Sierra de la Pila y Abanilla
La montaña verde
( 12 Votos )
enviar a meneame
artsexylightbox

El Caramucel, visto desde la cumbre de Los Cenajos.

El Caramucel esconde en La Pila una de las umbrías más bellas de la naturaleza murciana

Esta primavera flamante nos empuja al campo y nosotros, débiles de carácter y carne pecadora, nos dejamos arrastrar. La primavera tiene eso: que hasta en el rincón más inmundo podemos hallar belleza en forma de una margarita, una amapola o una genista. Lo suyo es aprovechar el fin de semana para salir pitando en busca de la luz, el aroma y los colores. A la Sierra de La Pila, sin ir más lejos.

La Pila, casi 8.000 hectáreas de parque natural bien señalizado, limpio y aún a salvo de las hordas domingueras, guarda rincones sorprendentes. Uno de ellos es el Caramucel, un monte de 1.025 metros con una de las umbrías más bellas de la naturaleza murciana.

La mejor manera de acceder a La Pila es a través de La Garapacha. Una vez en esta aldea de Fortuna hay que tomar la pista forestal en buen estado que conduce hasta el Mojón de las Cuatro Caras, donde se rozan los términos municipales de Abarán, Blanca, Molina de Segura y Fortuna. Estamos en una plaza con todas las de la ley, presidida por un pino magnífico y con carteles indicativos que hacen imposible perderse.

Hay que cruzar esta rotonda casi en línea recta, por el camino que lleva al Boquerón y al Barranco del Sordo, y seguir durante un kilómetro. En este punto, donde el camino hace una pronunciada curva a la izquierda, hay que salirse y subirse al monte por la margen izquierda a través de una senda que termina por situarnos en la línea de cumbre. Detrás, si nos giramos, veremos las cumbres de Los Cenajos y La Pila.

Nuestras botas nos llevan en un suave sube y baja entre pinos y todo tipo de plantas aromáticas, buscando siempre la senda más cómoda, lo que nos obligará a desviarnos hacia la izquierda para salvar unos cortados. El vértice geodésico nos saludará en la cumbre del Caramucel. Podemos regresar por el mismo recorrido o seguir la cuerda del monte y bajar hasta el camino, que nos devolverá hasta el Mojón de las Cuatro Caras si torcemos a la derecha. Total: unos 8 kilómetros y menos de cuatro horas de caminata sin apenas dificultades. Yo que usted no me lo pensaría.

(Publicado en 'La Verdad' el 24 de marzo de 2006)
 
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy