Portada Excursiones Águilas y Parque Regional Cope-Calnegre Una isla botánica en el centro de Águilas
Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
Una isla botánica en el centro de Águilas
( 5 Votos )
enviar a meneame
artsexylightbox

Uno de los cañones de la terraza de artillería, apuntando a poniente.

El monte del castillo alberga una de las comunidades vegetales más interesantes de Europa

En casi todos los pueblos hay un castillo –o sus restos, o sólo sus leyendas–, pero pocos lugares como Águilas se identifican tanto con el perfil de su fortaleza: enclavado sobre un monte que domina dos bahías en pleno centro de la ciudad, el castillo de San Juan es visible desde casi cualquier punto del casco urbano y aparece en el campo de visión en cuanto uno levanta la barbilla un par de centímetros. Sin embargo, no es un lugar demasiado frecuentado por los vecinos, pese a que  desde sus alturas las vistas alcanzan al Lomo de Bas y Cabo Tiñoso al este, la Sierra de Cabrera y la costa de Almería al oeste y las sierras de Almenara y los Mayorales al norte.

Su rehabilitación ha supuesto un cambio en la centenaria soledad de esta soberbia construcción, aunque siguen siendo mayoría los turistas –extranjeros sobre todo– entre quienes se animan a ascender las cuestas que conducen hasta el fuerte, en cuyo interior se recrea su pasado militar.

Hay dos puntos de inicio para esta excursión urbana: desde la casa de cultura, por las escaleras que suben a los juzgados, o bien desde la bahía de Poniente. En ambos casos, los primeros metros del camino discurren por calles estrechas de traza caprichosa que nos descubren rincones auténticos del castizo barrio del Piecastillo.

Una vez arriba –y tras superar el control administrativo de una simpática vigilante–, podemos visitar hasta el último centímetro de la fortaleza. Las mazmorras, el patio con su pozo, la terraza con la artillería dispuesta para repeler el ataque de los piratas berberiscos... Todo está allí igual que hace más de 200 años, incluyendo la batería de San Pedro, a la que se baja por un largo pasillo al aire libre.

La visita al castillo de Águilas tiene un atractivo añadido para los amantes de la naturaleza, y es que el monte sobre el que se eleva la fortaleza es una verdadera isla botánica en la que crece una enorme variedad vegetal. Este macizo calcáreo que se levanta algo más de 60 metros sobre el nivel del mar alberga, según los expertos, una de las mayores riquezas botánicas... ¡¡de Europa!!

El biólogo aguileño Juan José Troyano Matrán es un enamorado y experto conocedor de los tesoros vegetales que crecen en este limitado espacio natural, y desde hace años se dedica a documentarlos y divulgarlos.

Sus últimos trabajos sobre este poco conocido ecosistema  nos dan una idea de cómo era el paisaje de este tramo costero antes de que la expansión del núcleo urbano acorralara las últimas poblaciones de, por ejemplo, ortigas de flor, que ya sólo pueden encontrarse en Pulpí, Gádor y Águilas. También ha identificado Juan José Troyano el escaso chumberillo de lobo, el único cactus europeo.

Por este motivo, es recomendable desviarnos en la subida al castillo para tratar de reconocer especies botánicas tan valiosas como el cambrón, el malvavisco, el jazmín de monte, la esparraguera blanca, el oroval, los candilillos, el gamoncillo, el trébol hediondo, el mastuerzo marino, la morsana, el beleño blanco... Sólo necesitamos una guía botánica y un poco de paciencia. La primavera y el monte del castillo pondrán el resto.

(Publicado en 'La Verdad' el 18 de abril de 2008)
Comentarios (1)Add Comment
...
escrito por José A. López, febrero 07, 2011
El chumberillo de lobo no es un cactus (familia Cactáceas) sino una Asclepiadácea como el cornical. Exactamente el chumberillo de lobo (Caralluma europaea) junto con C. munbyana son las dos únicas especies autóctonas de Europa que presentan hábito cactiforme.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy