Portada Excursiones Noroeste y Río Mula
Noroeste y Río Mula
El solitario camino al Gavilán
( 1 Voto )
artsexylightbox

El ascenso a esta sierra caravaqueña permite recorrer con la mirada todas las montañas de Moratalla

La Sierra del Gavilán, que se puede abordar casi desde el casco urbano de Caravaca de la Cruz, permite echar un vistazo desde sus 1.499 metros de altura a prácticamente todas las elevaciones montañosas de Moratalla. Por su situación estratégica, custodiando los terrenos llanos del Campo de Béjar que permiten el acceso a las tierras altas de Moratalla, desde su cumbre podemos recorrer con la mirada las montañas fronterizas que separan la Región de Granada y Albacete.

 

Noroeste y Río Mula
Las setas sacan el sombrero
( 1 Voto )
artsexylightbox

Las laderas umbrías del Noroeste y Sierra Espuña dan los primeros níscalos de la temporada

Ya están aquí: asomando tímidamente el sombrero, semiocultas entre las agujas de los pinos, sorprendiéndonos junto a una senda, aromando nuestro paseo por el monte. Las setas llevan unas semanas brotando en las laderas umbrías de los bosques de la Región, aunque los níscalos –el hongo estrella en los montes murcianos– comienzan a salir ahora. Las lluvias abundantes del inicio del otoño han llenado los pinares de bojines y, en menor medida, de champiñones y otros tipos de hongos comestibles aunque menos apreciados, y de otros directamente tóxicos.

Noroeste y Río Mula
Asalto a la fortaleza del Castellar
( 2 Votos )
artsexylightbox

Excursión senderista de 12 kilómetros hasta el monte que vigila Bullas

Ahí va una idea para este mismo fin de semana: subir al Castellar (993 metros), una montaña suave que se levanta sobre la huerta de Bullas y que guarda los restos de la fortaleza del Castellar, un castillo árabe del siglo XII. No hay que subestimar este recorrido: parece que el Castellar está a tiro de piedra, pero hay que sudar cada paso hasta la cumbre. Doce kilómetros -ida y vuelta desde el cámping La Rafa- para los que tenemos que calcular entre tres y cuatro horas. Más cuatro que tres.

 

Noroeste y Río Mula
Romería en Revolcadores
( 1 Voto )
artsexylightbox

Un paseo por la Rambla de la Rogativa para conocer una fiesta popular centenaria

Hay muchos días en el año para conocer la Rambla de la Rogativa (Moratalla), y pasado mañana es quizá el mejor de ellos. Como cada último domingo de mayo, personas llegadas desde la Región de Murcia, Albacete, Granada y Jaén se reúnen en torno a la humilde ermita que se levanta en las faldas de Revolcadores para recordar el milagro sucedido en la Cañada del Conejo en el año 1535. Es una fiesta popular y religiosa que vuelve a dar vida a este idílico rincón del Noroeste murciano, que al menos por una jornada recobra el pulso perdido por la despoblación.

Noroeste y Río Mula
Primavera florida en Cañaverosa
( 0 Votos )
artsexylightbox

Un paseo para conocer el valioso bosque de ribera que arropa al Segura en Calasparra

No hay estos días muchos lugares a los que ir que ofrezcan tanta belleza como los márgenes de los ríos, especialmente las praderas de flores que brotan cerca de cursos fluviales con buena salud. Un ejemplo epatante de este tipo de ecosistema es el bosque de galería que abriga al Segura en sus tramos más limpios, y especialmente la reserva de Cañaverosa (Calasparra), un tramo de unos cuatro kilómetros que estos días se ofrece exuberante y tibio, pleno de flores y aromas.

 

Noroeste y Río Mula
Los campos olvidados
( 0 Votos )
artsexylightbox

La primavera adelantada devuelve el color y la vida a los solitarios llanos del Cagitán

Ahora es el momento de enfilar hacia el Campo de Cajitán (o Cagitán, de las dos maneras puede escribirse), un conjunto de llanos enmarcados por las sierras de Ricote, del Molino y la Palera y presididos por el imponente Almorchón, un cerro testigo de 768 metros de altitud donde ha comenzado a señorear (de nuevo) la cabra hispánica. Esta es la hora en la que se hace necesario darse una vuelta por estos campos olvidados para disfrutar de los extensos llanos cerealistas pintados de verde, pasear sin prisas por caminos donde están a punto de sacar sus pollos las perdices, otear a lo lejos la silueta de alguna rapaz y provocar la estampida de aves esteparias como el sisón o la ganga ortega.

 

Noroeste y Río Mula
Encinas y pinos monumentales
( 0 Votos )
artsexylightbox

Paseo otoñal por El Copo, un reducto de bosque mediterráneo puro al lado mismo de Caravaca

Si tiene usted la sospecha de que el término bosque mediterráneo no significa loma roturada para próxima construcción de campo de golf -aunque lleven ese camino buena parte de los montes que rodean al Mediterráneo-, no tiene más que darse una vuelta por El Copo para fijar el concepto: olivos viejos, pinos de buen porte y encinas centenarias en un terreno levemente adehesado. Las manchas forestales en las que estos tres tipos de árbol son protagonistas, cada vez más escasas en la Comunidad Autónoma, conforman el ecosistema conocido como bosque mediterráneo.

 

Noroeste y Río Mula
Una ducha helada en Hondares
( 0 Votos )
artsexylightbox

Un paseo con chapuzón incluido en el arroyo solitario que confluye con el río Alhárabe cerca del cámping La Puerta

Todos hemos necesitado alguna vez una ducha fría. ¿Usted no? El agua helada templa los ánimos, espabila, aprieta las carnes e incluso -dicen- forja el carácter. Ahora que está tan de moda la hidroterapia, los spas, jacuzzis y demás elementos del welness, no está de más recordar que todos estos tratamientos saludables basados en la acción del agua sobre el cuerpo -que cuestan un riñón, por cierto- son adaptaciones urbanitas de fenómenos que encontramos en la naturaleza. Y gratis total -de momento, crucen los dedos-.

 

Noroeste y Río Mula
Una carabela en Moratalla
( 0 Votos )
artsexylightbox

La Cueva del Esquilo custodia las pinturas rupestres más misteriosas de la Región

Tome nota de un misterio que está al alcance de su mano: ¿quién pintó hace casi 500 años en una cueva de Moratalla una carabela como las que hacían la ruta de las Américas? ¿Qué oceános navegó antes de refugiarse en un abrigo del Noroeste de la Región, en una época en la que los lobos y los osos campaban a sus anchas por estas sierras? En la soledad de la Cueva del Esquilo, a tiro de piedra del caserío de Bajil, uno se hace estas preguntas mientras adivina en lo alto el vuelo majestuoso y circular de siete buitres -los carroñeros están en celo en esta época-.

 

Noroeste y Río Mula
Otoño en el Campo de San Juan
( 0 Votos )
artsexylightbox

Los chopos y los álamos tiñen de rojo el valle que conduce a las sierras de Moratalla, entre Barranda y El Sabinar

La vida transcurre despacio, tranquila y auténtica en el Campo de San Juan, un valle salpicado de caseríos que conduce hasta las sierras de Moratalla. En este paisaje de lomas onduladas se revelan escenas de la vida rural que ya se han perdido en otras comarcas de la Región. Y que por desgracia ya no volverán. Campos de cereal, huertas familiares, chimeneas humeantes, bancales de plantas aromáticas, fuentes y arroyos marcan el día a día de las poco más de 300 personas censadas entre La Ribera, Zaén de Arriba, Casicas de San Juan, Casas de Aledo, Zaén de Abajo, La Risca, Casa Puerto, Casa Nueva, Bagil y Fotuya.

 

Noroeste y Río Mula
Un oasis de frescor en el río Mula
( 1 Voto )
artsexylightbox

El espectacular Salto del Usero, una sorpresa refrescante en las afueras de Bullas

El calor, en fin, ya saben: nos hace sudar, nos agobia, nos vuelve un punto antipáticos, nos tira la tensión por los suelos, nos mete en la cabeza ideas peligrosas... En fin, para qué seguir. El caso es que el campo se está poniendo que no hay quien salga a darle la mano -¡eh, naturaleza, ¿sigues viva?- salvo que nos busquemos un rincón donde corra el agua y podamos colocar un rato a remojo nuestras achicharradas humanidades.

 

<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 Siguiente > Fin >>

Página 3 de 6