Portada Excursiones Sierra de Almenara Montañas peinadas por el fuego
Sierra de Almenara
Montañas peinadas por el fuego
( 1 Voto )
enviar a meneame
artsexylightbox

Las casas de Campo López se vislumbran entre bancales de almendros.

Un paseo de 70 kilómetros en coche entre Lorca y Águilas por la Sierra de Almenara

Hace mil años, la línea de cumbres que cose los términos municipales de Mazarrón, Águilas y Lorca por el interior era un fulgor de fuego. Del Algarrobo a la Carrasquilla, pasando por el Talayón, los habitantes de estas tierras se comunicaban mediante hogueras, utilizando un código de señales que evitaba los penosos desplazamientos a través del monte.

Esa herencia musulmana nos ha dejado el nombre de la sierra (Almenara, en árabe luz en lo alto), algunos topónimos (Majada del Moro, por ejemplo) y un conjunto de castillos que tenían como misión proteger a los caseríos que prosperaban a su alrededor (Chuecos, Tébar, Felí).

Aún es fácil recorrer la Sierra de Almenara y dejarse invadir por este pasado formidable porque el paisaje, en lo esencial, apenas ha cambiado. Las umbrías de este espacio natural, uno de los grandes desconocidos de la Región, están forradas por grandes extensiones de coscoja, lentisco y pinadas que dan níscalos en otoño (aún no han sacado el sombrero, este otoño no está siendo propicio).

Allí donde da el sol se abren bancales de almendros y olivos, algunos encaramados en lugares imposibles, y viejas pedrizas retienen la tierra a duras penas en rincones que se utilizaban para cultivar cereal.

El Talayón (881 metros) es la cumbre más alta de la sierra, donde conviven águilas reales y perdiceras, la tortuga mora, el tejón, el lagarto ocelado y el jabalí. Quienes no hayan puesto todavía los pies en la Almenara pueden tomar nota de esta excursión circular en coche que rodea el espacio natural en toda su extensión y que sirve para conocer algunos de sus rincones más valiosos.

Los que se sientan capaces de hacer el recorrido en bicicleta tienen por delante una etapa inolvidable.

Km 0. Ponemos el cuentakilómetros a cero en el Bar Verde, en la diputación lorquina de Purias. Desde aquí tomamos la carretera en dirección a Aguaderas y Campo López circulando entre cultivos y casas de recreo que han surgido como setas en los últimos años. Si miramos a la derecha veremos las primeras estribaciones de la Sierra de Almenara, con las ruinas del castillo de Felí bien visibles. A la izquierda, la Sierra de Tercia y, detrás, Sierra Espuña.

Km 7,6. Llegamos a un cruce, donde tenemos que continuar por la derecha hacia Campo López (9) y Morata (14).

Km 9,8. Pasamos la Ermita del Sacristán y comenzamos a subir el Puerto del Mesillo. La carretera se estrecha y abraza la montaña, dejando a nuestros pies una rambla cuajada de higueras y baladres.

Km 14. En este cruce tenemos la opción de desviarnos a la derecha para conocer Campo López, pero lo dejamos para el camino de vuelta. Nuestra ruta sigue recto hacia Morata (7) y Puntas de Calnegre (22).

Km 14,7. Coronamos el puerto de montaña e iniciamos el descenso por un valle salpicado a derecha e izquierda por casas de labor que recobran la vida los fines de semana. Las vistas en esta zona son espléndidas.

Km 18,3. Desvío a Casa del Fraile, que fue residencia de recreo del poeta lorquino Eliodoro Puche y que ahora funciona como alojamiento rural.

Km 22,5. Entramos en Morata, uno de los núcleos de población más importantes de la Almenara. Los invernaderos adosados a los mismos muros de la iglesia indican bien claro a qué se dedica la gente del pueblo.

Km 22,8. Seguimos a la derecha en este cruce, hacia Ramonete (8), Puntas de Calnegre (15) y Pastrana. Por la izquierda iríamos a Puerto Muriel.

Km 25,6. Pasamos por Ugéjar y comenzamos a circular en paralelo a la rambla del Talayón, cuya cumbre piramidal avistamos a la derecha.

Km 27,5. Otro cruce, en el que giramos a la derecha (si seguimos recto nos vamos hacia El Estrecho).

Km 30,6. Llegamos a la carretera de Mazarrón, donde giramos a la derecha en dirección Águilas y Lorca. En línea recta, pasando bajo la autopista, la carretera nos conduce a Puntas de Calnegre.

Km 33. Ramonete. A partir de aquí disfrutamos de una panorámica fantástica porque la carretera asciende ceñida entre montañas. Conviene moderar la velocidad para disfrutar del paisaje y no salirnos en alguna curva.

Km 43,8. En este cruce nos desviamos a la derecha hacia Campo López: doce kilómetros en continuo ascenso que se internan en el corazón de la sierra.

Km 47,3. Después de pasar junto a las casas de fin de semana construidas -¿legalmente?- en El Romeral y de atravesar una pequeña recta entre bancales de almendros, nos sale a la derecha una pista que baja por la rambla del Talayón. Quien tenga tiempo puede aparcar el coche y emprender una excursión a pie buscando la base de la montaña más alta de la sierra. La rambla serpentea, estrecha y encerrada, aunque se desdobla en forma de camino de vez en cuando para salvar los tramos más cerrados de vegetación. Un paseo altamente recomendable.

Km 51,5. Una vez salvados los desniveles más importantes, avistamos a la derecha la Casa Cano, una de las fincas más importantes de esta vertiente de la sierra, y que mantiene en producción una buena extensión de bancales de almendros. En uno de ellos podemos admirar una encina majestuosa, uno de los ejemplares más grandes de la Región, y de los pocos que sobreviven en la Almenara.

Km 56. Por fin en Campo López, con un conjunto urbano limpio y bien conservado que merece la pena un paseo a pie sin prisas entre sus callejuelas y un descanso en el mirador enfocado hacia el valle de Lorca. Grandes vistas.

Km 59. Cruce. Tenemos que seguir por la izquierda, por la misma carretera que utilizamos en el inicio de la excursión.

Km 63,2. Ojo al cruce, que nos pasaremos si no vamos atentos. Hay que seguir por la izquierda, hacia Purias.

Km 70,8. Bar Verde.

(Publicado en 'La Verdad' el 20 de noviembre de 2009)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy