Miguel Ángel Ruiz Parra. Informo sobre medio ambiente. También opino y creo que me mojo, pero prefiero aportar datos y documentos. Entre el campo y la redacción, siempre persiguiendo noticias. Soy jefe del área de Sociedad y Cultura de La Verdad.




La cara B de Cabo Cope
( 4 Votos )
19.04.17 - MIGUEL ÁNGEL RUIZ
enviar a meneame
artsexylightbox

Enmarcados por la boca de la Cueva del Mármol. FOTO: JUAN BONILLO

Recorrido en kayak bajo los farallones del macizo calcáreo donde anidan el halcón peregrino y el águila perdicera

Este articulillo iba a llamarse 'La espalda de Cabo Cope', hasta que me percaté de que ya había utilizado ese título ¡hace nueve años! para un texto de mi extinta sección '¡Piérdete!' (DEP) en 'La Verdad'. Pero este de la 'cara B' también refleja bien lo que quiero contaros: la impresión que produce recorrer el cabo tanto por su interior como desde el mar. Dos experiencias al alcance de cualquiera que os recomiendo porque este macizo calcáreo sigue siendo un gran desconocido pese a su mil veces fotografiado perfil de dragón dormido (topicazo, lo sé, pero es que es clavado). Y es que el cabo esconde en su interior mucho terreno para descubrir y patear, un 'parque dentro del parque' en el que conviven tortugas moras, perdices y jabalíes entre higueras, acebuches y algarrobos. Y en los acantilados anidan el halcón peregrino y el águila perdicera.

Conozco bien el interior del cabo, y recuerdo especialmente una incursión en plena gota fría, un mes de agosto, cuando el agua desbordaba los ramblizos interiores en busca del mar. Nunca olvidaré esa imagen. Pero la semana pasada (Viernes Santo por más señas) hice un recorrido que tenía un tanto descuidado: la travesía en kayak desde la playa de La Cola para disfrutar de su cara menos vista, esa que solo conocen buceadores, pescadores y adictos a pelearse con las olas desde una cáscara de nuez.

Como mi hermano Juan y mi amigo Juan Bonillo, que suelen sacarme de mi zona de confort cuando menos me lo espero, ya sea para sudar la gota gorda en bicicleta como para subir una montaña con nieve hasta las rodillas. Así que mientras los nazarenos comenzaban a recorrer solemnemente las calles de Águilas, nosotros emprendimos nuestra propia procesión: una singladura tan interesante en lo geográfico como querida en lo sentimental.

Y así le dimos al remo atravesando la tranquila bahía de Calabardina, con las primeras zódiacs repletas de buceadores partiendo desde el embarcadero, hasta situarnos bajo los impresionantes cortados, donde esta primavera loca han florecido las albaidas en cada palmo de terreno disponible.

Hicimos una primera parada técnica en El Jardín, una mínima ensenada que coincide con la salida de la rambla principal de Cabo Cope. Allí inauguramos oficialmente la temporada de saltos desde una pequeña plataforma a ¿diez, doce? metros de altura, que desde el agua parecen cuatro o cinco y desde arriba cuarenta o cincuenta. Mi primer baño del año. Y qué baño.

Y del Jardín a la Cueva del Mármol, donde es posible remar en silencio adentrándose en la oscuridad del interior del cabo. Una experiencia que sobrecoge pero no asusta. Divisar Cabo Tiñoso desde el estómago de Cope es sencillamente maravilloso.

Ya de regreso tuvimos la suerte de ver una pareja de halcones peregrinos regresando al nido, situado en un cortado que cae a plomo hasta el mar. Menudas vistas disfrutan las rapaces.

Comentarios, por favor.

Comentarios (6)Add Comment
...
escrito por Mercedes, abril 19, 2017
Gracias Miguel Ángel por compartir esta experiencia, por unos minutos me he visto yo también remando en ese lugar tan bonito. Un beso y sigue así por favor
...
escrito por Aurora, abril 19, 2017
Precioso, Miguel Ángel. Soy una enamorada de Águilas. Siempre he salido hacia las Cuatro Calas con el kayak y hacia Calabardina con snorkel, pero estoy deseando probar vuestra ruta. Os animo a visitar El arco de los reyes en Cabo de Palos.
...
escrito por M. A. Ruiz, abril 20, 2017
Gracias Mercedes y Aurora, las Cuatro Calas también tienen su punto para abordarlas con el kayak. :-) Me apunto el Arco de los Reyes en Cabo de Palos. Un saludo!
...
escrito por Jesús, abril 20, 2017
Hola MA,
¿Has dicho Jabalíes en cope?
Saludos,
Jesús
...
escrito por M. A. Ruiz, abril 20, 2017
He dicho jabalíes en Cope. Yo no los he visto, solo sus rastros (inconfundibles, como sabes), pero circulan por ahí unos vídeos que ponen los pelos de punta: grupos de no menos de veinte ejemplares trotando rambla abajo.

Como digo en el post, Cabo Cope es 'un parque dentro del parque'. Un pequeño mundo perdido, créeme.

Saludos.
...
escrito por Navarro, abril 26, 2017
Es una vergüenza para la region, para los ciudadanos y para los politicos, que cuando salio en venta por cien millones de pesetas, la comunidad no hubiera pujado por el. Solo con la reventa de los terrenos urbanizables que incluia la finca, abajo, hubieran recuperado el dinero. Pero es mas intolerable que no hubieran ejercido el derecho de retracto, que tenia la comunidad. Mucho proteger de boquilla, pero cuando hay que hacerlo de verdad, se rajan.

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy