Portada Noticias El águila perdicera remonta el vuelo
El águila perdicera remonta el vuelo
( 0 Votos )
14.06.07 - LA VERDAD
enviar a meneame
artsexylightbox

Ejemplar de águila perdicera. Al fondo, la Sierra de las Moreras. :: CARM

Los expertos aprecian una ligera recuperación de la especie

En estos días cálidos de junio se dedican a adquirir destreza en el vuelo, vigilados de cerca por sus padres, aprendiendo a distinguir desde las alturas el movimiento nervioso de un conejo o la estampida de una bandada de perdices.

Aún con restos del plumón juvenil, un poco vacilantes e ignorantes de su condición de especie en peligro de extinción, los 21 pollos de águila perdicera que han conseguido sacar adelante esta primavera las 22 parejas censadas en la Región son un motivo de alegría para los técnicos de la Dirección General del Medio Natural.

Estas cifras confirman la lenta recuperación de esta rapaz emblemática de los espacios naturales de la mitad sur de España, que en la Región llegó a tener 45 parejas hace 30 años -el censo histórico más antiguo-.

Venenos, electrocuciones, falta de alimento y degradación de su hábitat pusieron contra las cuerdas al águila perdicera, que en 1998 tocó fondo con sólo 17 parejas campeando por los cielos de la Región.

Hoy, parece que su futuro pinta un poco menos negro.

La clave está en saber cuántos de estos 21 pollos sobrevivirán a la selección natural y serán capaces de recuperar terreno perdido.

De todos modos, las estadísticas confirman que las águilas perdiceras saben buscarse la vida, hasta el punto de que el 93% de las parejas reproductoras sacan adelante sus pollos, lo que arroja una media de 1,27 pollos por pareja, según datos de la Dirección General del Medio Natural.

Estos números indican, según los técnicos, que las aves encuentran alimento suficiente para alimentar a sus pollos, y que éstos, una vez adultos, disponen de áreas en las que instalarse formando nuevas parejas reproductoras.

Los técnicos de la Consejería de Industria y Medio Ambiente tienen localizados todos los nidos en uso repartidos por los diferentes espacios naturales de la Región, de forma que cuentan con información actualizada de todo tipo de detalles relacionados con su vida cotidiana: qué cazaderos utilizan con más frecuencia, qué alimentación predomina en cada época del año, etc.

El entendimiento entre Administración y propietarios de fincas ha sido clave para la recuperación de la especie.

Cuatro ejemplares localizados en todo momento mediante un sistema de radiocontrol

El proyecto europeo LIFE ha sido viento en las alas para que el águila perdicera pueda remontar el vuelo. El programa ha consistido en el seguimiento biológico, por parte de la Dirección General del Medio Natural, de las siete parejas que crían en la Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) de las Sierras de Almenara, Las Moreras y Cabo Cope, una extensión de más de 22.000 hectáreas, localizada entre Águilas, Lorca y Mazarrón, que es la de mayor densidad de población en la Región de esta rapaz seriamente amenazada.

El proyecto LIFE, desarrollado entre los años 2002 y 2006, han consistido fundamentalmente en tres actividades:

- Seguimiento mediante radiocontrol de cuatro ejemplares. Tres machos y una hembra de cuatro parejas diferentes fueron capturados, marcados y controlados a distancia para conocer mejor los hábitos de la especie.

- Aumento de las poblaciones de conejo y perdiz, presas principales de la perdicera. Se han construido más de 100 madrigueras de conejo y 60 parques de aclimatación de perdices, y además se han hecho siembras de avena y alfalfa para que se alimenten. Esta labor ha contado con la colaboración de propietarios de fincas, con los que se contactó a través de la Fundación Global Nature.

- Acondicionamiento de tendidos eléctricos para evitar la muerte por choque o electrocución. Estos trabajos fueron desarrollados por Iberdrola y Red Eléctrica de España, patrocinadores del proyecto.

El programa LIFE para la conservación del águila perdicera ha tenido un presupuesto de 1.113.000 euros, financiado mayoritariamente por la Unión Europea –el 75%–. La Comunidad Autónoma aportó un 22% y el 3% restante Iberdrola y Red Eléctrica de España.

La Dirección General del Medio Natural, con la colaboración de CAM Obras Sociales, Ayuntamiento de Lorca y el Ministerio de Medio Ambiente, editó un DVD en el que se recoge el trabajo realizado a lo largo de estos cuatro años y que constituye un documento valiosísimo para saber más sobre el águila perdicera y los
espacios naturales en los que lucha por sobrevivir.

Los técnicos que han trabajado en el proyecto son Emilio Aledo, Ester Cerezo, Remedios Illán, José Manuel Escarabajal, Nuria García, María Ángeles López, Luis Mariano López, María Huertas Marín, Antonio José Rodríguez, Tania María Sáez, Mariano Vicente y Francisco de Paula Juanes.

Protegida... y acosada

La Comunidad Autónoma protege al águila perdicera y la acosa al mismo tiempo: es decir, se beneficia del modélico proyecto europeo LIFE para su estudio y seguimiento, mientras que favorece el desarrollo de importantes complejos urbanísticos en los espacios naturales que le sirven de refugio.

Esta rapaz en peligro de extinción ya ha provocado, indirectamente, la paralización del proyecto de viviendas, hotel y campo de golf en La Zerrichera –finca de Águilas, en La Almenara, catalogada como Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA)–, aunque los científicos se hacen cruces pensando en la regresión que puede sufrir la especie por la influencia del macro-resort Marina de Cope –que es presentado pomposamente como el más grande del Mediterráneo–, el Lorca Golf Resort de Purias, la construcción de viviendas en la cara sur de la Sierra de las Moreras....

(Publicado en 'La Verdad' el 14 de junio de 2007)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy