Sierras de Lorca, María, Los Vélez y Puerto Lumbr
Una mole de piedra
( 2 Votos )
enviar a meneame
artsexylightbox

La imponente Muela de Vélez Blanco, desde la carretera de María.

La Muela de Vélez Blanco es el mejor balcón para asomarse a la Sierra de María

Una montaña llamativa, lejana y dura. Así es La Muela –1.554 metros–, una mole de piedra que se recorta a lo lejos y que nos traslada a los escenarios desoladores del Far West. Vamos a situarnos: estamos hablando del Parque Natural de Sierra María-Los Vélez, en su vertiente de Vélez Blanco (Almería), en la frontera con las pedanías lorquinas del norte.

Las aves rapaces son las señoras absolutas de este valioso enclave natural que se extiende por los municipios de María, Chirivel e incluso Lorca: buitre leonado, águila real y halcón peregrino dominan el aire, y en las cumbres conviven cabras montesas con los arruis llegados desde territorio murciano.

Un territorio de frontera bien conservado, con grandes extensiones de pinares y carrascas y tres cursos de agua –ríos Vélez, Caramel y Luchena– que dan vida al parque natural.

Podemos llegar hasta Vélez Blanco por la autovía de Andalucía o bien desde Lorca por la carretera de La Parroquia. Esta segunda opción nos permite disfrutar de los valores naturales de una zona poco transitada donde se vive ahora casi igual que hace 100 años, sólo que la carretera está perfecta.

Las cortijadas que vemos por la ventanilla del coche se mantienen gracias al ganado y los cultivos de secano, y de vez en cuando hay que subir agua con un camión-cuba porque los pozos no alcanzan para llenar los aljibes.

Para acercarnos hasta La Muela hay que tomar la carretera que sube a María desde Vélez Blanco –la que arranca en el pueblo, no la circunvalación–, que abandonaremos antes de un kilómetro, junto al cortijo de La Martilena. En este punto nos desviamos a la derecha por una carreterilla asfaltada que se dirige al refugio del Coto de Montalviche y collado de Taibena.

Casi a la altura del refugio de Montalviche nos encontraremos con un camino roto y pedregoso que nos permite subir hasta la meseta pétrea de la impresionante Muela. Aquí hay que dejar el coche y preparse para una caminata de más de una hora hasta la cima. Las cuestas son duras, pero las vistas desde la cumbre son un escándalo.

(Publicado en 'La Verdad' el 9 de mayo de 2008)

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy