Portada Excursiones Noroeste y Río Mula Del Niño a la Vera Cruz
Noroeste y Río Mula
Del Niño a la Vera Cruz
( 0 Votos )
enviar a meneame
artsexylightbox

Panel informativo en el Niño de Mula.

La Vía Verde del Noroeste: 40 kilómetros en bici entre Mula y Caravaca por el antiguo trazado ferroviario, todavía no acondicionado del todo

Una bici, unas botas cómodas o un caballo: estos son los tres vehículos oficiales que pueden circular por la Vía Verde del Noroeste, el corredor ecológico que discurre a lo largo de unos 40 kilómetros entre Mula y Caravaca de la Cruz aprovechando el trazado de la antigua línea de ferrocarril.

Como no todos tenemos caballo y casi ninguno el tiempo suficiente para degustarla caminando, la bicicleta es el medio idóneo para hacer la Vía Verde de un tirón, incluso ida y vuelta: lo más aconsejable es iniciar la ruta en el Niño de Mula porque si lo hacemos desde Los Baños nos esperan diez kilómetros con continuas interrupciones del trazado por carreteras locales.

Del apeadero del Niño de Mula a la estación de Caravaca de la Cruz salen, ida y vuelta, 74 kilómetros y algo más de tres horas y media de pedaleo -descansos aparte, claro-.

Inciso necesario: el trazado completo aún no está equipado del todo -áreas de descanso, iluminación, etc- pese a la pomposa inauguración oficial del pasado 8 de abril. Para que no se lleve a engaño. Lo que sí está finalizado es el firme y la señalización.

Del Niño a La Luz. 4,6 km.
En este tramo atravesamos tres túneles cortos sin iluminación -uno de ellos con goteras- y otro largo iluminado antes de llegar al área de descanso de La Luz, equipada con mesas y bancos de madera.

De La Luz a Bullas. 7 km.
Aquí arranca la banda de albero destinada a los caballos. Circulamos por algunos de los mejores paisajes que nos ofrece la Vía Verde. Parada recomendada: el puente sobre el río Mula. Ojo a la entrada a Bullas, que se hace por una zona industrial, aunque la señalización no dejará que nos perdamos. Ni rastro de una posible área de descanso.

De Bullas a Cehegín. 17 km.
Salimos de Bullas pasando bajo la autovía del Noroeste y recuperamos la Vía Verde. Superamos el Carrascalejo, rozamos la Sierra de Burete y pasamos sobre el río Quípar antes de entrar a Cehegín, donde el vetusto apeadero, restaurado, tampoco ofrece aún un área de descanso. Aquí hay un tramo incómodo donde el firme aparece un poco descarnado. Laberinto urbano.

De Cehegín a Caravaca. 7,5 km.
Salimos de la vieja Begastri y entramos a Caravaca entre huertos familiares después de cruzar un largo túnel -que fue criadero de champiñones- todavía sin iluminar. La vieja y ruinosa estación es un triste final de trayecto. Los esforzados peregrinos se merecen más.

(Publicado en 'La Verdad' el 21 de abril de 2006)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy