Portada Noticias Ciervos 'furtivos' en Cehegín
Ciervos 'furtivos' en Cehegín
( 1 Voto )
25.01.09 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

El concejal de Montes del Ayuntamiento de Cehegín, Joaquín Marín Sánchez, con un ciervo cobrado durante una montería en el Coto Las Maravillas.

Un grupo de venados que se escapó hace más de 10 años de una finca privada coloniza un monte público y consolida una población estable

Los ciervos vuelven a reproducirse libremente en la Región cien años después de haberse extinguido. No han regresado a los montes murcianos desde Cazorla ni desde la Sierra de Segura, sino que su presencia cada vez más notoria -y de momento circunscrita a Cehegín- se debe a una casualidad: hace más de diez años se escapó un grupo de la finca La Jabalina, el coto intensivo de caza pionero en la Región, que había traído los animales desde Ciudad Real. Los venados se refugiaron en el monte público número 34 del municipio, conocido como Coto Las Maravillas, lindero con el vallado del que habían huido.

Allí encontraron un hábitat idóneo en el que han logrado consolidar una población estable que podría oscilar entre los 200 y los 300 ejemplares según las estimaciones del Ayuntamiento y de la Sociedad de Cazadores. Son cálculos a ojo porque aún no se ha hecho un censo de población.

También se han instalado en Las Maravillas los muflones, procedentes igualmente de los cotos privados. Poco después inició la actividad una segunda finca de caza intensiva, Los Villares, y al parecer han seguido escapando ciervos y muflones desde estos cercados hacia el monte público, lo que explicaría que la población en libertad se haya mantenido fresca genéticamente.

Cuando, por su elevado número, quedó claro que habían llegado para quedarse, hace unos seis años, la Sociedad de Cazadores de Cehegín comenzó a realizar monterías para controlar su población, ya que era frecuente que invadieran cultivos. Ahora tiene cedida la explotación cinegética de la finca, mediante concesión municipal, a cambio de 9.000 euros anuales.

La situación actual es tan interesante desde el punto de vista cinegético o turístico como anómala desde el punto de vista ecológico, lo que ha llevado al Ayuntamiento de Cehegín a plantearse una regularización de los ciervos. «Si hay pueblos de Sierra Morena o Castilla-La Mancha que viven de la caza mayor, ¿por qué no podemos hacerlo aquí?», reflexiona el concejal de Montes, Joaquín Marín Sánchez, quien es partidario de censar los venados para saber cuál es el estado real de la población y gestionar así el coto de una forma más profesional.

«No sabemos cuántos hay, aunque creemos que cerca de 300; yo soy partidario de censarlos y, si es necesario, dejar de cazarlos un año, porque corremos el riesgo de acabar con ellos», explica. Joaquín Marín ha visto en los venados una fuente de ingresos para el municipio, pues, además de la caza, podrían atraer visitantes, como ocurre en Cazorla.

Pese a que la presencia de los ciervos ha pasado casi desapercibida a lo largo de todos estos años, entre los cazadores sí se ha extendido como un reguero de pólvora el chollo del que se disfruta en Cehegín: de la noche a la mañana, un monte público que está apenas a siete kilómetros del casco urbano se ha poblado con la especie estrella de caza mayor, y sin más coste económico que el mantenimiento de comederos y bebederos, la vigilancia y la tasa municipal.

"Chollo" cinegético

Por eso no es extraño que la modesta Sociedad de Cazadores de Cehegín cuente en estos momentos con unos 400 socios, de los que sólo unos 150 son vecinos del pueblo. El resto proceden de Alicante -en su mayoría-, pero también de Murcia e incluso de lugares tan lejanos como Burgos o Barcelona. Y todo por una cuota anual de unos 200 euros, más otros 150 que dan derecho a participar en las 12 monterías que organiza cada año la Sociedad, tres de ellas en el Coto Las Maravillas. Es decir: con un poco de suerte, un cazador puede llevarse a casa un trofeo imponente por menos de 400 euros, cuando lo normal es pagar un mínimo de 2.000 euros por abatir un venado en un coto intensivo de Andalucía o Castilla La Mancha.

«Tienen que ser abatidos: su presencia es una anomalía»

La Comunidad Autónoma descarta la reintroducción del ciervo en la Región, aunque sí considera la del corzo

Los ciervos de Cehegín van a seguir siendo furtivos porque la Comunidad Autónoma no se plantea la reintroducción de la especie. «Nuestra postura es que tienen que ser abatidos, porque su desarrollo de forma natural en la Región es una anomalía», señala el jefe del Servicio de Caza y Pesca de la Comunidad Autónoma, Juan de Dios Cabezas.

Desde la Comunidad Autónoma, sin embargo, se apuesta por la actividad cinegética como un motor de «dinamización turística y económica», aunque centrada en la cabra montesa y el arrui, las dos especies de ungulados que pueblan las montañas del centro y el norte de la Región. «De hecho –añade Juan de Dios Cabezas–, tengo el encargo de preparar a corto plazo la estrategia de la caza en la Región, para regular y ordenar la actividad cinegética».

Pero en los planes de la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente no entra el ciervo, una especie extinguida oficialmente en la Región a fines del siglo XIX y principios del XX, aunque hay documentados avistamientos esporádicos en los años 40 y 50.

«No es viable»

«El ciervo no es la especie adecuada para la Región; hace unos años se hizo un plan de recuperación –explica el jefe del Servicio de Caza y Pesca–, tanto para el ciervo como para el corzo, pero dieron como resultado que la viabilidad era dudosa. El corzo sí es posible que pueda tener futuro ahora, sobre todo en las sierras de Moratalla».

Acerca de los ciervos del Coto Las Maravillas, Juan de Dios Cabezas admite que en el Servicio de Caza y Pesca hay constancia de su presencia en libertad desde hace años, «por los posibles problemas de gestión de las fincas La Jabalina y Los Villares, de donde se han escapado ejemplares», aunque el número de 200 o 300 que maneja el Ayuntamiento de Cehegín le parece excesivo: «Creo que son muchos, la verdad es que nos extraña. Nosotros calculábamos 50 o 60. Habrá que censarlos, aunque la verdad es que no tenemos constancia de incidencias o quejas».

El Servicio de Caza y Pesca ha concedido los permisos necesarios para las monterías en Las Maravillas, del mismo modo que ha expedido autorizaciones para batidas de gamos en Revolcadores (Moratalla), hasta donde llegan desde un coto granadino.

3.000 hectáreas de monte junto a dos ríos

Uno se planta en apenas diez minutos desde el centro urbano de Cehegín en un bellísimo espacio natural de 3.000 hectáreas rebosante de caza mayor.

El Coto Las Maravillas está a siete kilómetros del pueblo, por la carretera de Campillo de los Jiménez, libre y accesible para quien quiera pasear por sus caminos, sendas y ramblas porque se trata de un monte público, aunque la explotación cinegética está cedida por contrato a la Sociedad de Cazadores –la temporada de caza abarca de septiembre a enero–. Basta con poner los pies en la finca para darse cuenta de la gran cantidad de animales que corren por ella: hay excrementos y huellas por todas partes, igual que es fácil localizar pinos jóvenes completamente pelados, donde los ciervos rozan la cornamenta en la época del desmogue.

Los venados y los muflones –aunque esta especie es ahora menos numerosa– han encontrado en el coto comida y agua en abundancia: además de la espesa vegetación del monte, la Sociedad de Cazadores planta cereales y mantiene una red de bebederos, muy necesarios en verano; durante el resto del año, el arroyo de Gilico siempre tiene caudal, y además está el pantano del Argos, donde se les puede ver abrevando por la tarde –a ambos lados del coto corren los ríos Quípar yArgos–.

No suelen aventurarse lejos del coto, aunque algunos ciervos han llegado a Bullas, Mula y Moratalla, y se han visto muflones en Calasparra. «Cehegín tiene 9.000 hectáreas de monte público», explica con orgullo el concejal Joaquín Marín Sánchez, quien asegura que el Ayuntamiento tiene como objetivo preservar su riqueza natural y mantener el monte intacto. «En este pueblo podemos vivir del turismo y de la caza», insiste el edil de Montes, quien anuncia que presentarán un proyecto a la Comunidad Autónoma para estabilizar la población de ciervos y muflones.


(Publicado en 'La Verdad' el 25 de enero de 2009)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy