Portada Excursiones Sierra de Ricote Por las cumbres de la Sierra de Ricote
Sierra de Ricote
Por las cumbres de la Sierra de Ricote
( 6 Votos )
enviar a meneame
artsexylightbox

Panorámica de la cumbre de Los Almeces, desde la Bermeja.

Subida a Los Almeces, la máxima altura de esta isla vegetal de la Vega Media

La Sierra de Ricote mira al cielo en Los Almeces –1.123 metros de altitud–, cumbre máxima de esta isla vegetal que vigila el valle por donde el Segura da sus penúltimos coletazos tal que un río como Dios manda.

En medio de amplios terrenos de cultivo donde prosperan los olivos y los frutales, dando sombra a Ricote, Ojós, Abarán, Blanca y Villanueva de Segura, se levanta esta sierra abrupta y sorprendente donde –¡oh, sorpresa!– podemos pasar calor en sus faldas mientras la nieve congela sus altas umbrías.

Para descubrir los secretos de este espacio natural lo mejor es no andarse con tonterías y programar una excursión larga que nos va a llevar a sus cumbres y nos va a pasear por sus mejores manchas de bosque –pino, encinas, carrascas y madroñales–.

Partiendo de Ricote, tomamos la carretera que lleva al albergue de La Calera –encontramos el desvío a la izquierda, por una pista, a 2,1 kilómetros–.

Aquí dejamos el coche y buscamos una senda, bien marcada con tablillas por el Club de Montaña de Ricote, que sale junto a las pistas de deporte.

El sendero se interna en la frondosa mancha de pinos carrascos, se empina lo suyo y nos obliga a caminar por algunos tramos con cierta precaución, ya que estamos afrontando un desnivel de más de 700 metros desde el albergue –400 metros de altitud– hasta la cima.

Hay que tomárselo con paciencia hasta alcanzar el camino ancho que sube desde el paraje de la Puerta de la Boquera –otra opción para esta excursión, más descansada pero más larga–. En algo menos de dos kilómetros cogemos esta pista –cerrada al tráfico– y ya no la soltamos hasta que desemboca en la carreterilla asfaltada –es un decir– que conduce hasta las antenas de la cumbre.

En la intersección de estos dos últimos caminos hay que ir con ojo porque, unos 200 metros antes de que confluyan, podremos ver el único pozo de nieve de esta sierra, construido al parecer en el siglo XVIII y donde crece una enorme cornicabra.

Pues bien, una vez en el camino –este miércoles estaba completamente cubierto de nieve en algunos tramos–, sólo nos queda subir las empinadas cuestas hasta la cumbre, donde se levanta un reemisor de televisión con un conjunto de antenas y equipos técnicos que emiten un ruido insoportable.

Lástima, porque el panorama es fantástico: vamos haciendo un giro de 360 grados y dominamos las sierras del Oro, Almorchón, el Molino, Revolcadores, La Selva, Sierra Espuña, Carrascoy... Podemos regresar por el mismo recorrido o utilizar una alternativa más cómoda: se trata de bajar por el camino hasta el collado de Linuesa, y aquí seguir por la derecha hasta la carretera, pasando bajo la imponente Peña Lisa.

Una vez en el asfalto, giramos otra vez a la derecha y en un par de kilómetros nos encontraremos con la pista de La Calera.

(Publicado en 'La Verdad' el 11 de marzo de 2005)

Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por Javi Abelo, julio 21, 2012
Una excursión muy recomendable, y un gran trabajo el acondicionamiento de los senderos por la Sierra de Ricote.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy