Portada Excursiones Cartagena y La Unión El Camino del 33 lleva hacia el mar
Cartagena y La Unión
El Camino del 33 lleva hacia el mar
( 6 Votos )
enviar a meneame
artsexylightbox

Dos cicloturistas contemplan La Unión.

La histórica carretera salva la Sierra Minera y conduce de La Unión a Portmán en 7 kilómetros

El Camino del 33 nos pone en bandeja una excursión mar y montaña para toda la familia que arranca en el centro urbano de La Unión, atraviesa la Sierra Minera y termina en el mar. Así de sencillo y así de apetecible. Y a mitad de camino pasaremos junto a la mina Agrupa Vicenta, todo un centro de interpretación de la industria minera que podemos recorrer concertando antes la visita con la oficina municipal de turismo.

La mayor parte de la ruta discurre por el Camino o Carretera del 33, una vía histórica construida en 1933 para mejorar la comunicación de La Unión con Portmán y las explotaciones mineras de la sierra. La construcción de la vía, que costó 800.000 pesetas de la época, resolvió una demanda social de décadas, ya que los vecinos y trabajadores de las minas exigían un acceso digno a la sierra desde 1860.

Una vez conocidos los antecedentes históricos del camino que vamos a recorrer, nos ponemos en marcha desde el hito urbano que mejor define al municipio de La Unión: el Antiguo Mercado Público, donde cada mes de agosto se celebra el Festival Internacional del Cante de las Minas.

Damos los primeros pasos desde la estación del Ferrocarril de Vía Estrecha (el popular Feve, otro elemento ligado a la historia reciente del municipio), y caminamos en paralelo a los raíles hasta el final de la calle, donde giramos a la derecha, mirando ya a la sierra.

Encaramos ahora una pista de tierra que coincide con la rambla que baja de la Cuesta de las Lajas. Ascendemos y dejamos atrás algunas casas hasta que la pista gira hacia la izquierda, junto a unos carteles indicadores. Comenzamos a ganar altura y a disfrutar de buenas vistas panorámicas sobre La Unión y el Cabezo Rajao, otro de los enclaves que forman parte del patrimonio sentimental de los unionenses.

Cuando llevemos recorridos un par de kilómetros alcanzaremos la mina Agrupa Vicenta, visitable gracias a la impecable rehabilitación impulsada por el Ayuntamiento de La Unión. Se trata de una gran explotación en cuatro niveles donde se reproduce el trabajo en la mina, que se mantuvo en producción hasta los años sesenta.

Continuamos con nuestra marcha y pronto divisamos el Mar Menor, poco antes de superar un collado que marca la línea divisoria de aguas de la sierra y que marca (temporal y geográficamente) la mitad de la excursión.

Delante del collado, en los primeros metros de la bajada, se nos abre el paraje de la Crisoleja, donde nos encontraremos con un medio físico muy diferente del que nos ha acompañado en la subida. Ahora nos acompañan los pinos y las plantas aromáticas, aunque la vegetación es menos frondosa que en el vecino Monte de Cenizas, que veremos a la izquierda sobre la bahía de Portmán.

Los bastones de marcha nos serán útiles en algunos pasos empinados durante la bajada, aunque la pista se vuelve cómoda muy pronto y nos permite progresar cuesta abajo con seguridad y rapidez disfrutando de las vistas sobre el mar. A mitad de la bajada nos sorprenderá una generosa escorrentía de agua que cae al camino desde una galería, inundada por las abundantes lluvias del invierno y el inicio de la primavera.

Cuando lleguemos a la carretera asfaltada hay que girar a la izquierda para llegar a Portmán con 7 kilómetros en las piernas. Lo suyo es bañarnos en la playa antes de que alguien venga a recogernos, si es que no hemos tenido la precaución de dejar antes un coche en el pueblo. 
Comentarios (2)Add Comment
...
escrito por PABLOPEZ, julio 19, 2011
...
escrito por Javier Orgaz, agosto 25, 2017
Estoy viendo el enorme deterioro de todos los caminos de la ruta de senderismo del paraje minero causados por los ciclistas, y por las motos de moto cross de gran cilindrada que van esta ruta. El arrastre de ruedas y frenazos de ambos está causando daños ya no solo a los caminos que ya algunos son completamente impracticables por los frenazos, y levantamiento del terreno y rotura de grandes piedras del suelo de pizarra como es el caso de la Cuesta de las Lajas. Están destrozando la vegetación protegida no solo de palmito si no de arbustos de gran valor. A todo esto hay que sumar la falta de consideración con los senderistas, teniendo que quitarnos a su paso y lo mas rápido posible ya que si no te retiras a tiempo o coges tus perros al vuelo se ponen super agresivos como si estuvieses cometiendo cuanto menos que un delito por hacer un uso adecuado de estos camino.
Si no se le pone fin a este abuso y mal uso de nuestros caminos vamos a perder uno de los valores turístico naturales de recreo de más valor de nuestra ciudad. Por no decir que ya hay grandes piedras de la cuesta de Lajas que se han perdido y quebrado por todo esto y que jamás se podrán recuperar, el impacto medio ambiental es enorme.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy