Portada Excursiones Sierra de Almenara La vuelta al Talayón
Sierra de Almenara
La vuelta al Talayón
( 1 Voto )
enviar a meneame
artsexylightbox

La rambla que discurre por la cara norte del Talayón, solitaria y frondosa.

Ramblas profundas y pistas solitarias permiten rodear por su base el ‘techo’ de la Sierra de Almenara en 20 exigentes kilómetros

Hoy toca sudar, pero el esfuerzo está justificado porque transitar por los rincones más bellos y mejor conservados de la Sierra de Almenara (Águilas y Lorca) es un lujo absoluto. Una buena preparación física, cierta capacidad de orientación y curiosidad por explorar un espacio natural poco conocido es lo que se necesita para realizar esta excursión circular, que rodea por su base el pico del Talayón (881 metros).

Bajo ningún concepto afronte esta ruta en solitario porque una torcedura de tobillo o un problema mecánico en la bici pueden ser fatales: durante casi todo el trayecto, su única compañía serán jabalíes, águilas perdiceras y tortugas moras.

Km. 0. Entre bancales de almendros. La excursión comienza en una curva de la carretera de Campo López –a 8 km justos desde el desvío que parte de la carretera de Mazarrón–. Cogemos una pista algo rota que sale a mano derecha –no confundir con el camino que hay enfrente, en mejores condiciones, y que lleva a la finca Los Perales–. Atravesamos un bancal de almendros, en el que desaparece el camino, y despreciamos la pista principal, que sube hacia la Casa Cano, para continuar por la izquierda, junto a una caseta y una balsa seca.

Cruzamos el ramblizo y progresamos por el margen izquierdo. Pasamos junto a una jaula de cazar jabalíes y nos incorporamos a un camino en mejores condiciones, hacia la izquierda. Pasamos por detrás de una casa abandonada, con buenas vistas, y bajamos a una rambla que se abre a sus pies, en dirección este. Atentos al revolcadero de jabalíes. Nos esperan un par de kilómetros preciosos por la rambla.

Km. 5,5. Camino cortado. Una cadena corta el camino-rambla. La superamos y seguimos por la derecha, en ligera cuesta arriba y luego en fuerte descenso.

Km. 6,6. Nos echamos al monte. Toca salirse del camino. Lo hacemos por la derecha, y la referencia es una casa de campo con un Seat 850 abandonado. En ese punto buscamos una senda en mal estado, muy empinada y rota por un sembrado de almendros. La subida dura algo menos de un kilómetro. Después el camino mejora y comenzamos a bajar.

Km. 8,7. Cruce de caminos. Seguimos por la izquierda.

Km. 9. Otra cadena. Ahora giramos a la derecha, en fuerte cuesta abajo, buscando la rambla del Talayón, que remontaremos en una dura y técnica cuesta arriba.

Km. 11. Casa del agua. Las cañas, los baladres y el canto de las ranas delatan la presencia de un nacimiento de agua, en uno de los rincones más bonitos de esta zona. Circulamos por rambla pura y dura –arena y piedras–. El paisaje es bellísimo, pero habrá que echarse la bici al hombro de vez en cuando.

Km. 16,6. Salimos a la carretera. Giramos la derecha, ya por asfalto, buscando el punto de partida.

Km. 20,1. Fin de trayecto. Llegamos al coche... ¡fundidos!

(Publicado en 'La Verdad' el 30 de noviembre de 2007)


Más artículos:

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy