Campotéjar y Las Moreras acaban de ser incluidas en el Convenio Ramsar de conservación de humedales.

El proyecto LIFE de la malvasía se desarrollará hasta septiembre de 2014 por la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad, junto con los ayuntamientos de Molina de Segura, Mazarrón y Alhama de Murcia. A grandes rasgos, el programa de conservación consiste en hacer un seguimiento muy estrecho de sus escasas poblaciones, mejorar el hábitat, establecer itinerarios de observación para no molestar a las aves, especialmente en época de cría, y divulgar el proyecto para que el tejido social se implique en su protección.

Casi extinguida en los años 70 del pasado siglo, la malvasía cabeciblanca comienza a recuperar sus poblaciones lentamente; sus principales amenazas son la caza furtiva, el deterioro de los humedales y la malvasía canela, una especie invasora procedente de Estados Unidos que se está cruzando con los ejemplares autóctonos.

Cuarenta años velando por el ‘corazón’ y los ‘riñones’ del sistema hídrico

Al igual que el corazón y los riñones, los humedales son órganos vitales de los ecosistemas, para los que bombean y purifican el agua; pero cuarenta años después de la firma del convenio que los protege, Ramsar, las zonas húmedas del planeta se enfrentan a su mayor cáncer: la mala gestión del agua, informa Efe.

Ante el dramático ritmo de desaparición de manglares, marismas y deltas, diecinueve países suscribieron el 2 de febrero de 1971 en la ciudad iraní de Ramsar un convenio internacional que lleva ese nombre y que obliga a los países firmantes a llevar a cabo una planificación del suelo y del agua que garantice la protección de sus humedales. Cuarenta años después, 160 estados han ratificado este convenio, que, desde que entró en vigor en 1975, ha declarado más de 1.900 humedales de importancia internacional –los últimos, las lagunas de Campotéjar (Molina) y Las Moreras (Mazarrón)–, y que, juntos, sumarían una superficie de cerca de 200 millones de hectáreas, más de tres veces la península ibérica.

España ratificó el convenio en 1982 y hoy día es el tercer país con más humedales incluidos (73), sólo por detrás de Reino Unido y México, señala David Howell, coordinador de Aguas de SEO/BirdLife, la organización conservacionista española más veterana, cuyo cofundador, el ornitólogo Francisco Bernis, fue el representante español en Ramsar. Howell explica con una ilustrativa comparación lo que los humedales representan para la naturaleza: «Son lo que el corazón, el hígado y los riñones al cuerpo humano», en tanto que «recogen, distribuyen, almacenan y purifican el agua».

 (Publicado en 'La Verdad' el 2 de febrero de 2011)
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy