Portada Excursiones Noroeste y Río Mula El solitario camino al Gavilán
Noroeste y Río Mula
El solitario camino al Gavilán
( 1 Voto )
enviar a meneame
artsexylightbox

Escarpes de la Sierra del Gavilán, desde el cruce del Barranco de la Solana.

El ascenso a esta sierra caravaqueña permite recorrer con la mirada todas las montañas de Moratalla

La Sierra del Gavilán, que se puede abordar casi desde el casco urbano de Caravaca de la Cruz, permite echar un vistazo desde sus 1.499 metros de altura a prácticamente todas las elevaciones montañosas de Moratalla.

Por su situación estratégica, custodiando los terrenos llanos del Campo de Béjar que permiten el acceso a las tierras altas de Moratalla, desde su cumbre podemos recorrer con la mirada las montañas fronterizas que separan la Región de Granada y Albacete.

El acceso es muy sencillo y ofrece dos alternativas: a pata ida y vuelta, lo que supone 30 kilómetros -o sea, una jornada completa-, o bien un primer acercamiento en coche para continuar caminando los últimos tres kilómetros y medio hasta la cumbre.

La excursión comienza en las Fuentes del Marqués, donde podemos volver después para dar un garbeo sobre la tupida alfombra de hojas secas que ha dejado el otoño sobre el suelo. Siempre es un placer caminar por este jardín romántico donde se solazaba el marqués de San Mamés.

Tenemos que continuar por la carretera que pasa frente al aparcamiento, mejorada recientemente para dar servicio a las urbanizaciones que se están construyendo en esta zona. El asfalto se termina en el Llano de Béjar, cuando llevamos seis kilómetros en el cuerpo, así que continuamos por un camino ancho y expuesto al sol mañanero.

Entramos poco a poco en una gran masa forestal, en paralelo a la Rambla de Béjar, y la Sierra del Gavilán comienza a aparecer a nuestra izquierda. A nuestra derecha, algo más atrás, vemos el Buitre.

Poco después -en el kilómetro 11,5- llegamos al primer cruce de caminos de la excursión, donde tenemos que girar a la izquierda, por el Barranco de la Solana, hacia el Collado del Gavilán.

Dos kilómetros y medio más adelante nos encontraremos en una pequeña explanada, en la base del pico, donde sólo nos queda abordar la subida a la cumbre por una senda que vemos claramente. Es un kilómetro de ascenso en el que tendremos que salvar un desnivel de 300 metros. La senda no ofrece dificultad alguna, pero los primeros metros son muy empinados.

A medida que avanzamos con esfuerzo entre pinos, coscoja, enebros y romeros vamos teniendo cada vez mejores vistas sobre las sierras de alrededor. Una vez en la cumbre, divisamos el cercano y misterioso Pinar Negro, al que se accede por la Barranca del Castillico: un rincón olvidado que merece otra excursión.

(Publicado en 'La Verdad' el 14 de noviembre de 2008)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy