Portada Excursiones Noroeste y Río Mula Shangri-La está en Bullas
Noroeste y Río Mula
Shangri-La está en Bullas
( 2 Votos )
enviar a meneame
artsexylightbox

Casa en ruinas en el Valle del Aceniche.

La Sierra de Lavia y el Valle del Aceniche guardan un paraíso accesible entre bodegas y casas de labor

Hay un rincón donde la vida transcurre más despacio, el aire circula un poco más tibio, donde el cielo pinta un azul especial. Después de recorrer el Valle del Aceniche y la Sierra de La Lavia, uno tiene el convencimiento de que Shangri-La está en Bullas.

Sí, en Bullas, ¿por qué no?

El paraíso perdido de los budistas, donde habitan los hombres inmortales en perfecta armonía con la naturaleza, no debe de ser muy diferente de lo que han visto estos ojos entre lomas donde se desparraman las vides, bosquetes de pinos y casas de labor en las que uno es siempre bien recibido.

¿Pasó por el Valle del Aceniche James Hilton antes de escribir su novela 'Paraísos perdidos'?

El mito budista sentencia: «Para llegar, no es preciso contar con un mapa o guías avezados, sólo es necesario estar preparado íntimamente. Entonces, lo inefable aparecerá ante la vista en todo su esplendor».

Bien, pues eso: para recorrer el Valle del Aceniche hasta la Sierra de La Lavia no es necesaria la brújula, sólo las ganas de sumergirse en una atmósfera de otro tiempo. El itinerario parte desde las afueras de Bullas, por la carretera del Aceniche.

En coche, en moto o en bici, enseguida alcanzamos el lugar conocido como El Llano -casas de recreo a ambos lados de la carretera- y cruzamos el río Mula por el Pasico Ucenda.

La carretera se interna ahora en una zona de viñedos donde aseguran que un microclima especial hace posible unos vinos buenísimos. No le será difícil comprobarlo si se detiene en algunas de las bodegas que encontrará a su paso.

Nuestro plan no va mucho más allá de disfrutar de este lugar encantador prolongando nuestro camino hasta la confluencia con la pista que va hacia Avilés (Lorca), donde un camino que se abre a mano derecha nos conduce a la Sierra de La Lavia.

No lo dude: vale la pena explorarlo.

(Publicado en 'La Verdad' el 3 de febrero de 2006)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy