Portada Excursiones Águilas y Parque Regional Cope-Calnegre
Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
Playas casi africanas
( 24 Votos )
artsexylightbox

Una caminata por las calas vírgenes de Águilas y Lorca desvela un espacio natural solitario y cargado de historia

 La crisis económica ha dado un respiro a las playas vírgenes de Águilas y Lorca, en la Marina de Cope, donde el Gobierno regional impulsa el complejo turístico más grande del Mediterráneo -¡sálvese quien pueda!-. Mientras llega el día -que llegará- en que esta franja litoral de 10 kilómetros de longitud quede irreconocible y entregada al veraneo de lujo -al estilo Portofino, ya nos lo han advertido-, tenemos la ocasión -y casi la obligación- de recorrer esta interminable sucesión de calas disfrutando de su singularidad natural y su carga histórica y etnográfica.

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
Un baño entre gaviotas
( 10 Votos )
artsexylightbox

Cómo conquistar en Águilas la isla del Fraile sin dar una brazada

Una excursión agridulce para este caluroso fin de semana: apenas un kilómetro a pie por la costa de Águilas para conquistar la isla del Fraile sin necesidad de mojarnos el pelo partiendo desde la ahora tristemente célebre urbanización del Hornillo (un lugar bonito hace unos años que han convertido en un horror y en un monumento al mal gusto y la codicia).

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
La ancha espalda de Cope
( 6 Votos )
artsexylightbox

Recorrido por el sorprendente interior del cabo aguileño, un laberinto de lomas y ramblas

Cabo Cope no es sólo el perfil afilado de un saurio de piedra que parece dormir la siesta eternamente. Hay quien piensa que desde esos escarpes rocosos hay una peligrosa caída a plomo hasta el mar, pero eso es porque nunca se han tomado la molestia de subir a lo más alto de una montaña que supone un pequeño mundo perdido a pocos metros de la bulliciosa urbanización aguileña de Calabardina.

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
Una isla botánica en el centro de Águilas
( 5 Votos )
artsexylightbox

El monte del castillo alberga una de las comunidades vegetales más interesantes de Europa

En casi todos los pueblos hay un castillo –o sus restos, o sólo sus leyendas–, pero pocos lugares como Águilas se identifican tanto con el perfil de su fortaleza: enclavado sobre un monte que domina dos bahías en pleno centro de la ciudad, el castillo de San Juan es visible desde casi cualquier punto del casco urbano y aparece en el campo de visión en cuanto uno levanta la barbilla un par de centímetros. Sin embargo, no es un lugar demasiado frecuentado por los vecinos, pese a que  desde sus alturas las vistas alcanzan al Lomo de Bas y Cabo Tiñoso al este, la Sierra de Cabrera y la costa de Almería al oeste y las sierras de Almenara y los Mayorales al norte.

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
Pinos piñoneros y ginetas
( 4 Votos )
artsexylightbox

La rambla de Pinilla penetra en un rincón serrano intacto que mira al mar

Esquinado, eternamente expuesto al sol, rocoso y bravo, el pico de Pedro López se mira de tú a tú con el Morrón de Totana y ofrece una de las panorámicas más completas sobre el Parque Regional de Sierra Espuña. Aunque lo cierto es que es más sencillo que el mecanismo de un botijo llegar hasta su cumbre y contemplar, abrazados al vértice geodésico, la infinita alfombra de pinos que se extiende a nuestros pies.

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
Cuando las galeras atracaban en Cope
( 7 Votos )
artsexylightbox

El parque regional conserva los restos de un puerto romano cortado a pico en la roca caliza

La de hoy es una excursión en el espacio y en el tiempo, una propuesta para volver la vista 2.000 años atrás tratando de imaginar cómo era el ahora fallido parque regional de Calnegre-Cabo Cope cuando Murcia formaba parte de Tarraconensis, la tercera provincia romana.

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
El secreto de los pescadores
( 4 Votos )
artsexylightbox

Una senda penetra en la desconocida cara oeste de Cabo Cope

A pesar de que está sólidamente unido a tierra por su cara norte, casi podría decirse que Cabo Cope es una isla. Es lo que sucede con las montañas que se levantan sobre llanuras áridas: se convierten en un catálogo vegetal lleno de vida. O sea, que a cuatro pasos de los chalés y el bullicio habitual de las urbanizaciones –en este caso, Calabardina, en Águilas–, uno puede sumergirse en cuestión de minutos en un mundo aparte donde crecen orquídeas, sabinas, falso enebro, acebuches, espino negro, cornicabra y bayón.

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
Mar, cielo y soledad
( 2 Votos )
artsexylightbox

Veinte kilómetros por el litoral salvaje de Lorca en un recorrido circular que une el Lomo de Bas, Calnegre y las playas del Garrobillo

Entre la bahía de Cope y el golfo de Mazarrón penetra en el mar el Lomo de Bas, una sierra solitaria poblada por tejones, zorros, perdices y águilas que resguarda uno de los últimos tramos intactos del cada vez más enladrillado litoral mediterráneo. Tomando como base el repetidor del Lomo de Bas –se sube desde la aldea de El Cantar  por una empinada carretera–, es posible realizar una excursión circular de veinte kilómetros que nos va a descubrir rincones increíbles que sólo es posible conocer si estamos dispuestos a sudar.

 

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
La playa de las golondrinas
( 8 Votos )
artsexylightbox

Dos formas de llegar a Cala Blanca: por la costa y por una pista asfaltada que amenaza su tranquilidad  

Hágame caso: un día en Cala Blanca es un bálsamo para los nervios, un luminoso relajante muscular que aportará un brillo optimista y misterioso a su mirada. Sus compañeros de trabajo se preguntarán el motivo de su cara de lelo feliz pese a la manía que –lo saben– le tiene su jefe, y de que a su equipo se le escapa la Liga. Sólo usted sabrá la causa: porque estuvo en Cala Blanca. Y seguramente guardará el secreto.

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
Un paseo otoñal por playas y acantilados
( 4 Votos )
artsexylightbox

Tres kilómetros desde La Cola hasta Todosol (Águilas) por una senda que discurre entre sabinas e higueras

Termina el verano, desaparece la masa que lo deja todo perdido de latas vacías y cáscaras de pipas y todo parece diferente, incluso los lugares menos apetecibles a priori, como los cercanos a urbanizaciones. Con los veraneantes felizmente retirados a sus cuarteles de invierno, los ecosistemas costeros son ahora escenarios acogedores para caminar sin prisas disfrutando de los mil matices que ofrece el mar en otoño.

Águilas y Parque Regional de Cope-Calnegre
La playa del contrabando
( 2 Votos )
artsexylightbox

Descenso por la rambla del Cantar entre higueras y olivos hasta la solitaria cala de Los Hierros, en la Lorca marítima

Yo lo he visto: tumbado bajo el sol, borracho de naturaleza y medio cegado por los rayos cenitales, he contemplado cómo llegaban, perfectamente sincronizadas, una lancha desde el mar y una furgoneta desde tierra para realizar el desembarco de no menos de treinta fardos en apenas un par de minutos.

<< Inicio < Anterior 1 2 Siguiente > Fin >>

Página 1 de 2