Portada Excursiones Noroeste y Río Mula Milagro en la Cañada del Conejo
Noroeste y Río Mula
Milagro en la Cañada del Conejo
( 1 Voto )
enviar a meneame
artsexylightbox

Ermita de La Rogativa.

Excursión a la Rambla de la Rogativa, que el domingo revive una tradición de casi 500 años

-¿Qué buscas?
-Que (...) los habitantes de Moratalla fuesen mas caritativos y hospitalarios con aquellos infelices cristianos que de continuo llegaban a sus puertas en busca de legítimas limosnas...

Así comenzó la conversación que mantuvieron un día de mayo de 1535 el labrador Ginés Martínez y una figura de mujer que se le apareció en la Cañada del Conejo, a los pies del macizo de Revolcadores.

Esa figura de mujer -la Virgen según el acta levantada por el inquisidor, que consta en los archivos del Ayuntamiento de Moratalla- le pidió también que se levantase en ese lugar una ermita.

Este suceso, ocurrido en uno de los lugares más bellos de la Región, se reaviva cada año el último domingo de mayo con una romería a la que acuden peregrinos de todo el Noroeste y también desde pueblos cercanos de Albacete para celebrar la cosecha y pedir que llueva en abundancia.

La imagen de la Virgen es trasladada hasta el lugar donde se supone que apareció, a apenas 500 metros de la ermita, en la ladera de enfrente, y cientos de personas viven un día de fiesta al aire libre.

Es decir, pasado mañana tiene usted la oportunidad de unirse a una de las celebraciones populares con más historia de la Región, lo que puede ser además una excusa para adentrarse en la Rambla de la Rogativa, un curso de agua que rodea la cara norte de Revolcadores y que discurre entre sauces, chopos y álamos antes de verter su caudal al embalse del Taibilla.

Llegar no es difícil, pero hay que estar preparado para hacerle kilómetros al coche -unos 300 entre ida y vuelta-.

Apunte: subimos hasta El Calar de la Santa y tomamos la carretera de Nerpio. Cinco kilómetros y 600 metros después nos desviaremos a la izquierda obedeciendo un cartel indicador.

En otros siete kilómetros más estaremos en la ermita, custodiada por una guardesa que no le dará mucha conversación pero que puede venderle uno de sus magníficos pollos camperos. Falta que se pongan de acuerdo en el precio.

(Publicado en 'La Verdad' el 26 de mayo de 2006)


Más artículos:

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy