Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




100.000 toneladas de sal en San Pedro
( 7 Votos )
25.10.17 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Recogida de sal con excavadora en las Salinas de San Pedro del Pinatar. FOTO: ANTONIO GIL

Comienza la cosecha en el Parque Regional de Salinas y Arenales de San Pedro, un espacio natural ligado a esta industria tradicional

El fin del verano (que en la Región de Murcia se extiende más allá del 21 de septiembre, y lo que veremos) marca el inicio de la cosecha de sal, que hoy mismo ha comenzado en el Parque Regional de Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar con una previsión de 100.000 toneladas. Una industria tradicional y milenaria tan ligada a este ecosistema que más de la mitad de la superficie del espacio protegido (500 hectáreas de 873) se encuentra dentro del recinto de Salinera Española. Una zona no visitable en la que anidan numerosas especies de aves acuáticas, que convierten las balsas salineras en un hervidero de vida.

Hace unos años, durante un mes de junio, tuve el privilegio de recorrer las motas salineras en el periodo de reproducción de aves con el técnico de Medio Ambiente Gustavo Ballesteros, responsable del seguimiento biológico de especies como el avetorillo, tarro blanco, cigüeñuela, avoceta, chorlitejo patinegro, gaviota reidora, gaviota de audouin, gaviota picofina, gaviota cabecinegra, pagaza piconegra, charrán común, charrancito común y charrán patinegro. Y puedo deciros que lo recuerdo como una de mis mejores experiencias en la naturaleza.

Economía y conservación


La presencia de Salinera Española en el parque regional es un modelo de compatibilidad entre actividad económica y conservación de un espacio natural. La directora general del Medio Natural, Consuelo Rosauro, que ha asistido al inicio de la cosecha, destaca que esta industria “ha contribuido a configurar las tramas paisajísticas y ecológicas que supone este paraíso para las aves”. “Las Salinas de San Pedro del Pinatar", añade, "constituyen una de las expresiones más armoniosas de intervención humana en el litoral, vivo ejemplo de aprovechamiento de los recursos, que da como resultado unos ecosistemas capaces de sustentar una alta diversidad y, a la vez, mantener la capacidad de generar servicios de gran relevancia económica”.

Puede decirse que las aguas del Mar Menor terminan en nuestra mesa en forma de sal. El 60% de la cosecha de este mineral se comercializará en sacos de 25 kilos para distintas industrias, como la alimenticia; otro 25% se envasará en paquetes de uno o dos kilos para la venta en comercios; y el resto se comercializa en las llamadas ‘big bags’ de mil kilos, aunque se está reduciendo la venta de este formato en favor de los otros, informa la Comunidad Autónoma.

El proceso productivo


Me parece interesante reproducir a continuación la explicación de cómo se produce la sal, un texto bastante claro divulgado por la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente con motivo del inicio de la cosecha.

1 Temperatura y viento. La esencia del proceso salinero consiste en la progresiva evaporación de agua del Mar Menor, aumentando la concentración en sales del agua de mar almacenada en estanques poco profundos, hasta alcanzar el gradiente que provoca la precipitación de la fracción del cloruro sódico. El proceso de evaporación se ve favorecido por efecto de los vientos, que actúan retirando el vapor de agua que se eleva sobre las balsas.

2 Complejo de balsas. El funcionamiento de las Salinas de San Pedro es sencillo, el agua se bombea desde el Mar Menor a dos circuitos de diferente recorrido, donde circula a lo largo de una serie de balsas comunicadas entre sí mediante compuertas. En los primeros estanques de almacenamiento se produce la decantación de las impurezas en forma de partículas sólidas que pueden contener el agua, hasta alcanzar una concentración de 70-80 gramos de sal por litro.

3 La sal empieza a formarse. Conforme continúa incrementándose la concentración, comienza a precipitar el sulfato cálcico, aumentando la concentración hasta alcanzar los 300-325 gramos de sal por litro de agua, antes de pasar al siguiente grupo de balsas, que recibe el nombre de ‘concentrador de cabecera’.

4 Máxima concentración. Los ‘concentradores de cabecera’ se controlan exhaustivamente, ya que son los encargados de alimentar con salmueras saturadas a los denominados ‘cristalizadores’. Este último grupo de balsas ocupa una menor extensión, puesto que se ha reducido mucho el volumen de agua inicial, pero son las más importantes debido a que en ellas se produce la precipitación del cloruro sódico, obteniéndose costras de sal de entre siete y casi catorce centímetros de espesor.

5 Extracción con excavadora. Para extraer la sal se vacía el ‘cristalizador’ mediante canales. El cloruro sódico precipitado forma una capa de espesor determinado, se extrae con una excavadora que rompe la capa de sal y unas palas la amontonan para que escurra el agua. La sal extraída se lleva a la fase de lavado, en la que se eliminan impurezas adheridas.

6 Lavado y secado. Después del lavado pasa a un grupo de centrifugadoras para eliminar contenido de agua y reducir el porcentaje de humedad y la sal de toda la cosecha se almacena en un montón (acopio principal). En función de su uso, las sales cosechadas suelen sufrir un proceso de lavado para eliminar impurezas o pueden ser expedidas tal cual.

Comentarios, por favor.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy