Portada Noticias El fantasma del bosque regresa a la Región
El fantasma del bosque regresa a la Región
( 1 Voto )
11.12.10 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Uno de los catorce corzos que se soltaron ayer en una finca del Noroeste. :: martínez bueso

La reintroducción del corzo da el primer paso con la llegada de catorce ejemplares

Su primer contacto con la Región fue un tanto frío, ya que la lluvia y la niebla les acompañó desde Sierra Morena (Córdoba) hasta el cercado en el que fueron liberados, habilitado en una finca particular del Noroeste, sobre las once de la mañana de ayer. Los catorce corzos con los que se da el primer paso para la reintroducción de esta especie –doce hembras y dos machos– salieron de estampida desde el remolque de transporte de ganado y se lanzaron a reconocer la que será su nueva casa durante los próximos meses, agrupados de tres en tres, curiosos, nerviosos y un tanto desconfiados.

El fantasma del bosque, como conocen los cazadores a este pequeño cérvido por su carácter tímido y su tendencia a vivir emboscado, regresa así a la Región después de su extinción hace décadas, quizá más de cien años, aunque lo cierto es que se desconoce el momento exacto de su desaparición de los montes murcianos. La reintroducción de este ungulado –la noticia fue adelantada por ‘La Verdad’ el 28 de abril– es una iniciativa de la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad que cuenta con la colaboración de un particular que ha cedido su finca para la aclimatación de los animales, «con lo que a la Comunidad Autónoma no le cuesta un euro», advierte Pablo Fernández, titular del departamento.
Los técnicos de la dirección general, con el asesoramiento del catedrático de la Universidad de Murcia Luis León Vizcaíno, realizarán un seguimiento a los corzos para comprobar cómo se aclimatan a la Región. Una vez que las hembras den a luz a sus crías –casi todas han venido preñadas–, en febrero o marzo, y si la adaptación al terreno es adecuada, los corzos pasarán del acotado a terreno abierto –la finca, vallada, tiene unas 500 hectáreas–, donde proseguirá el periodo de aclimatación durante un año o un año y medio.

Pasado este periodo, y si los corzos se han adaptado y han conseguido criar, se realizarán sueltas de animales en una serie de puntos del Noroeste que se consideran óptimos para que prospere la especie, fundamentalmente las zonas altas de los ríos Alhárabe, Quípar y Benamor: el entorno de Revolcadores, El Sabinar, Calar de la Santa y Campo de San Juan, donde los corzos encontrarán un entorno boscoso donde guarecerse, combinado con amplias extensiones de cereal para alimentarse y cursos de agua con caudal durante todo el año.

El corzo es un ungulado de pequeño tamaño, sólo algo más grande que un perro, que requiere territorios amplios y de clima frío y húmedo. Sus mejores poblaciones están en el norte de España, pero a la Región se han traído ejemplares de Córdoba para que se adapten mejor al clima murciano.

Un trofeo de caza muy codiciado

El regreso del corzo a la Región obedece exclusivamente a motivos cinegéticos:se trata de uno de los trofeos más codiciados y la Comunidad Autónoma quiere hacer de la caza un recurso económico importante para el Noroeste de la Región, asociado al turismo rural. «Cinegéticamente, el corzo es un trofeo muy atractivo porque es muy difícil de cazar; es un animal que tiene mucha movilidad y es escurridizo, se camufla muy bien», explica Pablo Fernández, quien asegura además que el corzo es compatible con la cabra montesa: «La cabra montesa está en la alta montaña y el corzo en cotas más bajas, en pinares y sembrados. Son las dos únicas especies de caza mayor que vamos a tener en el Noroeste, junto con el jabalí, porque el arrui lo vamos a limitar a la reserva de Sierra Espuña y su entorno», añade el director general. En la Región hay unos 12.000 cazadores federados.
 (Publicado en 'La Verdad' el 11 de diciembre de 2010)
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy