Cazorla, Sierra de Segura y La Sagra
En el corazón de Cazorla
( 5 Votos )
enviar a meneame
artsexylightbox

Claro en el bosque frente al Centro de Investigación Roble Hondo, donde acuden los ciervos.

Ruta circular de 52 kilómetros en bicicleta por pistas forestales que atraviesan los mejores bosques de pinos y fresnos de este espacio natural

Si la naturaleza le llama y usted tiene el oído bien afinado, terminará por visitar la Sierra de Cazorla, una inmensidad verde que casi se toca con la Región de Murcia por el Noroeste. Por si no lo sabe todavía, a algo más de dos horas en coche le espera un enorme parque natural con cientos de kilómetros de pistas forestales y senderos donde es habitual cruzarse con ciervos, gamos, muflones y machos monteses. En sus ríos y arroyos abundan las truchas y, si mira hacia arriba, quizá distinga, junto a buitres y águilas reales, la silueta del quebrantahuesos, la gran rapaz carroñera en grave peligro de extinción que ha sido reintroducida recientemente.

Lo que sigue es una propuesta de excursión circular de 52,3 kilómetros que permite conocer algunos de los rincones secretos del parque natural. El recorrido discurre por pistas forestales anchas y en buen estado, cerradas a los vehículos de motor, que penetran en enclaves solitarios y de gran valor ecológico. Si las piernas le responden, tres o cuatro horas le bastarán. Otra opción es hacerla a pie en un par de días, o bien recorrerla en tramos sueltos. Tome nota:

Km. 0. Arroyo Frío. Salimos desde este núcleo de apartamentos turísticos en dirección al Centro de Interpretación de la Torre del Vinagre. Nos esperan 11 kilómetros cuesta abajo. Si salimos temprano, ojo a los claros que se abren a la orilla de la carretera porque puede haber ciervos y gamos.

Km. 11. Torre del Vinagre. Nos desviamos por la carretera que  sale a la derecha, en dirección a la piscifactoría y el río Borosa.

Km. 12,5. Ruta del Borosa. Superamos la cadena que corta el paso a los coches y que indica la Ruta del Borosa. Pedaleamos junto al río por un coto de pesca y una zona de pozas muy  buenas para el baño. Pronto veremos cómo se une al río el Arroyo de las Truchas, en la orilla contraria.

Km. 14,5. Desvío hacia Vadillo. Aquí dejamos el camino que sube por el cauce del Borosa y nos desviamos hacia la derecha en dirección a Vadillo. No hay pérdida posible porque hay unas tablillas señalizadoras. Aquí comienza el tramo más bello y solitario de la excursión: nos esperan 15 kilómetros de subida continua en la que es muy posible que no nos crucemos con nadie. La  naturaleza en su estado más puro será aquí una presencia dominante. Disfrute de cada pedalada porque circular en bicicleta por un lugar tan bello y salvaje es un lujo: sepa apreciarlo. En esta zona manda el pino de Cazorla (Pinus Cazorlensis), una conífera de enorme porte y corteza clara, aunque cerca de la pista también abundan los fresnos. Nos salen al paso un par de arroyos en los que podemos beber y refrescarnos.

Km. 29,5. Centro de Investigación Roble Hondo. Llegamos a un cortijo rehabilitado y destinado a usos divulgativos donde podemos tomar un respiro. Frente a la casa se abre un amplio claro donde acuden los ciervos al amanecer y al caer la tarde. A partir de aquí sólo nos quedan un par de kilómetros de subida y un divertido descenso por zonas de umbría. A la derecha del camino veremos pronto el Arroyo Frío.

Km. 39,5. Linarejos. Cruzamos una cadena y pasamos por el área recreativa de Linarejos, donde se puede comer los fines de semana.

Km. 41. Cruce. Seguimos por la derecha.

Km. 42,5. Cruce de Vadillo. Seguimos por la derecha.

Km. 43,5. Cruce del Parador. Seguimos por la derecha.

Km. 46,3. Otro cruce. Seguimos por la derecha, hacia Arroyo Frío. Seis kilómetros de fuerte bajada con curvas. Cuidado con los coches.

Km. 52,3. Arroyo Frío. Fin de trayecto.

(Publicado en 'La Verdad' el 13 de abril de 2007)
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy