Portada Noticias Una guía recoge por primera vez todas las cumbres de la Región
Una guía recoge por primera vez todas las cumbres de la Región
( 1 Voto )
26.10.08 - LA VERDAD
enviar a meneame
artsexylightbox

La espectacular arista que lleva hasta la cumbre de la Sierra de las Moreras (Mazarrón). :: CLUB MONTAÑERO DE MURCIA

El Club Montañero de Murcia elabora un catálogo que describe las 362 elevaciones montañosas singulares, el primer documento de este tipo que se hace en España

La Región de Murcia tiene 362 cumbres. Para llegar a este dato, que puede parecer anecdótico, ha sido necesario realizar un trabajo de campo que ha implicado a cientos de personas a lo largo de más de 50 años, y que ahora ha culminado el Club Montañero de Murcia, con la colaboración de la Federación de Montañismo de la Región y el programa Volcam de Caja Mediterráneo, que ha aportado la financiación.

El resultado de este esfuerzo es el Catálogo de cumbres de la Región de Murcia, el primer documento de estas características que se elabora en España y que acaba de terminar Juan Carlos García Gallego -vocal de Montaña del Club Montañero de Murcia-, con el apoyo de Ginés Rosagro Aragón -vocal de Actividades, que ha ejercido de técnico medioambiental e informático- y la ayuda de numerosos miembros del club.

Establecer el catálogo de cumbres definitivo de la Región ha supuesto un enorme esfuerzo que va más allá de los necesarios ascensos a las montañas, ya que ha sido necesario actualizar toda la información existente hasta el momento -en algunos casos equivocada-, cruzar datos con las fuentes topográficas habituales -como el Instituto Geográfico Nacional-, contrastar la toponimia e incluir las figuras administrativas de protección en vigor.

Antes que nada, el primer paso fue determinar qué se entiende como cumbre y a qué nos referimos cuando hablamos de cimas: según el criterio técnico de este proyecto, cima es la altura máxima de una montaña, y cumbre -que se usa a veces como sinónimo de cima- se refiere a todo el relieve orográfico que forma una montaña «y le otorga entidad e independencia en el paisaje».

Luego este trabajo es una radiografía de la orografía de la Región en busca de sus elevaciones montañosas singulares, que han resultado ser 362. Ni una más, ni una menos. Este documento permitirá, por ejemplo, poner orden en la forma de nombrar nuestras montañas, pues con el paso del tiempo es frecuente que se pierdan los nombres tradicionales, que se cambien, o que no coincidan con los que aparecen en los mapas. También ocurre a menudo que los mapas no recogen con fidelidad las alturas de las cumbres, o incluso que sitúan erróneamente las cimas.

Premio Cumbres

El desarrollo de este catálogo ha sido una constante en la actividad del Club Montañero de Murcia desde 1952, que utilizó como referente la cartografía del Servicio Geográfico del Ejército y llegó a establecer entre sus asociados el Premio Cumbres, que se concedía a quienes sumaran una serie de puntos subiendo a montañas de la Región. Juan Carlos García Gallego y José Antonio Navarro Mateo dieron un nuevo impulso al catálogo en 1983, y en años sucesivos se ha ido perfeccionando hasta llegar a la relación final, con información de total fiabilidad gracias a los nuevos procedimientos digitales que permiten establecer con exactitud la altura y coordenadas UTM a 1 metro.

Caso aparte ha sido la toponimia, pues los autores del trabajo se han encontrado con numerosas contradicciones en los nombres de las cumbres, lo que ha obligado a un laborioso trabajo de investigación sobre el terreno, en archivos, mapas históricos y otras fuentes. Un ejemplo claro de corrección toponímica es el que se refiere a la Sierra de Lavia. Su denominación correcta es en realidad Sierra de La Vía, en alusión a la vía romana que transcurre a sus pies.

La falta de uso de este topónimo por los propios habitantes de esta zona -que casi ha llegado a estar despoblada- y una deficiente traslación a los mapas son los motivos por los que ha degenerado la denominación de esta valiosa sierra ubicada entre Bullas, Lorca y Cehegín. El catálogo ya ha sido contrastado con los clubes locales, y se trasladará a la Dirección General del Medio Natural, para que aporte sus propias sugerencias, lo corrija o enriquezca.

La seriedad del Catálogo de cumbres de la Región de Murcia se fundamenta en una metodología rigurosa: la base fundamental es el trabajo de campo, que se ha hecho con comisiones integradas por al menos cuatro expertos (experto se considera al montañero que ha coronado al menos 100 cumbres diferentes de la Región).

Estas comisiones, coordinadas por Juan Carlos García Gallego, han peinado las montañas de la Región para contrastar la información histórica con los nuevos parámetros facilitados por la tecnología digital, y además han investigado la toponimia correcta. Este trabajo ha dado como resultado la inclusión de nuevas cumbres en el catálogo-base de que disponía el Club Montañero, y que refleja el dato final de 362.

«No hay ni una sola montaña que no merezca la pena ser subida»

Para Juan Carlos García Gallego, es necesario mimar los espacios naturales para que creen riqueza mediante su uso turístico y deportivo

Miembro de una saga ilustre de escaladores murcianos y componente ya veterano del Club Montañero de Murcia, Juan Carlos García Gallego ha tenido que gastar muchas suelas para terminar el Catálogo de cumbres de la Región de Murcia, un proyecto en el que ha invertido miles de horas a lo largo de 25 años y que le ha permitido ser un conocedor privilegiado de los espacios naturales murcianos. «No hay ni una sola montaña que no merezca la pena ser subida», asegura García Gallego para poner de relieve la gran belleza de la naturaleza de la Comunidad Autónoma.

Para él, el catálogo será una herramienta importante que servirá para difundir el conocimiento de las montañas de Murcia y, una cosa llevará a la otra, su protección: «Cuando la gente es consciente del valor que tiene un lugar, lo protege», opina el montañero murciano, que ve en los espacios naturales un gran recurso turístico que puede generar riqueza, como ocurre en otras zonas de España, como los Picos de Europa y Pirineos. «Además –añade–, si se visitan puntos de la Región que no son los habituales para ir de excursión, se diversifica la riqueza».

El trabajo del Club Montañero será útil también, según su opinión, para planificar obras públicas, ya que permitirá conocer con mayor exactitud las áreas sensibles a la hora de construir una carretera, por ejemplo, u otra infraestructura que afecte a un espacio natural. A este respecto, García Gallego critica la «excesiva» invasión de antenas de telefonía móvil en algunas montañas, así como la agresiva instalación de generadores de energía eólica, lo que ha obligado además a acometer grandes accesos monte a través. «Las montañas significativas hay que respetarlas», remarca.

En el otro lado de la balanza, Juan Carlos García Gallego se ha encontrado durante estos años con una naturaleza regional «bien conservada» en general, para lo que ha sido importante la «ordenación del territorio» y la mayor vigilancia. «Antes había mucho abandono», insiste.

A vista de pájaro

Después de pasar media vida contemplando la Región desde las alturas, García Gallego describe como «maravillosa» la sensación de haber subido todas las cumbres y de haber visto todos los paisajes de la Región desde lo más alto. La tónica general de lo que han visto sus ojos es que «tenemos demasiado desierto y poca agua, aunque hay mucha diversidad y en algunas zonas se mantiene una cubierta vegetal sorprendente».

Y recomienda, para quien busque nuevas sensaciones, la visita a las sierras lorquinas cercanas a Zarcilla de Ramos, en la frontera con Vélez Blanco (Almería), donde se encuentran, a su juicio, algunos de los paisajes montañeros más interesantes de la Región.

(Publicado en 'La Verdad' el 26 de octubre de 2008)
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy