Portada Noticias ¡Ni se le ocurra pisarla!
¡Ni se le ocurra pisarla!
( 0 Votos )
18.02.10 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Ejemplar de jara de Cartagena, que llegó a darse por extinguida y de la que no quedan más que unos 20 ejemplares puros en la Región. :: CAICOS

La jara de Cartagena es una de las plantas más amenazadas del mundo: no quedan más de 20 ejemplares

Mírela bien: no es una planta normal y corriente, a pesar de que sus flores le puedan resultar familiares. Mire bien a la jara de Cartagena y, sobre todo, ¡no la pise! porque apenas quedan 20 ejemplares en Europa, localizadas en la Sierra Minera (Cartagena-La Unión).

Tampoco corren buenos tiempos para la manzanilla de Escombreras -sólo sobreviven ya en la isla de Escombreras y La Azohía- y el garbancillo de Tallante, que únicamente puede encontrarse en una cuadrícula de media hectárea en esta diputación cartagenera.

La alteración de sus hábitats -como la minería a cielo abierto, por ejemplo- y otros factores como los problemas para la polinización y la hibridación de ejemplares han llevado a estas especies hasta casi su desaparición. Estos raros y frágiles vegetales serán protagonistas mañana de una jornada técnica organizada por la Universidad Politécnica de Cartagena en la que expertos de toda España pondrán en común estudios y estrategias científicas encaminadas a que no desaparezcan, para lo cual juegan un papel fundamental las técnicas de conservación "ex situ": es decir, los bancos de semillas y cultivos "in vitro" para hacer replantaciones.

La Universidad Politécnica de Cartagena controla desde hace cuatro años la población de estas especies amenazadas, en colaboración con la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente (la Ley de Patrimonio Natural obliga a la Administración a establecer planes de recuperación), aunque fue la Asociación de Naturalistas del Sureste (Anse) la primera que se ocupó del declive de estas plantas endémicas, a las que equipara, por su escasez y rareza, con el lince ibérico y el águila imperial.

Las flores de color violáceo de la jara de Cartagena eran abundantes hace un siglo en las sierras litorales de Cartagena y La Unión, aunque la transformación del medio físico casi las borró del mapa. Llegó a darse por extinguida, hasta que en 1986 se localizó un ejemplar en Pobla de Valbona (Valencia) y en 1993 un pequeño grupo de 8 en Llano del Beal (Cartagena), que lamentablemente quedó arrasado por un incendio cinco años después.

Por suerte, el departamento de Botánica de la Universidad de Murcia había obtenido plantones, que cedió a Anse para que los plantara en el Monte de San Julián, Rambla del Cañar, Atamaría, Finca El Sabinar y Canteras Romanas. La historia del garbancillo de Tallante es parecida: esta leguminosa de la familia de las habas o los guisantes también se dio por desaparecida durante 100 años, hasta que "reapareció" en el año 2004.

Actualmente viven unos 300 ejemplares, aunque circunscritos a una cuadrícula de apenas media hectárea. La agonía de la manzanilla de Escombreras es aún más triste, porque algunas de sus poblaciones han sido destruidas a bombazos. Así como suena, porque en uno de sus reductos, la Punta de Aguilones, ya no se le puede encontrar tras las voladuras realizadas para la ampliación de la dársena de Escombreras. También han desaparecido de la Sierra de La Muela, aunque resisten como pueden en La Azohía y la Isla de Escombreras.

La jara de Cartagena, el garbancillo de Tallante y la manzanilla de Escombreras no son las únicas especies de plantas que corren peligro en la Región: otras 24 están en peligro de extinción -enebro albar, alcornoque, sabina de las dunas, encina levantina...-, casi 200 están catalogadas como vulnerables -helecho común, olmo de montaña, roble, saúco...- y un gran número son de interés especial -campanilla de roca, azafrán bastardo, tomillo segureño...-.

«La Región tiene más tipos de plantas que todo el Reino Unido»

Juan José Martínez Sánchez, profesor de la Universidad Politécnica de Cartagena, es el coordinador, junto a María José Vicente Colomer, de la jornada técnica sobre especies vegetales amenazadas, «un patrimonio natural que estamos obligados a conservar», señala, y una tarea ante la que se muestra optimista: «La gente está ahora muy concienciada de que hay que cuidar la naturaleza. Es cierto que hay personas dañinas y poco respetuosas, pero son una minoría», opina.

«Además, los políticos se han dado cuenta de que hay que legislar y proteger. Si nosotros ponemos el conocimiento y ellos los medios, lo conseguiremos». Para hacernos una idea acerca de la riqueza natural de la Región, el profesor Juan José Martínez pone un ejemplo: en la Comunidad Autónomapueden encontrarse 1.900 especies vegetales, «más que en todo el Reino Unido», y en cuanto a especies exclusivas, «Murcia tiene más que Bélgica u Holanda».

¿Cómo preservar esta riqueza? Según Juan José Martínez, es necesario identificar los problemas que amenazan la supervivencia de las especies más amenazadas. El principal ya lo conocen –la modificación de los hábitats–, aunque también influyen los cambios climáticos o la desaparición de determinados tipos de insectos.

(Publicado en 'La Verdad' el 18 de febrero de 2010)
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy